El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Mujer intenta meditar en la oficina
15 agosto 2019

‘Mindfulness’ para abogados

Más sobre

Hoy, Día Mundial de la Relajación, ¿no te parece el mejor momento para tomarte un respiro, empezar a reducir tu estrés y potenciar la atención plena?   

El estrés y la tensión son el principal factor de riesgo en el ejercicio de la profesión. Esta conclusión, que podíamos intuir, la corroboran los datos obtenidos en el I Estudio sobre la salud y el bienestar de la Abogacía española. De hecho, el 80 % de los abogados sufren estrés y no duermen ni seis horas.

Basta imaginar uno de esos días maratonianos de cualquier letrado, entre reuniones en el despacho, llamadas, juicios, captar nuevos clientes, estar al día en novedades legales, presencia en redes sociales… Seguramente pensarás que no hay tiempo para tomarse un respiro y dedicárselo a la meditación. Pero te equivocas, practicar el mindfulness, además de reducir el estrés y la atención, puede ayudarte a aumentar tu productividad, ya que te ayuda a poner en práctica la atención plena en tu profesión.

Por si fuera poco, nos ayuda a profundizar en el conocimiento de nosotros mismos y en las relaciones con otros, lo que repercute en unas relaciones más constructivas y empáticas con los que nos rodean, sean clientes o compañeros de profesión.

 

¿Qué es y cómo puede ayudarnos?

El mindfulness es un estado de relajación que nos lleva a tomar conciencia plena del momento presente, el “aquí” y “ahora”, aceptándolo y sin juzgarlo. Es decir, es la plena consciencia de lo que sucede en nosotros mismos y a nuestro alrededor, sin distracciones. ¿Te suena fácil? Pues hay que entrenarse duro para conseguirlo, a través de diferentes técnicas, como yoga, meditación, respiración consciente… Solo así conseguirás alcanzar el estado profundo de conciencia del mindfulness.

No se trata de nada novedoso, los monjes budistas ya la practicaban hace 2.500 años. Mucho más tarde, en 1979, comenzaron a utilizar el mindfulness para reducir el estrés de modo terapéutico en el Hospital de la Universidad de Massachusetts. Muchas investigaciones han comprobado sus bondades para la salud física y mental, para disminuir el estrés, mejorar los niveles de concentración y memoria, descartar pensamientos negativos y mejorar el dolor, entre otros aspectos.

 

¿Cómo comenzar?

  • Empieza poco a poco, unos minutos al día, y vas aumentando hasta una media hora. Es importante que seas perseverante y tengas paciencia, los resultados no los notarás de forma inmediata.
  • Escoge un ambiente relajado, con una buena temperatura y donde te sientas a gusto. Puede ser en tu despacho, un parque, tu casa, cualquier sitio agradable. Con ropa cómoda, ponte en una postura cómoda, sentado o tumbado.
  • Céntrate en tu respiración, cómo entra el aire por tus fosas nasales, llega a tus pulmones, nutre de oxígeno a tu cuerpo, cómo sale de nuevo por tu nariz llevándose todo lo negativo. Si tu mente se distrae, céntrala de nuevo en tu respiración. Poco a poco conseguirás no distraerte y alcanzar la conciencia plena.
  • Deja que surjan emociones y pensamientos, no los juzgues como buenos o malos, solo percíbelos de manera impersonal.

Una vez que adquieras práctica, lleva el mindfulness a tu vida cotidiana, a tus tareas habituales. Cuando lo consigas, tendrás en tu mano una herramienta poderosa de transformación, aumentarás tu capacidad para estar en este espacio y momento, mejorará tu capacidad para gestionar el estrés y la ansiedad, reaccionarás de forma menos impulsiva, aumentará tu capacidad de concentración, funcionarás menos en piloto automático y más consciente de tus decisiones, fortalecerás las relaciones de confianza con los demás, etc.

¿Te atreves a probarlo?

Post relacionados

Smilies por el Yellow Day
Smilies por el Yellow Day

Yellow Day y la felicidad de los abogados

El 20 de junio se considera el día más feliz del año. Es un buen momento para mirar hacia la profesión y hablar de well-being o…

Madre e hija jugando en el parque
Madre e hija jugando en el parque

¿Cuáles son las claves para identificar el mejor seguro de vida?

Hace 112 años, el 14 de mayo de 1908, se promulgó la primera…