El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Niño en la escuela
12 septiembre 2018

Consejos para una mejor adaptación del niño a la escuela

Más sobre

¿Tu hijo empieza la guardería o la educación primaria? No son días fáciles ni para el niño ni para los padres. Lo bueno es que puedes ayudarle.

No existe una receta mágica. Para los niños, empezar la escuela implica que su mundo está cambiando y adaptarse a él puede no resultarle sencillo. Sin embargo, hay algunas pautas que pueden hacer que se sientan comprendidos y ayudarles en este periodo de adaptación.

 

Dale su tiempo

La adaptación lleva su tiempo, supone un lugar o entorno diferente, estar a cargo de personas desconocidas y encontrar amigos nuevos igual de abatidos que ellos. Es un sitio donde aún no se sienten seguros.

Los niños no son todos iguales, puede que a algunos les lleve menos o más tiempo. Lo importante es que, siempre que sea posible, intentemos respetar el ritmo de nuestro hijo y que la adaptación sea paulatina. Puede que a nuestro hijo adaptarse solo le suponga ir varios días un ratito o que incluso se alargue durante un mes.

 

Prepárale

Si ya tiene edad para comprender lo que es la escuela, habla con él, explícaselo siempre con una actitud positiva, como algo bueno. Puede ayudar mucho hacerlo a través del juego o con cuentos, representando la escuela, los profesores, los alumnos, una clase, etc. Dile que va a cantar, a jugar, a pintar… Destaca todo lo bueno de esta nueva etapa.

Conviene que conozca su escuela y a su profesor o profesora antes del primer día de clase. Llévale en los días previos, recorre con él el lugar, cuéntale cosas de cuando tú ibas al colegio, etc. Esto le dará seguridad y confianza.

 

Acompáñale

Los cambios no son fáciles para los niños, ponte en su lugar y apóyale. Tu cercanía y cariño es lo que necesita y lo que más le reconfortará. Despídete siempre. Algunos padres piensan que desaparecer mientras alguien distrae al niño o mientras llora es bueno para evitar la despedida, pero el sentimiento que generan es el contrario, de angustia en el pequeño. Es como si un familiar nuestro desapareciese de repente, sin ninguna explicación. ¡Tú no lo hagas! Explícale lo que va a pasar, sin alargar la despedida demasiado, pero diciéndole cuánto le quieres, que él cantará y jugará con sus amigos y que al final volverás a recogerle. Puede que se quede llorando, pero día a día se convertirá en una rutina hasta que entre contento al colegio.

 

Compréndele

Sé empático con tu pequeño. A veces vemos las cosas con nuestra mirada de adulto y no vemos cuán grande puede resultar la situación para ellos. Intenta comprenderle y ponerte en su lugar. Habla con él y que te cuente cómo se va sintiendo, qué ha pasado ese día en el cole, etc. Implícate con lo que siente y no lo minimices. Esto hará que te sienta a su lado y que la adaptación le resulte más fácil.

Post relacionados

Niños y ahorro
Niños y ahorro

¿Cómo ahorrar para los estudios de tus hijos?

La educación universitaria es uno de los mejores legados que podemos aportar a nuestros hijos. Cuanto antes empecemos a ahorrar, menos esfuerzo…

Ahorrar en la vuelta al cole
Ahorrar en la vuelta al cole

Cómo ahorrar en la vuelta al cole

Libros, uniformes, calzado, material escolar… Es hora de organizarnos y poner todo a punto para el nuevo curso escolar. Te damos algunos consejos para que la vuelta al cole no se haga muy…