El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Mercados
30 marzo 2016

Mercados en compás de espera en estos días (30/03/2016)

Mercados en compás de espera en estos días. Una vez más, buena parte de la atención financiera se sigue centrando en las decisiones y las comunicaciones que emanan de los Bancos Centrales. Tras la inyección de moral (y liquidez) anunciada por el BCE y las últimas declaraciones de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, en el sentido de que las subidas de tipos pueden demorarse en el tiempo, los mercados de renta variable parecen tranquilizarse y tomarse con algo más de calma el futuro inmediato. A ello contribuye no poco la cierta estabilidad que ha tomado el precio del barril de crudo, en el entorno de los 40 dólares.

Por el contrario, los mercados de renta fija no solo no han mostrado esta tranquilidad sino que, de hecho, han experimentado un importante movimiento positivo, tanto por lo que se refiere a deuda pública como privada. En pocas palabras, todo parece evidenciar un contexto de tipos bajos durante un periodo de tiempo más prolongado a lo que podríamos prever hace un año.

En este marco, la macroeconomía pone un escenario átono, sin duda positivo en la medida que la recesión mundial parece más época pasada que futura pero, al igual que hablábamos para los tipos de interés, con una tracción por debajo de las expectativas creadas en el mismo periodo de 2015. En ese sentido, la idea general no pasa de un cierto aletargamiento que, de momento, conviene no confundir con «japoneización» de la economía.

Además de todo esto, queda una variable importante por dilucidar que es el aspecto político. Aparte de la situación indefinida de España, en este año vamos a tener un referéndum importantísimo en Reino Unido, que puede afectar a las futuras relaciones en el seno de la Unión y, sobre todo, unas elecciones en la primera potencia, EE.UU, ya en el tramo final del año, que pueden marcar una línea fundamental de ciclo económico mundial.

Por todo ello, la sensación de annus horribilis que teníamos en el mes de febrero se ha atenuado en parte con el cierre de marzo, si bien las incógnitas son demasiado relevantes para contemplar un horizonte despejado, al menos a corto plazo. En todo caso, máxima atención a la evolución macroeconómica y, en su momento, a los resultados empresariales. Estas dos variables darán la temperatura de una economía, ahora difícil de medir.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…