El blog de la Mutualidad de la Abogacía

XV Jornada Financiera
2 julio 2018

Las pensiones, un reto para hoy

Estamos predestinados a vivir más años que nuestros padres y nuestros hijos más que nosotros. Este nuevo mapa demográfico plantea cambios fundamentales en la forma de pensar de la sociedad. Las pensiones de jubilación no peligran, pero sus principios de generosidad quizás pronto ya no sean los mismos.

En los últimos meses, el problema de las pensiones ha dejado de estar en los despachos para saltar a la calle. Ahora más que nunca, cuando la economía española ha experimentado un crecimiento certero, miles de pensionistas se han movilizado para exigir pensiones dignas y su revalorización conforme a la evolución del IPC. El cobro de esa renta pública y la supervivencia del Estado del bienestar en los próximos años centraron el debate de la XV Jornada Financiera organizada por la Mutualidad de la Abogacía, el pasado 18 de abril, en Barcelona. Para arrojar un poco de luz sobre esta cuestión que acucia al conjunto de la sociedad, los asistentes pudieron disfrutar de las ponencias de Enric Fernández, jefe de Economía de CaixaBank, y José Antonio Herce, director responsable del área de Economía Aplicada y Territorial de la escuela de finanzas Afi.

Ni el problema es nuevo ni mucho menos exclusivo de nuestro país, ya que en algún momento todos los países observan faltas en sus modelos de pensiones contributivas respecto a los factores de cobertura, suficiencia o sostenibilidad. Resolverlo no es tarea fácil, pues “se debe abordar como un problema de la sociedad”, reconoció Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía. Él mismo se encargó de recordar la evolución de la entidad desde su creación, fundamentada en un sistema de reparto parecido al sistema público de pensiones español, a otro de capitalización como el que ahora ofrece. Gracias a este modelo, hoy en día “cada mutualista tiene individualizada su cuenta, que se incrementa año tras año con las nuevas aportaciones, pero también con la rentabilidad que va consiguiendo”, señaló el presidente.

La capacidad de adaptarse a las necesidades futuras de sus mutualistas ha llevado recientemente a la Mutualidad a dar un importante paso adelante. Desde ahora, en los informes trimestrales se facilita el dato de la pensión esperada a cada mutualista, “adelantándonos no solo al sistema público de pensiones, sino a otros sistemas complementarios que hasta ahora omiten esta información”, declaró. Con ello, los mutualistas tienen a su alcance planificar y mejorar su jubilación.

 

Un futuro más longevo

Según los últimos datos, la Seguridad Social cuenta con poco más de 18 millones de afiliados frente a los 9 de pensionistas; es decir, que existen dos cotizantes por cada persona en edad de jubilación. Lo abrumador del caso es que, en 2050, la ratio se reducirá a 1,2 cotizantes por pensionista. “Esto supone una presión tremenda para un sistema de reparto como el nuestro”, reconoce Enric Fernández, jefe de Economía de CaixaBank.

El incesante avance de la longevidad se sitúa en el foco de las miradas de los expertos. Seguimos estando a la cabeza de los países de la Unión Europea más longevos: 83 años los hombres y 88 años las mujeres. Y la realidad es que cada año ganamos 2 meses más de esperanza de vida, de modo que los niños que ahora nacen superarán la barrera de los 100 años. Este cambio demográfico implica que el 19 % de españoles mayores de 65 años actual pasará a ser el 35 % en 2050.

Por otro lado, si bien es cierto que la economía española ha crecido por encima del 3 % en los últimos tres años, “esta cifra no podrá mantenerse de manera indefinida”, como advirtió Fernández. De hecho, CaixaBank coincide con las estimaciones que ha hecho el FMI para nuestro país, en las que el crecimiento sería del 2,8 % en 2018. Por tanto, “nos encontramos en un contexto idóneo para pensar a largo plazo en los problemas que tiene planteados nuestra sociedad”.

 

Algunas alternativas

Algunos países han ido mucho más allá de las reformas de las pensiones introducidas en España en 2011 y 2013. Enric Fernández planteó algunas alternativas que se han adoptado en otras economías para garantizar la sostenibilidad financiera de sus sistemas de pensiones. Una de ellas liga la edad estándar de jubilación a la esperanza de vida, lo que supone trabajar durante más tiempo. Otra de las propuestas consiste en mejorar los incentivos a trabajar más años, compatibilizando la vida laboral con el cobro de una pensión. Otra de las vías se basa en dedicar más recursos al sistema con cargo a los presupuestos generales del Estado. No puede faltar tampoco fomentar el ahorro privado como complemento a la pensión contributiva, para lo cual se requiere “reforzar la educación financiera de la población a través de la información y la concienciación”. El jefe de Economía de CaixaBank reveló que el ahorro financiero de los hogares españoles representa solo un 30 % del PIB mientras que en el conjunto de la zona euro se sitúa por encima del 70 %.

Resulta evidente que estas reformas potenciales exigen un profundo cambio demográfico que incluye fomentar la fertilidad. Enric Fernández defendió “políticas que ayuden a promover la formación de hogares a una edad más temprana, entre ellas la seguridad laboral de los jóvenes y el acceso a una vivienda en alquiler o propiedad a un precio razonable”. Al mismo tiempo, planteó la necesidad de atraer inmigración, sobre todo gente joven y con talento, y aumentar la tasa de ocupación para que el sistema público gane más contribuyentes y se reduzcan las cotas de desempleo.

Según Enric Fernández, “hay razones para un cierto optimismo, pero hay que seguir haciendo reformas que promuevan la productividad, muy por debajo de las principales economías avanzadas”. Y, pese a que “alcanzar un consenso entre los partidos sobre la renovación del sistema público de pensiones es difícil por la naturaleza del problema, va a suceder tarde o temprano”.

Nueva Seguridad Social

Los expertos coinciden en que nos encaminamos hacia un mundo cada vez más flexible que nos obligará a cambiar nuestra forma de pensar. Por comodidad estadística, desde hace más de un siglo se ha aceptado que a los 65 años se inicia el período de la vejez porque este umbral coincidía con la edad estándar de jubilación. Llamarlo tercera edad forma parte también de una convención social que ahora se derrumba porque “esos 65 años están ahora entre los 81 y los 91 años”, sostiene José Antonio Herce. Pero “la carga de supervivencia recae más en la gente joven que en los mayores”, explica este reconocido economista, y “se debe a los estilos de vida, al nivel de la sanidad y al componente genético”.

En su intervención, José Antonio Herce aseguró que nuestro sistema “no es justo, sino tremendamente generoso, y no tenemos capacidad de seguir pagando estas pensiones”. Su diagnóstico establece que la Seguridad Social española “está exhausta y hay que reinventarla”. Algunas de las soluciones que él propone, aunque parecen lejanas en el tiempo, asegura que se harán realidad en las próximas décadas.

En el ámbito de la sostenibilidad, Herce señaló que cabe encontrar “maneras de garantizar que esas pensiones, aunque no sean tan buenas como nos gustaría, se van a cobrar”. Añadió que “la mejor estimación del IRP (Índice de Revalorización de las Pensiones) para los próximos años va a ser del 0,25 %” y que habrá una pérdida del poder adquisitivo de unos 350 € de media.

Asimismo, José Antonio Herce subrayó la dificultad de alcanzar la capitalización plena y felicitó a la Mutualidad de la Abogacía por haber logrado la transición a un sistema de capitalización individual, tan difícil de conseguir. Y aplaudió a la entidad al señalar: “El ‘sobre naranja’ existe en España: ustedes lo envían cada trimestre a sus mutualistas, y esto es para nota”.

Respecto al factor de cobertura, no se contemplan dificultades a largo plazo, pues se trata de un sistema universal, “aunque exige condiciones de elegibilidad y estar bien gestionado”, aclaró Herce. En este sentido, sostuvo que “hay que desprenderse de ciertas coberturas para hacer frente a otras”, como en el caso de la pensión de viudedad, inexistente en muchos países. Sin embargo, apuntó que donde sí se advierten graves problemas es en el factor de suficiencia, que “está causando todo este desasosiego y alarma social”. Asimismo, apeló a la responsabilidad individual en una sociedad tecnológicamente avanzada. Esta actitud implica “optar por el ahorro previsional a largo plazo”, que no significa “tener que ahorrar más, sino mejor”.

Por otro lado, este economista se mostró convencido de que nunca faltará trabajo: “No me pregunto por el futuro del trabajo, sino por el trabajo del futuro”. Y este lo cubrirán personas con gran talento, empleos públicos de solidaridad y robots. Precisamente los robots, lejos de constituir una amenaza, abren enormes oportunidades, puesto que “por cada dos empleos que mueren a manos de los pocos robots que todavía tenemos, aparecen cinco nuevos empleos de gran calidad”, aseguró José Antonio Herce. Sin embargo, no se pueden obviar ciertos interrogantes sobre el papel que los robots pueden jugar en el sistema de pensiones del siglo XXI: ¿será posible que los robots coticen y paguen nuestras pensiones?

La XV Jornada Financiera de la Mutualidad se cerró con la intervención de Xavier Freixas, catedrático de Economía Financiera de la Universidad Pompeu Fabra, quien reivindicó la necesidad de suministrar una educación financiera mejor, así como de disponer de más personas con capacidad de ahorro y más inversionistas. De igual modo, abogó por los fondos de pensiones privados como la mejor manera de contar con “más poder adquisitivo” en la jubilación. 

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…