El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Ahorro
22 septiembre 2016

Otra semana de escasas variaciones (22/09/16)

Pocas variaciones en los mercados de renta fija y variable. Escasísimas referencias semanales que puedan ejercer alguna influencia sobre los agentes económicos y mucha expectación, eso sí, hacia la decisión sobre tipos que vaya a tomar la Reserva Federal en su reunión de septiembre. Más que una posible subida (el mercado descuenta que no se producirá ahora, sino después de las elecciones estadounidenses, en su reunión de diciembre), la atención se centra en las claves sobre la evolución macroeconómica que aporte la Fed y su visión sobre la recuperación del crecimiento, el empleo y, con ello, la inflación en EE.UU.

Cada vez son más los analistas que se suman a la visión de una normalización de tipos en EE.UU., en ningún caso dramática, pero sí consistente con una economía en recuperación y unos precios y costes salariales también al alza. Este escenario, negativo para quien haya comprado deuda americana en mínimos de rentabilidad, puede ser positivo para la renta variable, contrariamente a lo que diría la teoría, en la medida en la que las empresas consigan traspasar algo de subida de precios a los consumidores, esto es, consigan mejorar márgenes. En ese sentido, el «tono» del mensaje de la Fed y el ritmo de recuperación y de subidas de tipos es esencial para no poner nerviosos a los inversores cualificados.

En Europa, mucho más atrasados en el ciclo, el BCE sigue su agenda de compra de bonos que mantendrá las rentabilidades de la renta fija muy deprimidas en el tiempo, al menos hasta donde somos capaces de entrever. En todo caso, no es menos cierto que aunque los tipos de interés van a seguir muy bajos, una normalización de la curva estadounidense, unido a una recuperación del crecimiento en Europa deben llevar aparejados a medio plazo una mayor presión al alza de las curvas de renta fija, particularmente de los tramos más largos. Una imagen de ello la podemos ver en la subida de rentabilidad del bono alemán a diez años desde mínimos, una vez se constató que el BCE no va a aplicar medidas adicionales a las ya operativas de expansión monetaria.

Por lo demás, la incertidumbre sigue siendo muy alta en todo lo que se refiere a temas políticos, en particular las elecciones en EE.UU. y las posibles alternativas que se nos ofrecen con el Brexit…si al final se implementa. En modo más local, la ausencia de gobierno en España empieza a ser tomada en cuenta en algunos indicadores, de cara a la evolución económica del año que viene. En ese sentido, máxima expectación en las próximas semanas hacia la posible formación de un ejecutivo o, en su caso, la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…