El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Robots trabajando
9 enero 2019

¿Pagarán los robots nuestras pensiones?

Más sobre

Bajo este sugerente título se llevó a cabo una conferencia, organizada por el Instituto Santalucía y Analistas Financieros Internacionales (AFI), que puso sobre la mesa una solución radical: que las máquinas coticen a la seguridad social.

Sabemos desde hace años que vivimos inmersos en un cambio de época que traerá consigo cambios profundos en nuestra sociedad. Hace un par de años ya había 1,7 millones de robots operando en el mercado internacional y su venta no para de crecer a un ritmo del 20 % al año, según cuenta Andrés Ortega en su libro La imparable marcha de los robots.

El valor de este ensayo reside en las preguntas que nos plantea, tan necesarias en estos momentos, entre las que destacan: ¿quién pagará las pensiones si los robots hacen nuestro trabajo? ¿Seremos capaces de enfrentarnos a un cambio social de esa envergadura?

 

“Longevidad y Soluciones para la Jubilación”

“El modelo de trabajo y de jubilación actual está obsoleto, ya que no es lógico que dediquemos a la formación 20 años y luego lo amorticemos durante 40 años de trabajo para dejar de trabajar durante otros 30 años”, afirmó Nuria Oliver, directora de investigación en Data Science de Vodafone y Chief Data Scientist en Data-Pop Alliance, el pasado 13 de diciembre en la III Conferencia Internacional sobre Longevidad y Soluciones para la Jubilación, bajo el título “¿Pagarán los robots nuestras pensiones?”.

Frente a las posiciones pesimistas, los expertos allí reunidos aseguraron que “una interacción entre robots y trabajadores de calidad es posible si somos capaces de adaptarnos al cambio con previsión”. Además, apuntaron a que una “jubilación del siglo XXI requiere inteligencia artificial, reducir la desigualdad y productos aseguradores disruptivos”.

 

Desafíos y cambios

Ante el debate de si se debería plantear un impuesto a los robots que sirva para sufragar las pensiones, Seth G. Benzell, Post Doc en la MIT Iniciative on the Digital Economy, aseguró que esta fórmula carece de fundamento y abogó por rediseñar los mecanismos existentes de redistribución de rentas de quienes más ganan hacia quienes menos reciben.

Por su parte, Arun Muralidhar, profesor adjunto en la George Washington University y CEO de AlphaEngine Global Investment Solutions y M-Cube Investments Technologies, hizo hincapié en “la necesidad de concebir productos mucho más comprensibles para los ciudadanos y, sobre todo, adaptados a sus condiciones de esperanza de vida y necesidades durante la jubilación”. Puso como ejemplo los bonos que emiten los tesoros soberanos de los principales países (SeLFIES, acrónimo libre de Standard-of-Living-Indexed, Forward-starting, Income-only Securities), rediseñados para abordar la provisión de rentas adecuadas y seguras de jubilación.

En su intervención, Christopher Mayer, profesor Paul Milstein de Real Estate en la Columbia Business School y CEO de Longbridge Financial, se centró en la necesidad de reformar profundamente las bases financieras de nuestros modelos previsionales, aportando ideas innovadoras para convertir las impopulares hipotecas inversas actuales en soluciones eficaces y responsables que consigan convertir las ingentes inversiones en activos inmobiliarios en flujos de renta para la jubilación.

 

¿Quién dijo miedo?

Eventos como este ratifican la necesidad de actuar sin miedo ante el irrefrenable avance de la digitalización, la Inteligencia Artifical y el big data, y hacerlo con responsabilidad y previsión. Aún no sabemos cuáles serán las soluciones al reto de la sostenibilidad de las pensiones, pero tenemos claro que las actuales no funcionan. Por ello, el sector y los gobiernos están trabajando sobre diferentes soluciones innovadoras para la jubilación.

Como ejemplo, el informe que presentó Mady Delvaux, exministra y europarlamentaria luxemburguesa, aprobado por Bruselas en 2017, con reflexiones y sugerencias en torno al estatus legal de los robots y la hipótesis de instaurar un impuesto para paliar la destrucción de empleo.

Otros abogan, entre otras muchas soluciones, por la emisión de bonos para mejorar las pensiones: bonos SeLFIES, que inician el pago de cupones reales a los inversores en el momento en que estos se jubilan.

Post relacionados

Ejecutivo mirando tablet
Ejecutivo mirando tablet

Jubilación en 2019: novedades en la pensión pública

El factor de sostenibilidad finalmente no se aplica, pospuesto hasta una fecha no superior al 1 de enero de 2023.…

Plantas y ahorros en crecimiento
Plantas y ahorros en crecimiento

Uno de cada cinco españoles tiene un plan de pensiones

El ahorro acumulado en planes individuales supone el 65 % de la pensión pública de un año…