Liderazgo de equipos

Responsabilidades añadidas en la gestión de equipos de la entidad

La Mutualidad de la Abogacía impulsa una cultura de liderazgo en la cual cada persona que gestiona equipos sea un referente ético a través de sus actos y comportamientos. Fomentar un entorno de trabajo alineado con los estándares desarrollados en este Código es una de las máximas responsabilidades de cualquier líder de la Mutualidad de la Abogacía.

En muchas ocasiones el líder tiene que tomar decisiones en situaciones ambiguas y ciertamente complejas. Enfrentarse a asuntos difíciles en los que los miembros del equipo piden consejo y ayuda no siempre es sencillo. Por esta razón, el objetivo de este Código es remarcar la importancia que el conocimiento y la interiorización de estas pautas tienen para todo aquel cuyas responsabilidades diarias giren alrededor de la gestión de equipos.

Liderar signi ca inspirar y servir de ejemplo, marcar el camino y conseguir que los demás lo sigan. La ética es un elemento central para que esto suceda de forma natural. Los sencillos gestos del líder en el día a día determinan el grado de congruencia entre lo expuesto en los reglamentos y lo que de verdad sucede en la práctica.

Pautas para ayudar a ejercer el liderazgo con el ejemplo

El Código Ético y de Conducta ha de estar siempre a mano del líder. Este ha de aludir al Código en reuniones, utilizar los ejemplos ilustrativos que aparecen en los diferentes apartados y atreverse a pensar en otras situaciones que re ejen la realidad de su departamento y de la relación con los proveedores, clientes, etc.

El líder ha de asegurarse de que los nuevos empleados tienen una copia del Código y reciben su ciente formación e información sobre los principios éticos de la entidad. Es responsable de conocer en detalle las políticas éticas de la Mutualidad de la Abogacía y conversar con sus nuevos colaboradores sobre estas.

Con anza en el equipo propio. Si el líder predica con el ejemplo, seguro que su equipo también actuará de la manera correcta y tomará las mejores decisiones.

El líder tiene que reflexionar sobre cuestiones éticas con su equipo y otros compañeros, ya que es una vía segura para hallar dilemas del día a día que, al compartirse, se pueden tratar y gestionar con mayor facilidad y con anza.

Los equipos merecen total equidad e integridad en el proceso de evaluación del desempeño. Su responsable tiene que actuar de manera justa y filtrar sus decisiones a través de los principios éticos de la Mutualidad de la Abogacía.

Los comportamientos que se refuerzan tienen más posibilidades de ser repetidos. Si un colaborador actúa de manera ética y su comportamiento es ejemplar, el líder ha de ocuparse de que sea reconocido y especificar qué acción en concreto es especialmente valorada por la entidad.

Cuanto mayor sea la responsabilidad del líder, mayor será la necesidad de que actúe de manera ejemplar y sea un referente para el resto de las personas que puedan observar de qué manera toma decisiones y actúa en consonancia.