El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Chico frente a pantalla de ordenador
18 septiembre 2019

Educación financiera para emprendedores

Fuentes de financiación, gestión de créditos, planificación financiera… Lanzarse a emprender basando nuestras decisiones en la intuición o en proyecciones erróneas es la fórmula del fracaso seguro.

España es un país de pymes. El 99,88 % de las empresas de nuestro país son pequeñas y medianas empresas, según el Retrato de la PYME. De ellas, el 55,3 % no tienen asalariados y más del 40 % tienen entre 1 y 9 trabajadores.

La otra cara de la moneda la encontramos en el fracaso de estos emprendimientos. El 47 % de los emprendedores autónomos sin asalariados que ponen en marcha un proyecto fracasan a los tres años, un porcentaje que asciende al 62 % a los cinco años según datos de Eurostat.

 

¿Las razones del fracaso?

Son múltiples, como siempre que hablamos de variables económicas. Ahora bien, la educación financiera del emprendedor es fundamental, como lo es cuidar los aspectos cruciales de la actividad y que la ilusión por emprender no lleve a subestimar los riesgos.

Emprender conlleva riesgos y estos deben ser bien analizados para conseguir minimizarlos, buscando la viabilidad del proyecto. En definitiva, la planificación de la actividad y una buena estrategia son la clave del éxito.

tPor ejemplo, muchos de los emprendimientos echan el cierre debido a que sus ventas o facturación son inferiores a las previstas. Esto refleja una inadecuada estrategia comercial, una falta de conocimiento y análisis del mercado, así como una previsión de las ventas inadecuada.

Otro de los problemas más acuciantes son unos gastos de la actividad muy por encima de lo planificado, lo que evidencia una falta de formación y experiencia en la gestión de empresas, tal como señala el estudio Análisis de las causas del éxito y fracaso en el emprendimiento.

 

¿Qué conocimientos debo tener en cuenta para emprender?

Hay muchos aspectos financieros que debemos conocer a la hora de emprender. Estos son algunos:

  • Debemos ser capaces de convertir nuestra idea en una actividad que sea viable económicamente (que nuestro nivel de ingresos sea mayor que los gastos).
  • Tener un plan de empresa es imprescindible y hay que contrastarlo con expertos en la materia. Este plan debe ser realista y plantear diferentes escenarios, valorar los riesgos y minimizarlos, así como los recursos necesarios y los beneficios potenciales.
  • Una adecuada provisión de fondos que nos garantice el mantenimiento de la actividad durante al menos los primeros meses.
  • Conocer muy bien el mercado y los clientes a los que nos dirigimos, así como lo que nos diferencia a la hora de competir.
  • Llevar a cabo una gestión económica y contable
  • Invertir en formación y conocimientos financieros, pues es una de las llaves del éxito.

Post relacionados

La recesión, a las puertas

Comentario financiero: 31/03/2020 Aunque aún no tengamos los datos oficiales, todo parece indicar que el coronavirus va a constituir, con diferencia, el impacto más importante para la economía (y también para los mercados financieros) desde…

Herramientas social
Herramientas social

Herramientas útiles para gestionar las redes sociales de tu despacho

La red está llena de herramientas que podemos utilizar para llevar a cabo…