El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Marca personal
28 febrero 2019

Cómo gestionar tu marca personal: currículum vs. LinkedIn

Más sobre

Hacer un copiar y pegar de lo que ya tienes en tu currículum para incorporarlo a tu perfil en LinkedIn no es la mejor estrategia. Haz un storytelling que describa quién eres y lo que aportarías a la empresa si te contratara.

En su innovador artículo de 1997 “The Brand Called You”, el gurú de los negocios de los Estados Unidos, Tom Peters, planteó la idea de que todos los trabajadores deben ser los gerentes de su marca para poder controlar sus propias carreras. Un seminario reciente de Stanford CareerConnect se hace eco de esta consigna: “Ya tienes una marca personal, lo sepas o no. La pregunta es: ¿vas a manejarla?”. Considera también la famosa cita del fundador de Amazon, Jeff Bezos: “Tu marca personal es lo que la gente dice sobre ti cuando no estás delante”. En otras palabras, tu marca personal no es lo que tú dices de ti, sino cómo te perciben los demás. Así que pregúntate: ¿qué es lo que ven?

Las empresas utilizan cada vez más LinkedIn (y otras redes sociales) para buscar nuevos talentos y aprender más sobre posibles candidatos. En muchos casos, las solicitudes para una entrevista se envían directamente a través de LinkedIn, por lo que es vital que tu perfil se mantenga actualizado y que incluya recomendaciones y publicaciones.

Además del título académico y de la experiencia profesional, las empresas valoran cada vez más otro tipo de experiencias. Aquí puedes indicar si has hecho algún tipo de formación intensiva (un Bootcamp, por ejemplo), un voluntariado, si dominas varios idiomas, si fuiste el capitán del equipo de fútbol en el instituto e incluso si decidiste viajar por el mundo por tu cuenta. Todos estos ejemplos demuestran tus habilidades de liderazgo y comunicación y enseñan tu determinación, haciendo énfasis en tus habilidades y cualidades.

Tener un buen perfil de LinkedIn, sin embargo, no es suficiente. También debes asegurarte de tener un currículum sólido y que esté en línea con tu perfil en las redes sociales para garantizar que tu marca sea coherente en todas las plataformas. Tu currículum y tu perfil de LinkedIn deben complementarse, no competir.

 

Diferencias entre perfil de LinkedIn y currículum

 

1. Propósito

Ambos sirven para resumir tu carrera profesional, pero mientras que tu perfil de LinkedIn es público, tu currículum es privado. Tener un perfil no significa que estés buscando nuevas oportunidades laborales. El objetivo principal de LinkedIn es conectar con personas de tu área de experiencia. Por su parte, el de un currículum es iniciar una conversación privada con un posible empleador para obtener una entrevista y, en última instancia, un nuevo trabajo.

 

2. Alcance

Tu página de LinkedIn no debe ser una copia de tu currículum. Tu perfil es un resumen general de todos tus conocimientos, habilidades y experiencias, y debe considerarse como un portafolio en vivo de tu marca personal. Tu currículum debe adaptarse a las solicitudes específicas del posible empleador para que te posiciones como un candidato único.

 

3. Hecho a medida

Un perfil de LinkedIn es estándar para todos los usuarios: todas las secciones van en el mismo orden, el diseño y la estructura son iguales, lo único que difiere es el tipo de información proporcionada. Sin embargo, puedes diseñar el currículum de la forma que desees para comunicar un mensaje específico.

 

4. Tono

Al redactar un currículum debes adoptar un tono formal. En LinkedIn (y en las demás redes sociales) tu lenguaje puede ser más relajado, que busque atraer a los lectores a un nivel más humano y emocional.

 

5. Actualización

Tu currículum es estático y solo contiene información limitada relacionada con los requisitos del trabajo en cuestión. Tu perfil en LinkedIn, en cambio, es dinámico y está en constante cambio. Además, otras personas pueden contribuir a tu perfil al respaldar tus habilidades, redactar recomendaciones y compartir o comentar el contenido que publicas.

Post relacionados

Joven ejecutivo
Joven ejecutivo

¿Cuáles son las habilidades y capacidades que debe tener un buen abogado?

Motivación, flexibilidad, empatía, capacidad de persuasión y de…

Dos personas se dan la mano
Dos personas se dan la mano

El mayor reto en un despacho de abogados: la captación de clientes

No existen recetas mágicas para aumentar tu cartera de clientes. Cada despacho o…