El blog de la Mutualidad de la Abogacía

José María Alonso
9 mayo 2018

“Queremos un colegio tremendamente ejemplar y útil”

José María Alonso, nuevo decano del Colegio de Abogados de Madrid, nos habla del profundo cambio que quiere impulsar en la institución.

Fundado en 1596, el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) está constituido por 77.000 abogados. En las últimas elecciones para la renovación de la Junta del Gobierno, celebradas el 13 de diciembre, resultó ganadora la candidatura encabezada por José María Alonso.

¿Qué le ha llevado a presentar su candidatura a decano y qué supone para usted esta nueva etapa?

Presenté mi candidatura con el firme propósito de impulsar y liderar un cambio profundo en el papel de la institución y en su utilidad. Ese estilo claro y ese mensaje en positivo contribuyó a que nuestra candidatura obtuviera el apoyo mayoritario de los colegiados, con un programa que fue visto como el mejor y un equipo que fue considerado como el más completo. Para mí esta nueva etapa significa ilusión y transformación. Tenemos una oportunidad única, cinco años para hacerla realidad. Y no vamos a desaprovecharla.

¿Cuál es el papel que debe tener la Abogacía en la sociedad?

Es para mí un aspecto fundamental.
El Colegio de Abogados de Madrid debe convertirse en una institución que, más allá de la prioritaria defensa de los derechos y los intereses gremiales de los colegiados, abra sus puertas de par en par a la sociedad civil y, al mismo tiempo, se haga presente en ella. Ya estamos introduciendo ese cambio de actitud. Nuestra visión y nuestra misión es la de convertir la Abogacía madrileña, con mayúsculas, en uno de los poderes más relevantes, más influyentes de la sociedad madrileña y española. Si nuestra actitud nos convierte en un actor fuerte, el logro de todos cuantos objetivos planteamos en el programa vendrá por añadidura.

Las primeras decisiones son…

Se lo resumiré en el siguiente planteamiento. Por primera vez he reunido a la Junta de Gobierno con los Directores del Departamento del ICAM y ya se está trabajando, sin reservas, en la ejecución punto por punto de las 21 iniciativas articuladas en un total de 110 medidas para que la Abogacía madrileña vuelva a escribirse en mayúsculas. El ICAM está ya mostrando la imagen de un actor sólido, compacto y en el que sus integrantes trabajan en la misma dirección y hacia un mismo horizonte. Los primeros y más visibles resultados llegarán muy pronto.

¿Qué medidas adoptarán para proteger a los jóvenes abogados?

Los noveles depositaron sus esperanzas y mostraron claramente su apoyo a la candidatura electoral que encabecé. Con ellos, el Colegio debe pasar de las musas al teatro, si me permite la expresión. Tendremos presencia y prestaremos orientación en la universidad para la incorporación de los jóvenes a la profesión. Desarrollaremos convenios para plantear la formación con una visión eminentemente práctica. Fomentaremos el mentoring. Trabajaremos en acuerdos con entidades financieras para apoyarles. AJA disfrutará de un espacio permanente en el ICAM y recuperará su sitio natural, y su presidente ya asiste las reuniones de la Junta de Gobierno. Es una tarea muy gratificante escucharles y ayudarles. Son una fuente de motivación. Y ya estamos completando los primeros pasos.

Otro de los colectivos más desfavorecidos son los abogados de oficio. ¿Cómo defenderán sus intereses?

A través de múltiples medidas: seguiremos prestigiando el Turno de Oficio al objeto de que los ciudadanos lo perciban cada vez más como un servicio de calidad; trabajaremos por la mejora de los baremos retributivos y de los plazos; apoyaremos al CEAT en sus propuestas legislativas al Ministerio de Justicia; desarrollaremos un plan de formación continua; promoveremos la transparencia en las asignaciones de guardias y asuntos turnados; y, desde luego, colaboraremos desde la lealtad, pero siendo escrupulosos con los órganos judiciales, fiscalía, comisarías y comandancias de la Guardia Civil para resolver cualquier disfunción del derecho de defensa. Vamos a colocar muy alto el listón de nuestras exigencias.

¿Cómo quisiera que fuera el Colegio cuando acabe su mandato?

Una institución respetada y escuchada en la sociedad civil, especialmente en la madrileña. Una institución siempre visible y referencia en el mundo jurídico, no solo en el de la Abogacía. Y no solo influyente en sus actuaciones y transparente en su modo de proceder, sino tremendamente ejemplar y útil en la vida de cada colegiado.

 


José María Alonso

Es especialista en la litigación de los aspectos civiles y mercantiles de los contratos, disputas societarias, sobre contratos y operaciones financieras y de seguros y situaciones de insolvencia. José María Alonso es el presidente de Baker McKenzie en Madrid y director del departamento de Litigación y Arbitraje en Madrid. Asimismo, Alonso es miembro
de varios organismos de Baker McKenzie a nivel global.

Post relacionados

Gráfico de mercados
Gráfico de mercados

El mercado continúa su fiesta particular

Comentario financiero: 18/02/2020 Ni la macroeconomía, que a pesar de descartar recesiones, se mantiene modesta, ni la incertidumbre geopolítica, ciertamente más laxa en este comienzo de…

Portátil sobre una mesa
Portátil sobre una mesa

Claves para la venta de servicios jurídicos

En un entorno tan competitivo como el nuestro, atraer nuevos clientes y fidelizar los existentes es vital para el futuro del despacho. Al abogado de hoy…