El blog de la Mutualidad de la Abogacía

22 enero 2019

Se mantiene el tono razonablemente positivo para los mercados en el comienzo de año.

Más sobre
Comentario financiero: 22/01/2019

Las noticias alentadoras que provienen de las negociaciones comerciales entre los EE.UU. y China están provocando una cierta distensión de los mercados de activos, tanto de renta variable como en primas de riesgo de deuda y bursátiles. Debemos decir que este movimiento al alza parte de niveles que se corresponden, probablemente, con un castigo excesivo en el cierre del ejercicio anterior.

Con ello, y atendiendo a pura matemática, los índices bursátiles han equilibrado sus precios con respecto a valoración, de una manera callada pero constante. Con ello no estamos sugiriendo que hayamos visto ya los máximos de 2019, pero sí debemos estar muy atentos a la presentación de los beneficios empresariales y a los datos que sugieran algo de recorrido en los multiplicadores, para la bolsa, así como en la evolución del crecimiento y la inflación, para la deuda. De momento a la espera de nuevos datos.

Por supuesto, renta fija y variable siguen muy atentas al entorno geopolítico que, en 2019 como ocurrió en 2018, parece llevar la batuta de la coyuntura. A las negociaciones comerciales mencionadas hay que añadir el aún no zanjado tema del Brexit, en buena parte ya cotizado, pero en absoluto concluido. También conviene atender focos de posible inestabilidad asociada a procesos electorales, singularmente en Italia y tal vez en Alemania.

En todo caso, el eje conductor del año parece ser la palabra “crecimiento”. Todo indica que nos encontramos en una fase madura del ciclo, lo que incide en tasas de actividad positivas pero inferiores a ejercicios pasados. Qué inferencia puede tener esto en los mercados habrá que determinarlo a medida que se vayan publicando nuevos datos, especialmente indicadores adelantados de oferta. De momento, no parece probable que el menor crecimiento pueda derivar en recesión, pero se duda que un peor viento de cola y una política monetaria más normalizada puedan tener un efecto adverso sobre los mercados de activos. Mucha atención por lo tanto a estas cuestiones.

Mientras tanto, algo de respiro coincidiendo con los cierres definitivos de 2018. En ese sentido, cualquier tiempo pasado, esperemos, no tiene por qué ser mejor.

Post relacionados

La recesión, a las puertas

Comentario financiero: 31/03/2020 Aunque aún no tengamos los datos oficiales, todo parece indicar que el coronavirus va a constituir, con diferencia, el impacto más importante para la economía (y también para los mercados financieros) desde…

Semana de contrataque monetario y fiscal, en la lucha contra el coronavirus

Comentario financiero: 23/03/2020 Tras el estrepitoso fracaso (a…