El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Imán atrayendo monedas
28 diciembre 2016

Consejos para ahorrar todos los meses

¿Gastas más de lo que ganas o quieres conseguir un “colchón” para emergencias familiares o proyectos especiales, la educación de tus hijos o tu jubilación? Sigue estos consejos, de sentido común pero no siempre puestos en práctica, y lo conseguirás.

 

Papel y lápiz…

… o aplicación móvil u ordenador y teclado. Elige la forma más cómoda para ti y apunta durante un mes todos tus gastos, por pequeños que sean. Desde tu hipoteca o alquiler, hasta los cafés y salidas de ocio; lo pagues en cuenta, con tarjeta o en efectivo, todo suma. El primer paso es, necesariamente, saber cuánto y en qué gastamos. Casi seguro, te llevas más de una sorpresa.

 

Repasa y prioriza

Una vez que tienes apuntados todos los gastos, es hora de repasarlos y priorizar, analizando qué cosas son necesarias y de cuáles puedes prescindir o buscar alternativas que te permitan ahorrar. Hay gastos que pueden parecer insignificantes, de menos de 20 o 30 euros, pero que sumados suelen arrojar cifras suficientemente importantes.

Llevar una botella de agua siempre en el bolso para evitar comprarla en cualquier lado; revisar las alternativas a planes del móvil, de Internet o de la factura de la luz; o renegociar los intereses de los préstamos… Todo cuenta.

 

Haz tu presupuesto…

… ¡y cíñete a él! No basta con llevar las cuentas en la cabeza: prepara tu presupuesto mensual por escrito, bien estructurado, con tablas de ingresos y gastos, y que esté equilibrado. Tu presupuesto tiene que reflejar las prioridades que te has marcado.

 

El ahorro, como gasto

Cambia tu concepto de ahorro: no tienes que ahorrar “lo que sobre”, sino destinar un porcentaje de tus ingresos al ahorro e incluirlo en tu presupuesto. Es decir, adaptar nuestras cuentas para llegar a fin de mes con este dinero como parte de los gastos. Y, muy importante, abre una cuenta de ahorros aparte y que no puedas tocar.

Lo más fácil para conseguirlo es programar una transferencia automática, por muy pequeña que sea, desde tu cuenta corriente a una cuenta de ahorros, un fondo de pensiones o una cuenta de ahorro para la universidad de tus hijos.

 

Metas realistas

Para motivarte, nada mejor que tener un objetivo concreto y realista. ¿Quieres un mueble nuevo, un móvil mejor, un viaje…? Márcate una meta concreta para conseguirlo, por ejemplo, seis meses para ahorrar lo suficiente. Incluso puedes usar fotos de tu objetivo y colocarlas donde las veas con frecuencia, como el refrigerador o tu cartera. Así evitarás mejor las tentaciones al recordar para qué estás ahorrando.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…