El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Escape rooms
2 enero 2019

Escápate… si puedes

¿Quieres poner a prueba tus habilidades y las de tu equipo? Las reglas son simples: tenéis una hora para conseguir escapar utilizando vuestro ingenio para resolver los misterios más oscuros. ¿Os atrevéis a entrar? Y, lo más importante, ¿conseguiréis salir?

Harry Houdini, el hombre que era capaz de liberarse de candados y camisas de fuerza imposibles, incluso sumergido dentro de una caja de cristal llena de agua, decía: “Mi mente es la llave que me libera”. ¿Qué sentiría el escapista más famoso de todos los tiempos si contemplase hoy el mapa de España lleno de escape rooms? De norte a sur, de Gijón a Algeciras, más de 800 empresas ofrecen una forma de ocio diferente a los amantes del misterio, el trabajo en equipo y el ingenio.

 

¡60 minutos!

¿Qué es un escape room? Es un juego único, una aventura donde el trabajo en equipo es el pilar fundamental del éxito. De 2 a 5 personas se encierran dentro del juego, del que solo es posible escapar descubriendo pistas, moviendo objetos, combinando números, utilizando la creatividad, la lógica, la intuición… y todo ello en una lucha contra el tiempo: ¡60 minutos!

¿Quiénes pueden participar en un escape room? “Es apto para todos los públicos, este tipo de actividad no tiene límite de edad, no se trata de pruebas físicas y, de hecho, vienen a jugar desde familias enteras con la abuela, a grupos de amigos, parejas, turistas, despedidas de solteros o equipos de empresa. Los juegos implican, eso sí, el ingenio y la lógica para su resolución, aunque también la interactuación con los elementos que hay en la sala y con el resto del equipo”, explica Désirée Olivares, propietaria de Parapark Madrid.

Las temáticas son casi infinitas, desde convertirse en guardianes para salvar al mundo, descubrir el secreto de una mansión, escapar de una casa de gigantes o de fantasmas o decidir qué miembro del grupo será el condenado a muerte. Hay una misión sobre casi cualquier tema que podamos imaginar: aventura, terror, thrillers o bélico. Eso sí, siempre con un elemento común: una atmósfera especial, creada con la decoración, los discursos, la música, los efectos especiales…

 

El origen

Nos acercamos a Parapark Madrid, el primer escape room de la capital, para conocer cómo empezó todo. Désirée Olivares, propietaria y gerente, nos cuenta que el origen está en Budapest, Hungría. “Allí nos encontramos con la primera sala de escape, en el año 2011”, explica Désirée.

“Attila Gyurkovics quiso llenar de vida los abandonados y semiderruidos edificios de su ciudad, Budapest, a la vez que intentaba adaptar a un formato físico las experiencias que hasta ese momento solo se habían podido experimentar en los primeros videojuegos de los años 80 y los enigmas de papel”, nos dice. Un año más tarde, en 2012, llegó a España el escape room con la primera franquicia internacional, Parapark Barcelona, de la mano de dos amigos de Attila.

Por su parte, Désirée Olivares y Juan Pablo Alberca conocieron los escape rooms de Budapest. “Fue un amor a primera vista, como volver a ser niño”, recuerda con cariño Désirée. “Vimos una oportunidad de montarlo en Madrid, ya que por entonces no había nada igual. Dedicamos un mes para realizar los cálculos necesarios y, a través de conversaciones por Skype con Attila y viajes a Budapest, dimos forma al modelo de negocio para llevarlo a cabo”.

Así nació Parapark Madrid a mediados de 2013, un proyecto que, como afirma su propietaria, ha cumplido con creces sus expectativas: “Estamos muy contentos con el éxito. Nos motivó la idea de hacer algo diferente y sobre todo conseguir aflorar en cada cliente que nos visita esa parte de niño”.

Desde entonces, también las anécdotas se acumulan. “En estos años ha habido de todo, desde pedidas de mano donde nos hemos aliado con el novio para personalizar la sala y guardar el anillo en una de las cajas fuertes, hasta alguna persona que ha repetido el juego trayéndose a un ligue o a su jefe para impresionarle sin decirle que ya había hecho el juego”, recuerda Désirée.

Actualmente, Parapark cuenta con franquicias a nivel internacional y seis en España: Madrid, Elche, Gran Canaria, A Coruña, Vigo y Málaga.

 

Mansión Crowell

En estos seis años, los escape rooms se han convertido en el juego de moda en nuestro país. Entre ellos hay uno que llama la atención por figurar siempre desde 2014 entre las salas de escapismo mejor clasificadas por los clientes: la Mansión Crowell. La casa del científico y su familia esconde un terrible secreto y tendrás que escapar antes de que sus habitantes regresen.

“Hace cinco años empezamos a crear la Mansión Crowell en Bilbao (antes se llamaba Mad Mansion). En 2014 ya pudimos abrirla y fuimos pioneros en toda la zona norte y en España. Pronto ganó fama, empezó a venir gente de toda Europa y el boca a boca nos llevó incluso a aparecer en The New York Times; llegamos a tener una espera de tres meses para poder jugar”, nos cuenta Alberto Romero, su creador.

Alberto dejó su carrera de diseñador de interiores para montar su escape room. “Ha merecido mucho la pena. Haber estudiado interiorismo, trabajar en ello y haber jugado desde pequeño a todo tipo de juegos de estrategia e ingenio me han permitido unir ambas cosas. Realmente disfruto como pocos creando cada juego desde cero, diseñando cada habitación, las pruebas, sorpresas o historia”, explica.

Y tanto disfruta que el equipo que lidera Alberto ha adquirido reconocimiento como marca propia, un sello de calidad y buen juego. “Esto nos ha permitido expandirnos por todo el territorio nacional diseñando juegos; actualmente tenemos ocho proyectos en marcha en Bilbao, Santurce, Pamplona y Zaragoza, y recibimos muchas solicitudes para crear juegos con el sello de Mad Mansion”, admite.

¿La clave de su éxito? “Creo que el secreto reside en hacer juegos aventureros, equilibrando una muy buena ambientación con decoración y pruebas con eventos sorprendentes. Esto hace que la gente salga encantada y eufórica de nuestros juegos”, explica. “Creamos experiencias cada vez más cercanas a una película en todos los sentidos, donde los jugadores se sienten protagonistas y se evaden del día a día jugando junto a sus amigos”, agrega el propietario del sello Mad Mansion.

En estos años las anécdotas invaden la Mansión Crowell. “En una prueba muy difícil, una pareja de hermanas de 12 años lograron hacerla en 2 minutos sin ayuda. ¡Nos quedamos sorprendidos!”, cuenta Alberto. En otra ocasión, “un grupo de baile durante el juego encontró una clave que les recordaba a una canción. Sin pensarlo un momento y en mitad del juego, fueron a la sala y se pusieron a hacer la coreografía”, recuerda con una sonrisa.

 

El futuro

¿Cuál es el futuro de los escape rooms en nuestro país? “Ya existen más de 800 empresas en España que se dedican a este negocio y la tendencia marca un aumento notable. Está claro que en el futuro de los escape rooms la tecnología marca una clara tendencia, combinando cada vez más los elementos audiovisuales, la electrónica o incluso la realidad virtual”, explica Désirée Olivares, la propietaria de Parapark Madrid.

Una muestra de esta tendencia hacia la digitalización la tenemos en Claustrophobia Valencia, que abrió sus puertas el pasado 8 de marzo. Su historia va de la mano de una familia rusa. Alla Mavrina y Denis Stanich vivían en Moscú y su hijo era fanático de los escape rooms. “Un día decidieron ir a jugar todos juntos como familia y se enamoraron de la actividad”, nos cuenta Ariana, encargada de Claustrophobia Valencia.

Decidieron dar un paso más y lo convirtieron en un proyecto familiar. “Empezaron a analizar opciones y vieron que lo mejor era hacerlo con una franquicia como Claustrophobia, que tiene muchísimo recorrido en Rusia y otros países. Adicionalmente, siempre les ha gustado la ciudad de Valencia y les pareció que era un buen lugar para montar la franquicia y para migrar”, explica Ariana.

La empresa Claustrophobia está activa en 14 ciudades de ocho países europeos. Tras cinco años de trabajo se acerca a las 650.000 misiones jugadas y más de 1.500.000 de personas consiguieron escapar de sus habitaciones. ¿Su éxito? La encargada de Valencia lo tiene claro: “Lo que nos caracteriza es que nuestras salas están equipadas con muchísima tecnología. Adicionalmente, se dedica mucha atención a la ambientación, cada mínimo detalle de la sala está pensado para que genere una atmósfera que le permita al jugador sumergirse en el juego, en la historia que está viviendo. Lo que busca Claustrophobia con esta mezcla es crear una realidad paralela, para que sientas que estás en otro mundo”.

 


¿Juego o trabajo?

¿Quieres potenciar el liderazgo, el apoyo mutuo, el trabajo en equipo o las relaciones interpersonales de tu despacho u organización? Puede que los escape rooms sean una buena opción para ello. Al menos así lo creen muchas empresas que, en los últimos años, los han sumado como una técnica de team building, selección de personal, identificación de problemas, fomento de las relaciones entre los empleados, etc.

Para ello se ofrecen juegos de escape diseñados y adaptados a la necesidad de cada organización, con la posibilidad de trabajar distintos aspectos de sus trabajadores, e incluso algunos ofrecen la participación de un coach y la elaboración de informes. La adrenalina, las risas y el juego están garantizados…, pero también la posibilidad de ver cómo se desenvuelven los empleados en grupo ante diversos obstáculos, cómo manejan el estrés o simplemente cómo trabajan juntos para escapar.

Post relacionados

Niños y ahorro
Niños y ahorro

¿Cómo ahorrar para los estudios de tus hijos?

La educación universitaria es uno de los mejores legados que podemos aportar a nuestros hijos. Cuanto antes empecemos a ahorrar, menos esfuerzo…

Networking
Networking

¿Tienes un buen plan de networking?

Construir una buena red profesional es una potente herramienta para mejorar tu currículo y abrir puertas a nuevas oportunidades laborales. ¿Lo estás haciendo bien? A estas alturas, todos sabemos lo…