El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Planificación
1 junio 2014

El ahorro en pensiones, la solución para el futuro

Más sobre

La crisis del sistema público de pensiones muestra el potencial que tiene el crecimiento del mercado de los seguros privados para los próximos años.

Las variables demográficas y económicas están poniendo en entredicho los sistemas públicos de pensiones. Ello abre un campo enorme para el crecimiento del mercado de los seguros privados, que permitirá a los contribuyentes recibir complementos importantes a sus pensiones procedentes del sistema público llegado el momento de la jubilación. Como quiera que este escenario se empieza a vislumbrar y no es inmediato, es el momento para plantearse la oportunidad de tomar decisiones para ahorrar de cara al futuro, ya que la propia viabilidad del sistema público está en permanente revisión.

La crisis del sistema público de pensiones, circunstancia sobre la que los expertos han multiplicado sus estudios en los últimos años, abre un potencial muy grande de crecimiento para el mercado privado de los sistemas de ahorro. En España, tras la última reforma introducida en 2011, a través de la que se ha retrasado la edad legal de jubilación hasta los 67 años y se ha ampliado el periodo de cálculo de la base reguladora a los últimos 25 años  —entre otros cambios—, no se han frenado las advertencias acerca de la sostenibilidad que se vienen haciendo desde hace ya un lustro, cuando se vislumbraba ya la crisis económica y financiera que padecemos. Una buena muestra de la crisis del sistema estatal es la reciente reforma aprobada que ha retrasado la edad de la jubilación anticipada (hasta los 65 años en la voluntaria y hasta los 63 en la involuntaria).

Es el momento para plantearse la oportunidad de tomar decisiones para ahorrar de cara al futuro

Una crisis con múltiples factores y de largo recorrido

Los motivos que inciden en este escenario en el que se cuestiona la viabilidad del sistema son muy diversos, como la demografía, la evolución de la economía o el propio mercado laboral. Si se hace una proyección del problema a largo plazo, aunque las diferentes reformas del sistema tratarán de introducir una rebaja de los costes para el pago de las prestaciones, se observa que las previsiones no son optimistas. Por ejemplo, según diferentes estimaciones, el coste de las pensiones en España en 2050 representará un 13,7% del PIB, cuando ahora se sitúa en un 10,1%. Ya hay expertos que advierten de que la última reforma de las pensiones de 2011 uno de los efectos que tendrá es el de reducir las prestaciones.

El aumento de la población protegida —debido a un aumento de la esperanza de vida— y la disminución del número de cotizantes por las etapas de mayor crecimiento del desempleo están provocando que en la UE se estén revisando los sistemas de pensiones, especialmente en lo que se refiere a la financiación. Por ejemplo, a día de hoy, en España ya se ha utilizado en 2012 una parte del Fondo de Reserva para pagarlas.

Precisamente, el Gobierno acaba de aprobar en marzo de este año una nueva reforma que afecta a la figura de la jubilación anticipada. El Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, trata de “reforzar la sostenibilidad del sistema de pensiones, impulsar el envejecimiento activo y luchar contra la discriminación por razón de edad en el empleo”.

Uno de los principales cambios introducidos es el retraso en la edad para la jubilación anticipada. En el caso de que sea voluntaria, se elevará progresivamente de los 63 años actuales a los 65 años en 2027, y en la involuntaria se pasará de 61 años a 63 años en el mismo periodo. Igualmente, se establece un periodo mínimo de cotización de 35 años en el caso de la jubilación anticipada voluntaria y de 33 años en el de la jubilación anticipada forzosa. Los cambios también han afectado a la jubilación parcial para evitar situaciones de fraude en la contratación del trabajador que releva al empleado pensionista.

En la propia exposición de motivos de la norma se explica de forma muy gráfica el escenario actual: “Los sistemas de pensiones de los países de la UE se enfrentan a importantes desafíos en el medio plazo derivados de fenómenos demográficos. Las bajas tasas de natalidad y el alargamiento de la esperanza de vida exigen la adaptación de estos sistemas para asegurar su viabilidad en el largo plazo y mantener unas pensiones adecuadas para el bienestar de los ciudadanos de más edad”.

 

España no es una excepción

Y prosigue: “España no es una excepción, y el sistema de Seguridad Social debe hacerse cargo del pago de un número creciente de pensiones de jubilación, por un importe medio que es superior a las que sustituyen, y que deben abonarse en un periodo cada vez más largo, gracias a los progresos en la esperanza de vida”.

No se puede olvidar que todo este escenario de reformas ya fue puesto sobre la mesa por el Libro Verde en pos de unos sistemas de pensiones europeos, adecuados, sostenibles y seguros, de la Comisión Europea (2010). En este estudio se recoge que los planes de reforma de las pensiones deberían tener en cuenta, entre otros aspectos, principalmente motivados por la crisis, “la necesidad de asegurarse de que la regulación de los mercados financieros es eficaz e inteligente, dado el papel cada vez más importante de los fondos de pensiones”.

Libro Verde

Incluso, el Libro Verde va más allá y afirma que “como las tasas de reemplazo de las pensiones públicas disminuirán, es importante ofrecer suficientes oportunidades para adquirir derechos complementarios, por ejemplo, permitiendo prolongar la vida laboral y ampliando el acceso a planes de pensiones complementarios”.

Todos estos factores son una muestra más que determina el gran futuro que tiene el mercado privado de pensiones en España. Y esta proyección también se desprende de las magnitudes y resultados del ahorro privado.

Los últimos datos recopilados por Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco) muestran el gran potencial que tiene el mercado del ahorro privado. En efecto, el Informe 2012 y perspectivas 2013 (12 de febrero de 2013) ofrece unos resultados interesantes.

Según se desprende de este estudio, a finales de 2012 el volumen de activos de los fondos de pensiones se situó en 86.536 millones de euros, lo que supone un incremento de 3.389 millones respecto a 2011 (un 4,1%). Inverco apunta que este dato “supone la cifra histórica más alta de patrimonio de los fondos de pensiones desde su inicio”.

En lo que se refiere a las aportaciones, alcanzaron en 2012 los 3.929 millones para el total de planes, lo que supone un descenso de 1.032 millones respecto a 2011, “debido en gran parte a la reducción, por efecto de la crisis económica, de las aportaciones de los promotores, tanto privados como públicos (administraciones públicas) a planes de pensiones de sus empleados (666 millones menos)”.

Los sistemas de pensiones de los países de la UE se enfrentan a desafíos en el medio plazo derivados de fenómenos demográficos

Especialmente las rentas medias quieren pensiones privadas

El informe de esta asociación destaca los datos de la última memoria publicada por la Administración Tributaria, referidos al ejercicio 2009, en la que se desprende que el 77,6% de las aportaciones a planes de pensiones declararon unos ingresos inferiores a 42.000 euros, y el 89,6% declararon unos ingresos inferiores a 60.000 euros, “lo que demuestra que todos los estratos económicos de la población española, y especialmente los niveles medios de renta, desean una cobertura a través de planes de pensiones”. La memoria también muestra que “la reducción media en la base imponible del IRPF fue de 1.378 euros”.

Otro punto interesante del informe de Inverco resalta que en el apartado de los supuestos especiales de liquidez en 2011, se utilizaron de esta forma: desempleo de larga duración (76.796 beneficiarios con un total de 334,1 millones de euros) y enfermedad grave (5.768 beneficiarios con un total de 35,5 millones de euros). “Estas cifras comparadas con 2010 suponen un ligero aumento, pero mucho menos pronunciado que el ocurrido en 2010 respecto a 2009”, señala Inverco. Para 2012, el informe estima un volumen de prestaciones por supuestos especiales de liquidez de 425 millones de euros.

En el apartado de las movilizaciones, la cifra estimada en 2012 de movilización de derechos consolidados en el sistema individual ha sido de casi 10.350 millones de euros, lo que representa que se ha movilizado un 20% del patrimonio por partícipes y beneficiarios.

Uno de los aspectos más reveladores del informe es la evolución del número de cuentas de partícipes y promotores. La evolución de este apartado muestra el gran potencial del mercado privado para los seguros de pensiones en España.

El gran potencial del mercado español

Según los datos de Inverco, el número de cuentas de partícipes ha disminuido ligeramente en 2012 respecto al año anterior (un 2,7% desde 10,65 millones a 10,36 millones). El número neto de partícipes al cierre del ejercicio se estima en 8,5 millones, ya que muchos partícipes tienen abierto más de un plan con el objeto de diversificar sus inversiones. Esta magnitud supone, y aquí está lo relevante, que casi un 61% de la población ocupada han realizado aportaciones a un plan de pensiones, cifra significativa, aunque es baja en comparación con los países de nuestro entorno, donde la población ocupada cubierta con planes de pensiones se encuentra entre el 80% y el 100%.

El perfil de los partícipes muestra que la edad media se sitúa en torno a los 49 años. El 26% tienen edades hasta los 40 años; entre 41 y 50 años se concentra el 29% de los partícipes; entre 51 y 60 años, el 30%, y con más de 61 años, el 16%. El porcentaje de partícipes masculinos es del 58%.

Otro índice que muestra el recorrido del mercado español es la evolución del número de instituciones que impulsan este sistema de ahorro. Como apunta Inverco, el número estimado de planes de pensiones a finales de 2012 fue de 2.992, ligeramente superior a la cifra de 2011 (10 planes más). Y el número estimado de fondos de pensiones inscritos, al cierre de 2011, alcanzó la cifra de 1.680 frente a los 1.570 fondos en 2010. La evolución del número de planes referidos al sistema individual también presenta unos índices positivos. Si en 2011 alcanzaron la cifra de 1.342, el año pasado se situaron en 1.405. Esta magnitud ha ido creciendo cada año desde 2007.

Un buen horizonte para 2013

Las perspectivas para 2013 son buenas en lo que se refiere a la rentabilidad. La media esperada de los fondos de pensiones domésticos podría estar en torno al 4%. Y el flujo de aportaciones se estima similar al año anterior y ligeramente positivo. Inverco pronostica que el volumen de los fondos de pensiones podría aumentar en 2013 en torno a 3.300 millones de euros (un 3,8% más), alcanzando a finales de este año los 90.000 millones de euros. Se trata de otro síntoma añadido al trayecto que tiene el mercado español en esta fórmula de ahorro.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el ratio de rentabilidad neta de las inversiones de la Mutualidad podría oscilar en 2013 entre el 5% en el supuesto mas conservador, y el 5,57% en un escenario razonable, o superior dependiendo de la evolución de los mercados financieros.

El Plan Universal, un valor seguro frente a la volatilidad del mercado

La crisis de los mercados financieros ha acentuado la volatilidad de los ahorros depositados en planes de pensiones. Los estudios y datos disponibles muestran que actualmente es un momento difícil para tomar este tipo de decisiones y que, por ello, hay que disponer de toda la información para poder evaluar cuál puede ser una buena opción de cara al futuro. Así se desprende del estudio de Inverco.

Las rentabilidades anuales medias ponderadas en diciembre de 2012 para distintos plazos en los fondos de pensiones muestran las oscilaciones en las que se mueve el mercado. Por ejemplo, en el sistema individual a 5 años el resultado fue de -0,04%, a 4 años del 0,81% y a un año del 5,67%. Igualmente, si se observa la rentabilidad anual del sistema individual en los últimos años, la evolución se caracteriza por la disparidad de resultados: ­-6,69% (2008); 6,76% (2009); -1,43% (2010); -1,22% (2011), y 5,67% (2012).

Sin embargo, los resultados de la rentabilidad que ofrece el Plan Universal de la Mutualidad de la Abogacía dibujan un escenario de seguridad frente a la volatilidad. Todo ello muestra cómo invertir en la apertura del Plan Universal de la Mutualidad de la Abogacía se ha convertido en una opción segura en la que confiar para el ahorro. Y es que desde su creación en 2005, la rentabilidad del PU ha sido del 5,58%, frente a una inflación media del 2,61%, con lo que la rentabilidad del PU ha superado al IPC en promedio en 2,97 puntos cada año. (ver tabla y gráfico en página 20 sobre “Rentabilidad Plan Universal desde su creación frente a la inflación”).

La media esperada de los fondos de pensiones domésticos podría estar en torno al 4%

El valor de la estabilidad

De esta forma, el Plan Universal ha conseguido hasta ahora mantenerse con una estabilidad muy sólida incluso en los momentos difíciles que ha atravesado el sector financiero, envuelto todavía en un proceso de reestructuración y reformas. Uno de los atractivos del Plan Universal de la Mutualidad es que se van consolidando los saldos obtenidos, al margen de que tenga más o menos rentabilidad, lo que no disminuye es el ahorro consolidado.

Incluso, si se observa una comparativa realizada a través de una simulación con una inversión de 10.000 € realizada desde la creación del Plan Universal en 2005 y se comprueba el dinero que se hubiera obtenido en el Plan Universal y en cualquiera de las modalidades de otros planes, incluida su media, resulta una cantidad media de dinero un 27,17% menor, y entre un 27,51% y un 36,99% de menos rendimientos para el resto de planes del mercado.

Post relacionados

Ideas
Ideas

Mutualismo: nuestros valores, más presentes que nunca

La Mutualidad de la Abogacía nació hace ya siete décadas y lleva en su ADN el espíritu del mutualismo, tan…

Plan de Ahorro 5

Nuestro Plan de Ahorro 5 es un seguro de vida individual pensado para ahorrar con mayor facilidad y total disponibilidad. Y, a partir del 5º año, puedes recuperar tu dinero sin tributar por los intereses.