El blog de la Mutualidad de la Abogacía

8 enero 2019

Tono algo más positivo de los mercados en la transición 2018 a 2019.

Comentario financiero: 8/01/2019

Tras cerrar un ejercicio 2018, que será recordado como uno de los peores en lo que va de siglo (lo cual ya es decir, teniendo en cuenta que hemos vivido en estos años la peor crisis económica desde 1929), y en la que la práctica totalidad de activos financieros, a excepción del dólar, han reflejado números rojos, comienza la página en blanco de un nuevo año, que, en lo esencial, parte con las mismas incógnitas con las que cerramos el período anterior.

De cara a los próximos días, la concreción de las conversaciones entre China y EE.UU. en relación a la llamada “guerra arancelaria” van a tener mucho que ver con los movimientos que veamos en los mercados. Lo normal debería ser una relajación de esta tensión que permita algo más de optimismo inversor. No obstante, la incertidumbre que genera la administración Trump es tan grande que, los agentes económicos, es normal, se muestren escépticos hasta ver progresos reales.

Otro punto importante será la votación en el Parlamento Británico en referencia al acuerdo al que sobre el Brexit llegó el ejecutivo de la Sra. May y la Unión Europea. La no aceptación de este acuerdo por el Reino Unido podría derivar, si no hay nuevas negociaciones, en una “salida dura” por parte de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la U.E., con consecuencias muy negativas para ambos…especialmente para los británicos. De momento se calcula que casi un billón de libras ha abandonado la City, situándose el coste del R.U. en al menos 60 mil millones de euros, es decir, el 2% del PIB. Y esto, en caso de alcanzar un acuerdo que, de una manera u otra, parece aconsejable que llegue.

De fondo, siguen los miedos generados en el último tramo del año, y que probablemente sean la tónica dominante en 2019: la posibilidad de que la ralentización económica al nivel global, especialmente en China y Norteamérica, sea el preludio de una próxima recesión. Si bien parece prematuro, por los datos actuales, inferir que está próximo el decrecimiento económico, sí sigue habiendo muchas dudas acerca del grado de madurez del ciclo actual, así como de la conveniencia o no de mantener los tipos de interés muy laxos indefinidamente. Este último aspecto es vital, por lo que tiene de signo mixto para los inversores (puede mandar mensajes tanto de apoyo a los mercados como de falta de solidez del crecimiento y la macro en general). Por ello, máxima expectación con los datos que se vayan publicando en unos mercados que, a pesar del duro cierre de 2018, da la sensación que encaran, en estos primeros días, el nuevo año con un poco más de optimismo.

Post relacionados

Despacho
Despacho

INTELIGENCIA ARTIFICIAL: Luces y sobras para el sector legal

El potencial de este tipo de tecnologías es inmenso y, aunque su futuro está en…

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…