El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Corriendo en la misma dirección
7 agosto 2019

¿Aún no has cumplido los 30? ¿Te has planteado tus metas financieras?

Seguramente tienes muchos objetivos y sueños por cumplir. Muchos de ellos dependerán directamente de que consigas ciertos hitos financieros que te darán la tranquilidad necesaria para mirar las próximas décadas con optimismo.

Los 20 son años de cambio, de preparación, de asomarse al mundo real, de hacer un viaje con la mochila a cuestas, de tener el primer trabajo, las primeras relaciones serias, de independizarnos… Cuando cumplimos los 30 años solemos hacer un balance de nuestra vida y de las metas que esperamos conseguir.

Por supuesto, no se trata de tener la vida resuelta a esa edad, pero sí de haber llevado a cabo pequeñas metas financieras que nos permitirán controlar nuestras finanzas personales, cumplir nuestros objetivos en las siguientes décadas y mirar con esperanza al futuro.

 

¿Objetivos ambiciosos?

Todos tenemos metas por cumplir. ¿Cuáles son las tuyas? En este sentido, llama mucho la atención los resultados de la encuesta Millennials & Money 2018 de TD Ameritrade, llevada a cabo en Estados Unidos entre personas de 21 a 37 años. En ellas vemos que las prioridades de gasto de los millennials y sus objetivos pueden resultar poco realistas.

Por ejemplo, esperan comenzar a ahorrar para la jubilación a los 36 años y retirarse de media a los 56; incluso la mitad (53 %) espera convertirse en millonario en algún momento de sus vidas. A su favor, la mayoría considera que tiene perfil ahorrador y afirma estar ahorrando para unas vacaciones (43 %), un fondo de emergencia (39 %) y para la jubilación (38 %). Solo el 17 % de las millennials no están ahorrando, frente al 10 % de los representantes masculinos.

En tu caso, es importante que te fijes objetivos ambiciosos pero realistas, que te motivarán a llevar a cabo tus metas financieras y así se allanará el camino para cumplirlos. A continuación, te mostramos 5 hitos financieros para cumplir antes de los 30 años.

 

1. Conoce tu perfil y elabora tu presupuesto

La palabra presupuesto nos echa para atrás, pero es imprescindible. Conocerte a ti mismo, tu perfil financiero y tus finanzas es lo que te dará libertad de acción. Estos 5 consejos para ahorrar te ayudarán y, tal como explica este texto, es fundamental destinar una parte de tus ingresos a ahorrar, por ejemplo con la regla 50/20/30 (50 % a necesidades fundamentales, 20 % al ahorro y 30 % a gastos de carácter personal).

 

2. Invierte en ti

Ahora es el momento de invertir en ti, tus estudios, viajes u otras experiencias de vida. Para conseguirlo, tendrás que cumplir con el plan de ahorro que te hayas fijado en el punto anterior, porque los 20 años es también el momento para comenzar a ahorrar. Sé constante y meticuloso. Mes a mes. Paso a paso. Así conseguirás lo que te propongas.

 

3. Quítate la deuda de encima

Si tienes créditos y préstamos, ya sea de estudios, para un coche o de tu tarjeta de crédito, es muy importante que te plantees la forma de cancelarlos. Eso te dará libertad financiera en el futuro y evitará que los intereses terminen por asfixiarte.

Hay distintos métodos, como el llamado bola de nieve: enumera tus deudas en orden ascendente por su monto y realiza pagos mínimos en todas menos la deuda más pequeña (paga lo máximo posible de esta hasta liquidarla por completo y repite el proceso con la siguiente deuda).

 

4. Comienza a ahorrar para tu jubilación

No cometas el error de ver el momento del retiro muy lejano. Justamente, los años que te quedan por delante, junto al interés compuesto, son tu mejor baza para multiplicar tus ahorros por pequeños que sean mes a mes. Empieza con lo que puedas, por ejemplo un 5 % de tus ahorros, y verás cómo crecen con los años.

 

5. Empieza a invertir

Es muy probable que tus metas futuras tengan que ver con grandes gastos, como tu primera hipoteca, una boda, una familia… Ya dijimos que el ahorro es la base, pero también es el momento de pensar en tu perfil como inversor y empezar a sentirte cómodo invirtiendo. No hablamos de grandes inversiones, sino, por ejemplo, de tu primer fondo de inversión. Se trata de empezar a conocer las opciones que tienes a tu disposición y de ver cómo poner a trabajar tu dinero.