El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Ahorro en hogar, salud y viajes
22 octubre 2019

El método Harv Eker para ahorrar

Basado en repartir nuestros ingresos en porcentajes, su principal característica es que ahorramos antes de haber gastado. Puede que este sea el método adecuado para ti.

Escribimos con frecuencia en nuestro blog sobre la importancia del ahorro como la receta para conseguir nuestras metas, ya sea costear nuestros estudios o el de nuestros hijos, comprarnos un coche, hacer ese viaje soñado, adquirir nuestra primera casa o la segunda en la playa o la montaña o tener la jubilación tranquila y placentera que imaginamos.

Hay métodos de ahorro para todos los gustos y bolsillos. Es importante que encuentres el que mejor se adapte a tus circunstancias y que haga del ahorro una tarea lo más sencilla posible.

Por ejemplo, hemos hablado de Kakeibo, el método japonés para ahorrar, para quienes buscan la sencillez de un cuaderno y un lápiz, o de cómo controlar tus gastos hormiga o cómo ahorrar para los estudios de tus hijos. Hace poco hicimos hincapié en un concepto muy importante, la importancia del preahorro; es decir, guardar una parte de los ingresos antes de poder gastarlos. El método que nos propone el empresario y escritor canadiense T. Harv Eker, del que hoy nos hacemos eco, se mueve en este sentido.

 

El método de los porcentajes

Para Harv Eker todos tenemos un patrón personal del dinero arraigado en nuestro subconsciente, tal como explica en su libro Los secretos de la mente millonaria. Ese patrón determinará nuestra vida financiera. Ahora bien, si queremos cambiar nuestro futuro, tenemos que modificar nuestra manera de pensar. Solo así conseguiremos nuestra libertad financiera.

Este autor propone un método de ahorro basado en repartir nuestros ingresos en porcentajes para cada partida de gastos. Y, muy importante, tenemos que hacerlo antes de haber gastado ni un euro. Nada más llegue el dinero a nuestro bolsillo.

10 % destinado al ahorro

¿Cómo propone el escritor repartir nuestros ingresos? De la siguiente forma:

  • 55 % para gastos básicos de nuestra vida diaria: hipoteca o alquiler, luz, agua, comida, etc.
  • 10 % destinado a ahorrar. Nunca gastarás esta parte; de hecho, deberías tener una cuenta de ahorro o un producto financiero en el cual ingresarla de forma automática.
  • 10 % para invertir en formación. Se trata de una parte destinada al desarrollo personal y profesional, como cursos, libros, etc.
  • 10 % para inversiones a largo plazo, como un coche nuevo, un viaje, nuestra boda o simplemente como colchón para imprevistos.
  • 10 % reservado para el ocio: salidas con amigos, una escapada de fin de semana, cenas, compras, etc.
  • 5 % a causas benéficas, ya que para Harv Eker aportar a la comunidad es algo que nos hace sentir bien.

Quizás la principal ventaja de este método es que tenemos claras nuestras prioridades y qué dinero dedicaremos a cada gasto o inversión. Por ello, se convierte en una buena manera de tener controladas y organizadas nuestras finanzas. ¿Te atreves a probarlo? ¡Puede que este método sea el apropiado para ti!

Post relacionados

Los mercados mejoran ligeramente su tono vital

Aunque el escenario macro central para el presente ejercicio sigue siendo muy negativo, los datos correspondientes al mes de mayo, tanto en…

Portátil muestra métricas en pantalla
Portátil muestra métricas en pantalla

Métricas: conocer para influir

Medir —o lo que es lo mismo, el seguimiento de las métricas— es algo imprescindible en marketing aplicado al sector legal. Una escucha activa aumenta nuestra probabilidad de éxito. Las métricas nos permiten…