El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Un hombre y una mujer calculando su jubilación
10 noviembre 2017

Ahorro y jubilación: claves que debes tener en cuenta

Más sobre

Las condiciones, características y comisiones de nuestro plan de previsión asegurado (PPA) nos acompañarán durante muchos años. Resulta fundamental tomar la mejor decisión de inversión.

No cabe duda: el envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad en nuestro país van a deteriorar las cuentas de la Seguridad Social durante los próximos lustros. Ello afectará a las pensiones públicas. De hecho, desde los organismos nacionales e internacionales nos indican ya que deberíamos ser previsores y prepararnos para el futuro a través del ahorro privado para la jubilación.

Entonces surgen las dudas: ¿qué plan es el mejor para mí? ¿Qué tipo de inversión hacer? ¿Qué parte de mi sueldo debo destinar al ahorro?… Te damos algunas de las claves que debes tener en cuenta.

¿Cuál es el mejor plan para mí?

Quizás la decisión más delicada, además de elegir un buen producto, es que nuestro ahorro para la jubilación esté en buenas manos, gestionado por una entidad solvente y confiable. Las opciones en el mercado son muchas, pero nunca debemos dejar de tener presente que estamos confiando los ahorros de toda nuestra vida y nuestra calidad de vida en la vejez.

 

¿Cuándo comenzar?

Cuanto antes, mejor. La anticipación nos permite diluir el esfuerzo en el tiempo y que la inversión de futuro que hagamos sea más llevadera. Además, una esperanza de vida cada vez más larga nos “obliga” a aportar más tiempo y más recursos si queremos mantener el mismo nivel de vida durante la jubilación. Cabe recordar que más del 90 % de la población llega a los 65 años y la media de esperanza de vida se sitúa en los 83 años, según datos del INE.

Y no debemos olvidar que igual de importante es empezar como ser constante en nuestros ingresos. De nada sirve comenzar a ahorrar a los 30 años si no mantenemos una cuota periódica y solo lo hacemos esporádicamente.

¿Cuánto aportar?

A los actuales jubilados les bastaba aportar entre el 1 % y el 3 % de su sueldo desde que comenzaban a trabajar. Esos porcentajes son obsoletos para el entorno actual. Debemos analizar las opciones, coger la calculadora y averiguar cuánto dinero es necesario ahorrar al mes para asegurar una jubilación adecuada al nivel de vida que queremos mantener.

Ello también depende del momento en el que se empiece a ahorrar: cuanto más tarde, mayor deberá ser la cantidad de dinero destinada a asegurar nuestra jubilación. Muchos expertos recomiendan intentar ahorrar en torno a un 7-10 % de los ingresos. Es una cifra orientativa y en relación directa con el nivel de ingresos; por ejemplo, para un sueldo base de 1.200 euros, se debe pensar en ahorrar más del 20 % del sueldo desde la primera nómina recibida.

¿Qué tipo de producto elegir?

En muchos casos resulta óptimo hacer una planificación financiera que combine distintas fórmulas de ahorro, que se complementen entre sí, que tengan en cuenta los beneficios fiscales y que se ajusten a los distintos perfiles de riesgo por los que puede pasar el ahorrador a lo largo de su vida.

En este aspecto, los expertos aconsejan seleccionar un plan con un alto peso de renta variable cuando se es joven y ser más conservadores al preservar el capital acumulado a medida que se acerca la jubilación. Los planes de previsión asegurado (PPA), los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), los seguros de ahorro o la renta vitalicia son algunas de las muchas opciones que se pueden sopesar.

 

¿Cuáles son las comisiones y la rentabilidad?

Otro dato a tener muy presente a la hora de contratar un plan de previsión son las comisiones de la gestora. La legislación actual española establece una comisión anual máxima de gestión del 1,5 % del patrimonio del plan de pensiones y una comisión de depósito máxima del 0,25 %. Puede parecer una diferencia mínima, pero a largo plazo resulta muy sustanciosa.

En cuanto a la rentabilidad, en los PPA prima la idea de preservar el capital. Por ello, uno de los principios básicos es que obtengan una rentabilidad suficiente como para batir a la inflación; de lo contrario, estaríamos perdiendo poder adquisitivo para el futuro.

Post relacionados

horario de invierno
horario de invierno

Horario de invierno: pros y contras del cambio de horario

Esta madrugada hemos vuelto al horario de invierno retrasando los relojes una hora. Este cambio requiere un…