El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Jóvenes y ahorro
17 octubre 2019

Claves para fomentar el ahorro en los jóvenes

Ellos también ahorran, pero lo hacen de forma diferente a las anteriores generaciones. Por ello, los incentivos también deben adaptarse.

Hace unos días hemos tenido una buena noticia en clave de ahorro: la tasa de ahorro de las familias españolas se ha disparado a máximos de una década, situándose en el 19,3 % en el segundo trimestre, su valor más alto desde el segundo trimestre de 2009, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La ecuación es simple: ahorramos más de lo que ingresamos. En concreto, los hogares aumentaron su renta disponible bruta un 5,8 % en el segundo trimestre, hasta 218.205 millones de euros, pero su gasto en consumo se situó por debajo de esta cantidad, en 175.935 millones de euros, un 2,1 % más, de forma que su ahorro fue positivo.

 

Ellos también ahorran

Durante años hemos escuchado que los millennials no se preocupan por el futuro y que viven en día a día. Pero los expertos y estudios recientes están desmintiendo estas creencias y afirman que los jóvenes también invierten y ahorran. Pero lo hacen de forma diferente a la de sus padres.

Por ejemplo, se preocupan en invertir en empresas socialmente responsables o, si hablamos de ahorro, muchos nunca han pisado un banco y utilizan plataformas digitales para hacerlo.

Todo ello, está produciendo una auténtica revolución en las entidades financieras y de servicios de ahorro e inversión. Estas deben responder a las nuevas necesidades de sus jóvenes clientes: ¿qué esperan de los productos de ahorro? ¿Cómo llegar a ellos?

Algunas claves

¿Cómo incentivar el ahorro en los más jóvenes? Siguiendo sus hábitos, patrones de conducta y formas de relacionarse con el mercado financiero.

  1. Objetivos realistas: detrás del ahorro está siempre el incentivo, el para qué ahorramos, es fundamental que nuestras metas sean alcanzables y realistas, para no caer en el hastío. ¿Un viaje con amigos? ¿Una carrera universitaria? ¿Una estancia en el extranjero?
  2. Microahorro: no es necesario plantearnos ahorrar grandes sumas de dinero, lo cual tampoco sería viable probablemente, basta con destinar cada mes una pequeña parte de nuestros ingresos al ahorro. Eso sí, es importante hacerlo antes de realizar ningún gasto. La receta es ahorrar antes de gastar (no lo que queda “después de”).
  3. Productos sin complicaciones: es lo que buscan los jóvenes, productos sencillos, accesibles, simples de contratar… que baste con dos o tres clic.
  4. Servicios online: los jóvenes prefieren la “autoatención” al servicio tradicional. En este sentido, el móvil se convierte en nuestra mejor herramienta para ahorrar, utilizando las aplicaciones para registrar nuestros ingresos y gastos, crear presupuestos, reservar una partida automática para el ahorro, etc.
  5. Cuidar los gastos y decir “no” a las compras compulsivas: el ahorro tiene siempre su alter ego en el gasto o, mejor dicho, en lo que dejamos de gastar. Por ello es importante comprar solo lo que necesitamos, comprar precios antes de hacerlo, vender aquello que ya no usamos y evitar los gastos superfluos.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…