El blog de la Mutualidad de la Abogacía

14 septiembre 2020

Los mercados, preparándose para afrontar el otoño de este complicado 2020. Pedro del Pozo

Por Pedro del Pozo
Director de Inversiones Financieras, Mutualidad Abogacía

Muchos temas pendientes aún, cuando ya empieza a perfilarse el comienzo del último trimestre del año. Se diría que toda la vida hemos trabajado bajo los efectos de la crisis del Covid, aunque la realidad es que todo empezó hace apenas poco más de seis meses. Ello nos deja aún mucho margen de movimiento en la evolución de los mercados y, en ese sentido, miedos, cautelas y oportunidades se mezclan de cara al todavía lejano, pero ya discernible, fin de ejercicio.

A lo largo de los últimos días parece haber un cierto cambio en el centro de gravedad de los mercados, tomando progresivamente más protagonismo el mundo empresarial frente al institucional. Por supuesto, seguimos muy pendientes de los Bancos Centrales, las medidas de estímulo etc. Ni qué decir tiene que la evolución macroeconómica, y en concreto la magnitud final del rebote en estos últimos dos trimestres, que pueda paliar en parte el desastre de marzo-abril, sigue siendo el asunto más vital. Obviamente, esa senda va a depender en buena medida de la evolución del coronavirus, a nivel global. Pero tras la explosión, y la cura de emergencia, en forma de liquidez de los bancos centrales, los pacientes, las empresas, empiezan a dar visiblemente pasos adelante.

En el caso de España, esto es singularmente constatable en uno de los sectores más castigados por el Covid: el bancario. Parece que, esta vez sí, las fusiones en el sector financiero van a producirse, empezando por Caixa y Bankia, sin duda las protagonistas del mercado español en estas últimas sesiones. Aunque aún no se tienen datos concretos, todo parece indicar que lo que veremos será algo parecido a una absorción de Bankia por Caixabank. Aparte el avance que ello significaría para un nuevo grupo en base a estas dos compañías, en términos de sinergias, la noticia ha removido los cimientos de una banca española aletargada, cuando no abandonada, por falta de catalizadores positivos, mucho antes incluso de que comenzara la presente emergencia.

Como contrapunto, el nuevo ruido generado por la posibilidad de un Brexit duro, apenas ha inflamado los ánimos inversores, lo que denota, a falta de nuevos datos, un cierto desinterés en esta materia, que tantos titulares ha dejado en los últimos años. Sin duda, en el ámbito geopolítico, las elecciones estadounidenses o los acuerdos comerciales con China tienen mucho más peso que la salida del Reino Unido de la Unión. En todo caso, habrá que seguir de cerca este tema, un escollo más en el camino del mercado hacia el fin de año.

A nivel global, existe mucha expectación con respecto a las últimas caídas en el Nasdaq, algo que podría parecer natural pero que no deja de ser novedoso, dado el comportamiento del índice desde marzo. Cuando hablamos de que la bolsa estadounidense cotiza mucho mejor que la europea debemos ser conscientes que lo que decimos en realidad es que un sector, el tecnológico, está yendo particularmente bien. Un sector que, de hecho, cada vez tiene más peso en la economía americana, especialmente en relativo con Europa, no digamos con España, cuyo Ibex 35 es el paradigma, tal vez, de la inversión “value”. En todo caso, las valoraciones del Nasdaq están en sintonía con la evolución de tan solo cinco corporaciones, Amazon, Apple, Microsoft, Google y Facebook, cualquiera de las cueles capitaliza más valor en bolsa que el PIB de la mayoría de países del mundo. Si bien es muy atrevido hablar de burbuja (en absoluto se trata de una situación similar al pinchazo tecnológico de hace veinte años), sí conviene seguir esta posible tendencia, por el efecto contagio que puede tener a otros índices.

Por todo ello, máxima precaución mientras nos aproximamos a la casilla de salida de lo que tradicionalmente se ha denominado el “rally de fin de año”. Con el nivel de incertidumbre actual es ciertamente complicado atravesar la niebla que nos rodea. No obstante, en la medida que los permitan los datos del coronavirus, y la puesta e marcha de las economías pueda realmente producirse, tal vez tengamos tiempo de ver algo parecido a una recuperación, especialmente si se materializan ciertos catalizadores, como la referida fusión bancaria en España. Veremos.

Post relacionados

Cómo ahorrar en tus finanzas personales

Muchas fórmulas y trucos son las que puedes elegir para ahorrar. Vamos a intentar ayudarte en esa a veces difícil tarea a la que no conseguimos…

Las 4 cosas que hay que saber sobre ‘compliance’

1. ¿Qué es el compliance? Es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptado por las organizaciones para identificar y…