El blog de la Mutualidad de la Abogacía

10 enero 2018

“Hay que concienciar sobre la necesidad de ahorrar” – Sergio Álvarez Camiña

Más sobre

“Hay que concienciar sobre la necesidad de ahorrar para mantener el poder adquisitivo en la jubilación”

Sergio Álvarez Camiña es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid. Pertenece a los cuerpos Superior de Inspectores de Seguros del Estado, Superior de Inspectores de Hacienda del Estado y Técnico de Auditoría y Contabilidad. Desde 2011, había ocupado el cargo de Director General del Consorcio de Compensación de Seguros. Y con anterioridad estuvo al frente de la Subdirección General de Seguros y Política Legislativa de la DGSFP. Cuenta con el certificado profesional de Chartered Financial Analyst (CFA) y es miembro del Instituto Español de Analistas Financieros .Fue nombrado Director General de Seguros y Fondos de Pensiones en febrero, teniendo en cuenta su sólida experiencia en el sector del seguro.

Con el reto de liderar la transformación de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) en una Autoridad supervisora independiente de Seguros, Sergio Álvarez Camiña hace en esta entrevista un recorrido por la actualidad del sector. Entre otras cuestiones, habla sobre las novedades legislativas en curso, su adaptación a Solvencia II, cómo será su transformación digital o la importancia de concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de fomentar la previsión social complementaria para su jubilación.

Hace pocos meses que fue nombrado Director General de Seguros y Fondos de Pensiones. ¿Cuáles son los principales proyectos que tiene en cartera?

Nos encontramos en plena tramitación de un proyecto de gran relevancia para el mercado de seguros, la futura Ley de distribución de seguros y reaseguros privados. Se trata de la norma de transposición de la Directiva comunitaria sobre la distribución de seguros (Directiva IDD). El principio fundamental que inspira es la necesidad de garantizar un mismo nivel de protección a todos los clientes, sea cual sea el canal a través del cual se adquiera un producto de seguro. Hay que destacar la ampliación del ámbito de la futura ley, de mediación a distribución de seguros y reaseguros, incluyendo la actividad de venta directa realizada por las entidades aseguradoras y reaseguradoras.

La norma busca reforzar las obligaciones de información de todos los distribuidores de seguro, especialmente cuando lo que distribuyan sean productos de seguros de vida con componente de inversión, debido a su especial complejidad.

En relación con Solvencia II, ya en vigor desde el 1 de enero de 2016, hay que destacar los resultados ofrecidos por el sector, superando en más del doble el nivel de capital obligatorio requerido (SCR). En este campo, se está haciendo un esfuerzo importante por la DGSFP en la reorientación de la supervisión hacia un nuevo modelo de carácter más prospectivo, al mismo tiempo que se están realizando los estudios de revisión del sistema de cálculo del SCR y de las garantías a largo plazo en el seguro de vida.

En el área de planes y fondos de pensiones se continúa con la tarea de fomentar estos instrumentos para favorecer la previsión social complementaria. Trabajamos en la transposición de la Directiva relativa a los requisitos mínimos para reforzar la movilidad de los trabajadores entre Estados miembros con la mejora de la adquisición y el mantenimiento de los derechos complementarios de pensión, y en la transposición de la Directiva relativa a los fondos de pensiones de empleo, que sustituirá a la de 2003 relativa a las actividades y la supervisión de Fondos de Pensiones de Empleo. Esta última directiva mejora la regulación de estos en los ámbitos de gobierno y transparencia. Pero probablemente el gran proyecto que debemos afrontar es el de la creación de una Autoridad supervisora independiente de Seguros.

Está previsto que la DGSFP sea una agencia independiente con su órgano regulador. ¿En qué punto se encuentra esta cuestión? ¿Qué ventajas va a tener esto para el sector?

Es uno de los grandes proyectos que en esta etapa debe afrontar la DGSFP. El Ministro de Economía, Industria y Competitividad anunció el 31 de enero de 2017 una reforma de las Autoridades Administrativas de regulación económica y de supervisión financiera para reforzar su independencia. Esta norma se ha articulado como el anteproyecto de ley sobre la racionalización y ordenación de los organismos supervisores de los mercados y para la mejora de su gobernanza.

Para la DGSFP supondrá su transformación en una Autoridad supervisora independiente de Seguros y Fondos de Pensiones. Con este modelo, se mantendrá la especialización sectorial de los supervisores y se logrará la independencia funcional, de acuerdo con los estándares internacionales.

La reforma de los organismos reguladores y supervisores incluirá también la creación de una Autoridad de Protección de los Usuarios de Servicios Financieros y de los Inversores Financieros, que centralizará las reclamaciones de los clientes de banca, valores y seguros.

Finalmente, supondrá la separación de la función reguladora y de la política de seguros, que deberá mantenerse en el seno del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, de la función supervisora que asumirá la nueva Autoridad.

La DGSFP ha venido realizando una labor eficaz, reconocida tanto por el sector como por diferentes órganos europeos e internacionales. Pero es un hecho, también reconocido, la insuficiencia de medios materiales y humanos adecuados que se ha puesto de manifiesto con la entrada en vigor de Solvencia II, debido a las nuevas obligaciones generadas. Se debe aprovechar la ocasión para que la actual DGSFP se articule en el futuro como un supervisor con los recursos necesarios e independencia funcional, al servicio de la protección de los intereses de los asegurados y partícipes y del fomento de la institución aseguradora.

Su vida profesional ha estado ligada siempre al sector de los seguros. ¿Cómo ha sido la evolución de este mercado y cuál es su valoración?

Efectivamente, la mayor parte de mi vida profesional, salvo una etapa inicial, ha estado vinculada a los seguros, a su regulación y supervisión. Durante más de dos décadas he sido testigo de un cambio extraordinario en el sector asegurador español, en su estructura, en su negocio, en la profesionalización y la capacidad de sus directivos y en su internacionalización.

Más recientemente, el sector ha mostrado su fortaleza durante la crisis, manteniendo su peso en relación con el PIB en niveles superiores al 5 %, sin que sus ratios de solvencia se hayan visto afectados a nivel sectorial, ni se hayan necesitado medidas extraordinarias de saneamiento o de protección.

Superada la crisis, debe seguir consolidando su fortaleza. El incremento de las primas en 2016 ha sido importante. Destaca el crecimiento del ramo de Vida, y en concreto el negocio de Vida-Ahorro, con productos como las rentas vitalicias y productos de ahorro sistemático. Esperemos que la creciente concienciación sobre la necesidad de ahorro para la jubilación mantenga este crecimiento en el futuro.

En lo que respecta a No Vida, también se han registrado crecimientos en las primas, aunque en menor medida. Destacan los ramos de Salud y Automóviles, favorecidos por la recuperación económica, que han intensificado su crecimiento respecto a 2015.

¿Qué opina sobre su adaptación a Solvencia II? ¿Y sobre la transformación digital?

El proceso de adaptación a la realidad de Solvencia II puede considerarse globalmente satisfactorio. No olvidemos que con anterioridad existió una fase preparatoria, qué arrancó el pasado 1 de enero de 2014, en la que se desarrolló un importante esfuerzo de adaptación progresiva. Las distintas entidades han tenido que afrontar importantes cambios en la gestión, gobierno y organización. Para la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones también la adaptación ha sido muy exigente: se ha completado el marco regulador, se han elaborado guías técnicas, consultas y criterios, se ha trabajado mucho en los procedimientos de autorizaciones de Solvencia II, se ha incrementado la cooperación con otras autoridades de supervisión y con la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA) por la dimensión europea de la supervisión que implica Solvencia II.

Pasado ya casi un año y medio podemos señalar que Solvencia II es un reto superado con resultados para el sector más que satisfactorios. Aunque hay que seguir trabajando y, por parte del Supervisor, esos trabajos se centran en la nueva supervisión bajo Solvencia II y en los estudios de revisión del marco regulatorio comunitario, previstos en la propia Directiva, antes comentados.

La transformación digital es también un importantísimo reto al que adaptarse. La innovación tecnológica ha cambiado la forma de trabajar y de relacionarse, y el modelo de negocio empresarial debe adaptarse a ello.

Para las entidades supondrá cambios significativos, desde el lanzamiento de nuevos servicios que se adapten a las nuevas exigencias (cobertura de los riesgos producidos por drones, robots, vehículos autónomos, vehículos compartidos, riesgos cibernéticos…) hasta el impulso de nuevas formas de relacionarse con el cliente (nuevas páginas web con más servicios, la presencia en redes sociales o el desarrollo de apps).

Transformará por completo el sector. Y creará retos importantes; por ejemplo, el que se deriva de la confrontación entre el principio tradicional de la mutualización del riesgo y la posibilidad de su individualización a niveles hasta ahora difíciles de concretar.

Se demandan estrategias individualizadas de pricing, calcular las primas de acuerdo con el uso, preferencias o los estilos de vida del consumidor. Supone construir la estrategia, productos, canales de distribución y operaciones en torno al consumidor. Y todo gracias al análisis de datos, que será un activo intangible de especial valor.

La relación del valor medio de las primas con respecto al porcentaje del PIB español sigue por debajo de la media europea. ¿Cómo tiene que crecer el sector en nuestro país?

Efectivamente, el peso del negocio asegurador en relación con el PIB es inferior en España al resto de la Unión Europa. Sin embargo, hay que ver los últimos datos con perspectiva positiva; los resultados de 2016 muestran que ha habido un cambio de tendencia y después de varios años hay un claro incremento de la actividad. Esta mejora se observa no solo en la penetración del seguro en España, sino también en la densidad, medida como el gasto per cá- pita en primas de seguro. Esta variable también tiene crecimientos positivos.

El crecimiento en el ramo de Vida, con una penetración tradicionalmente inferior a la de No Vida, es principalmente la razón de este cambio de tendencia. En concreto es claro el predominio de los seguros de VidaAhorro respecto de los seguros de Vida-Riesgo. Cabe esperar que progresivamente el seguro se articulará como un canal más destacado para el ahorro personal y familiar, y España alcanzará una mejor posición en el ranking.

¿Tienen prevista alguna modificación legislativa para incentivar al ahorrador medio?

El fomento del ahorro en previsión social complementaria es necesariamente un objetivo clave para la DGSFP

Durante la pasada legislatura se dieron pasos para la mejora de determinados aspectos que afectan a los ahorradores: se impulsó la transparencia de los productos, mejorando la información suministrada en la comercialización; se redujeron las comisiones máximas de gestión y depósito en planes de pensiones, se introdujo la modificación legal para facilitar la liquidez anticipada de los derechos consolidados a los diez años, entre otras.

Pero queda camino por recorrer y mejorar la competencia y eficiencia de los sistemas de previsión. Está pendiente de desarrollo reglamentario el nuevo supuesto de liquidez anticipada a los diez años, y se debe seguir avanzando en la mejora de la rentabilidad efectiva y de la transparencia de estos productos. Todo con el claro objetivo de incrementar el atractivo de los productos de ahorro para la jubilación fomentando el ahorro.

Con una perspectiva incierta del sistema público de pensiones, ¿qué papel desempeñan entidades como la Mutualidad en el futuro de las pensiones y de los sistemas complementarios más allá de la coyuntura?

El sistema público de pensiones está afrontando los retos derivados de una serie de factores demográficos y sociales como son, por ejemplo, la evolución de la tasa de natalidad, la esperanza de vida, los niveles de actividad, el desempleo… que afectan a su estructura de ingresos y gastos.

Los sistemas privados de previsión social se enfrentan también a la misma realidad de cambios demográficos y sociales y deben colaborar, en su ámbito, para buscar las mejores soluciones. En este esquema las mutualidades tienen un papel muy importante, dada su experiencia en la cobertura de riesgos personales y en la protección de sus mutualistas.

En este contexto, ¿cree que el sector cuenta con suficientes productos?

El sector de la previsión social complementaria tiene una gran oferta de productos y debe seguir explorando el diseño de instrumentos atractivos y rentables.

El Plan Universal de la Mutualidad tiene una rentabilidad media del 5,45 %. Desde su punto de vista, ¿qué variables son las que una entidad aseguradora no puede olvidar para ser competitiva y ofrecer la máxima rentabilidad?

Es evidente que las entidades no deben olvidar nunca los requerimientos de solvencia, que son una función de los riesgos que asumen. A partir de ahí, los gestores tienen la delicada tarea de diseñar productos que sean atractivos desde el punto de vista de las coberturas y la rentabilidad para los asegurados, respaldados con una selección adecuada de inversiones, al tiempo que se persiga la mayor eficiencia posible de la actividad. A esto hay que añadir la transparencia en la relación con el asegurado, como base de la confianza necesaria que ha de existir en las relaciones duraderas entre las aseguradoras y sus clientes.

La Mutualidad va a apostar por la educación financiera con el fin de que los mutualistas integren la importancia del ahorro complementario. ¿Van a poner en marcha alguna medida a nivel institucional para fomentar esta cultura preventiva?

Debemos trabajar todos para concienciar acerca de la necesidad de ahorrar para mantener el poder adquisitivo en la jubilación.

En este sentido, la DGSFP se ha sumado, junto con la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, al II Plan de Educación Financiera (2013- 2017), puesto en práctica por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Este Plan tiene como objetivo general mejorar la cultura financiera de la población, a fin de que los ciudadanos estén en condiciones de afrontar las decisiones económicas que deberán tomar a lo largo de su vida. Se han llevado a cabo diversas iniciativas: lanzamiento del portal www.finanzasparatodos.es, colaboración en el programa Finanzas para todos los públicos de Radio Nacional de España, colaboración con las autoridades educativas autonómicas y consejerías de economía… Generará un mayor conocimiento de los conceptos esenciales de finanzas y seguros necesarios para la vida diaria, al tiempo que debe servir para recuperar una mayor confianza en las instituciones que gestionan el ahorro.

¿Cree que si los ciudadanos tuviesen mayor información sobre el importe de su pensión al jubilarse mejorarían sus planes complementarios?

Creo que debemos trabajar en mejorar la transparencia del sistema de pensiones. El conocimiento sobre el importe de la pensión con la que se contará el día de la jubilación es importante para tomar decisiones de ahorro y planificar. La Seguridad Social ya facilita a través de su web una primera aproximación sobre esa información.