El blog de la Mutualidad de la Abogacía

1 octubre 2019

Semana en la que se mantiene el tono de normalización de los mercados de activos.

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
Comentario financiero 01/10/2019

La ausencia de noticias de tipo macroeconómico, ni positivas ni negativas, y la tranquilidad en el ámbito geopolítico, con los temas prebélicos en Oriente Medio aparcados (al menos de momento) y el Brexit en trance de nueva incubación, han tenido un efecto tranquilizador en los mercados que, en cuanto dejan de notar tensión, relajan a niveles más favorables de bolsa y menos dramáticos en rentabilidades de renta fija.

En líneas generales, parece calar cada vez más hondo la opinión de que, si bien la desaceleración de la economía global es una realidad palpable (en algunos sectores, especialmente el industrial, incluso un motivo de muy seria preocupación), al final no llegará la sangre al río en términos de recesión, lo cual infiere que los tipos tan extremadamente negativos en las curvas de deuda europeas, o tan bajos como los vistos en la curva estadounidense el pasado verano, no tengan excesivo sentido. A ello hay que añadir que, en estos días, hemos asistido a una somera relajación de la tensión en el vital asunto de la guerra comercial entre China y EE.UU., que muchos analistas interpretan como un comienzo del fin de las hostilidades, en la medida que la economía americana necesita tiempo para poner en valor un posible acuerdo mercantil entre ambas superpotencias.  Debemos tener en cuenta que el año que viene es electoral en Norteamérica, y a ningún presidente le interesa presentarse a los comicios con un conflicto abierto y no solucionado y mucho menos con una economía en horas bajas. De ser así y resultar que ésta es la ronda buena de conversaciones chino-estadounidenses, la distensión en el ámbito geopolítico podría tener un efecto más que positivo en el último trimestre del año, a efectos de evolución de bonos y acciones.

Porque estamos a punto de entrar en la parte más importante de mercados de año, que se inaugurará en breve con el inicio de la campaña de presentación de resultados empresariales del tercer trimestre. En la medida que podamos inferir unos beneficios empresariales en recuperación a futuro, comenzará a tomar fuerza la posibilidad del siempre querido (y lamentablemente no siempre existente) «rally de fin de año».

Mientras tanto, la prudencia debe ser máxima porque, a modo de resumen, dependemos en esencia de una mejora del entorno geopolítico, lo que significa en no escasa medida, confiar en Trump, en Boris Johnson o en Irán y sus inferencias en este último caso con el precio del petróleo. Asimismo, en breve, Christine Lagarde tomará el relavo de Mario Draghi al frente del BCE y, si bien no se prevé un cambio radical de las actuales políticas expansivas, supone, tal vez, un nuevo enfoque a medio plazo de los instrumentos monetarios a utilizar por la Autoridad Monetaria Europea. Por todo ello, razonable confianza en un entorno de nebulosa incertidumbre.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…