Carta Enrique Sanz Fernández-Lomana

Estimado/a mutualista:

Es para mí un orgullo compartir con vosotros la Memoria Anual de Mutualidad de la Abogacía, que recoge los resultados de la actividad desarrollada durante 2020, un año difícil y atípico en todos los sentidos. La situación provocada por la pandemia puso a prueba la fortaleza de la Mutualidad y considero que los resultados que la memoria recoge justifican nuestro compromiso con todo el colectivo de mutualistas, que constituye nuestra prioridad absoluta, más si cabe, en tiempos delicados.

En Mutualidad contamos con un Plan de Contingencia que nos ha permitido mantener activados los protocolos definidos y se ha realizado una monitorización permanente de los riesgos y la solvencia de la entidad. A pesar de la volatilidad de los mercados financieros e inmobiliarios, la situación económica no ha provocado descensos de la ratio de solvencia, que se sitúa en un 207 %, lo que ha ayudado a mantener el volumen de negocio. Además, también pusimos en marcha acciones de ayuda a los y las mutualistas con mayor riesgo a través de unas dotaciones económicas que, en total, han sumado más de un millón de euros en forma de ayudas y préstamos a interés 0 %.

Así las cosas, el resultado del ejercicio cerrado a 31 de diciembre de 2020 arroja datos muy satisfactorios como la rentabilidad media de las inversiones realizadas por la Mutualidad durante el pasado año, que se establece en un 3,7 %. En este sentido, y tras la aprobación de las cuentas por la Asamblea General, podremos abonar a cada uno de los mutualistas del Plan Universal un 0,32 % de rentabilidad añadida al 3 % que habíamos abonado a cuenta a lo largo del ejercicio, de tal forma que la rentabilidad total se sitúa en el 3,32 %. Además, y pese a las dificultades derivadas de la crisis provocada por la COVID-19, el volumen de ahorro gestionado se elevó un 6,4 % hasta alcanzar los 8.462 millones de euros.

Por otra parte, 2020, ha sido también el año en el que hemos llevado a cabo la fusión con Mutualidad de la Ingeniería mediante un proceso de absorción por parte de nuestra entidad. La operación, que en la actualidad ya se ha culminado al 100 %, se desarrolló en dos fases: una primera con la creación de Avanza Previsión, una aseguradora de vida cuya misión es acompañar a sus clientes a lo largo de su ciclo vital aportándoles protección, seguridad y prevención y que, a día de hoy, ya está plenamente operativa y gestiona los productos financieros de los 60.000 asegurados de Mutualidad de la Ingeniería. La segunda fase, la fusión por absorción, ha sido la integración de la unidad de negocio alternativo de Mutualidad de Ingeniería en la propia estructura de Mutualidad de la Abogacía, lo que nos ha facilitado incorporar más de 1.000 mutualistas alternativos a nuestra entidad. Sin duda, se trata de un acuerdo que ha sido beneficioso para nuestra Mutualidad en particular y para el mutualismo en general, con el que tenemos un plus de responsabilidad al ser nuestra entidad la mayor Mutualidad del sector.

Os invito, por tanto, a leer tanto la Memoria Anual 2020 como la memoria de Responsabilidad Social Corporativa y espero que os resulte útil e interesante. Para finalizar, no quiero dejar de agradeceros, en nombre de todos los que formamos parte de Mutualidad de la Abogacía, la confianza depositada en nuestra entidad, confianza que deseamos seguir manteniendo a través de nuestro servicio eficaz, transparente y de calidad para todos vosotros.

Hasta pronto,
Enrique Sanz Fernández-Lomana