Mutualidad de la Abogacía

Mercados financieros

Feb
7
2017

Se mantiene la presión en los mercados de deuda pública y, en menor medida, en los de renta fija privada (07/02/2017)

economia sube

Se mantiene la presión en los mercados de deuda pública y, en menor medida, en los de renta fija privada, al hilo de unas mayores expectativas de inflación y, con ello, de tipos de interés. A ello contribuye la relativa fortaleza del mercado laboral estadounidense y los datos adelantados publicados a ambos lados del Atlántico tanto sobre consumo como sobre índices de oferta, particularmente en este último caso de producción industrial.

No está de más comentar que el proceso de normalización económica ya ha comenzado y sigue su curso, tanto en los EE.UU. como en Europa. En el primer caso, hemos asistido a dos subidas de tipos en un año y se esperan otras tres para el ejercicio 2017. En Europa, mucho más retrasados en el ciclo, no se prevén subidas de tipos ni mucho menos pero sí una reducción de la expansión monetaria, comienzo de un menor impulso a la liquidez otorgada al sistema por parte del BCE.

Naturalmente, el mercado toma con cierta cautela cuando no escepticismo todas estas nuevas variables. No es descartable, en un primer tiempo de subida de tipos que la renta variable lo haga bien, incluso muy bien. No obstante, una subida acelerada de las rentabilidades de la deuda tendría un efecto de expulsión sobre las bolsas: El famoso flight to quality. En ese sentido, cada vez son más los analistas que prefieren la prudencia a corto plazo. Máxime hasta observar cómo evoluciona la economía americana, al hilo de la nueva administración en este país.
Y es que el factor político supone un foco demasiado incierto para el año en curso. Ante todo y por encima de todo, está Trump y su programa económico que, caso de llevarse a máximos, tendría consecuencias abiertamente inflacionistas (más consumo por menos impuestos, subida de precios a importaciones, más gasto en infraestructuras, etc). En segundo lugar, tenemos la espada de Damocles del Brexit (¿cómo? ¿cuándo?…tal vez ¿para qué?), cuyas primeras fases posiblemente empecemos a recorrer en marzo, con la incoación del artículo 50 del Tratado de Unión por parte del Reino Unido. Y en tercer lugar están las enmarañadas elecciones francesas, las no tan claras alemanas y las más que posibles italianas. Realmente un mundo para no aburrirnos y en el que, de momento, se impone cierta precaución, aún en un contexto general de clara recuperación económica, significativamente distinto, por mejor, a lo visto estos años de atrás.

Deja un comentario


1 + 3 =