Esta página usa Javascript. Debe activarlo para disfrutar plenamente de su funcionalidad Alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos - Mutualidad de la Abogacía

Nosotros, los abogados.

Los abogados tenemos la Mutualidad General de la Abogacía como entidad alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, siendo nuestra profesión de las pocas que puede elegir entre afiliarse al régimen de seguridad social de reparto o a su mutualidad propia, para poder ejercer.

Creada por los Colegios de Abogados de toda España, la Mutualidad de la Abogacía cuenta con más de 180.000 mutualistas, prácticamente la totalidad de los abogados ejercientes por cuenta propia, que la utilizan como sistema alternativo al régimen de autónomos, y los demás abogados, sus familias y miembros de despachos, que también pueden beneficiarse de sus coberturas.

El artículo 13 d) del Estatuto General de la Abogacía, establece que para colegiarte como ejerciente por cuenta propia, debes formalizar el ingreso en la Mutualidad General de la Abogacía o en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

La Mutualidad de la Abogacía proporciona a los abogados una cobertura alternativa al régimen de autónomos que incluye todas las prestaciones del régimen público, con niveles superiores de cobertura y unas cuotas más reducidas, gracias al sistema financiero de capitalización individual que practicamos.

La Mutualidad de la Abogacía

Desde 1948, la Mutualidad de la Abogacía es una entidad privada, propiedad de sus mutualistas, que opera sin ánimo de lucro para ofrecer a los profesionales del mundo del derecho, personas de su entorno familiar y sociedades profesionales (más de 172.000 mutualistas) la posibilidad de satisfacer todas sus necesidades de previsión, ahorro y seguro.

La Mutualidad desarrolla la actividad aseguradora privada y voluntaria que se caracteriza por la búsqueda de las soluciones más ventajosas para sus asociados, en los que revierten todos sus benéficos directamente y a través de su Fundación Obra Social de la Abogacía Española. Se encuentra sometida al control de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la obligación de constituir las oportunas provisiones técnicas, margen de solvencia y fondo de garantía requeridos legalmente para garantizar, en todo momento, sus prestaciones.

Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es el sistema de previsión que dispone el régimen público de la Seguridad Social para este tipo de trabajadores. Se instauró en 1970 y actualmente cubre las contingencias de jubilación, incapacidad o fallecimiento del afiliado por niveles mínimos, ampliables voluntariamente. Las cuotas se determinan según la base de cotización elegida, la cual varía entre un mínimo y un máximo.

Utiliza el sistema financiero de reparto que consiste en un sistema piramidal en el que las prestaciones que perciben los pasivos se financian con las cotizaciones corrientes de los activos. Está sometido por tanto a la evolución de la demografía y su estabilidad depende de las generaciones de nuevos cotizantes.

Las coberturas que proporciona son las mismas para todos los afiliados, cualquiera que sea la situación personal o familiar y solamente se diferencian las cuantías en función de la base de cotización elegida y el número de años de cotización.

Por el contrario, en la Mutualidad, las prestaciones se alcanzan a través de la capitalización y rendimientos financieros de las propias aportaciones de cada mutualista, que se integran en su cuenta individual.