El blog de la Mutualidad de la Abogacía

4 abril 2017

Nueva semana de impasse en los mercados de renta fija y variable (04/04/2017)

Más sobre

Se podría decir que el mundo económico sigue presentando una dicotomía clara entre los datos macro y financieros que se siguen publicando, y la percepción de ruido e incertidumbre, que emana del ámbito político.

En líneas generales, la normalización avanza a nivel global, tanto en términos de crecimiento como de política monetaria. En el primer caso, los indicadores adelantados en EEUU siguen mostrando una considerable fortaleza, y sugieren crecimientos claramente por encima del 2% para este ejercicio. En esa misma línea, a este lado del Atlántico, la presentación del cuadro macroeconómico de cara a los presupuestos por parte del Gobierno de España, no puede sino considerarse positiva, tanto en términos de evolución del PIB como, especialmente, del empleo.

En el segundo caso, la política monetaria, la sensación es que aún queda mucha tela por cortar. No cabe duda que nos encontramos en un paradigma distinto al vivido estos años de atrás, con EEUU subiendo tipos y Europa, como mínimo, contemplando ajustes en su expansión cuantitativa. Pero estos años de exceso de analgésicos en forma de liquidez siguen pesando mucho y, en ese sentido, existe cierta prudencia, cuando no miedo, a ser demasiado “agresivos” en la retirada de estos estímulos, y que ello origine una fuerte corrección en los mercados de activos y en la facilidad de financiación de las empresas, a día de hoy, aún en mínimos históricos.

A todo ello hay que sumar el embrollo político, pues otro nombre no merece, la salida a la palestra del Brexit, tras la invocación del artículo 50 del Tratado de la Unión por parte del Gobierno Británico. La imagen de incertidumbre que proviene esencialmente del Reino Unido, principal (de momento) plaza financiera europea, no facilita la confianza inversora. Si a eso lo sumamos las evidentes dificultades que Donald Trump está teniendo para sacar adelante su programa electoral, el contexto se nos presenta, cuando menos, nebuloso.

Por todo ello, los inversores parecen haberse tomado un respiro en la fase positiva que se inició en diciembre pasado, y adoptan ahora una posición más parecida a “esperar y ver”. Por supuesto, el marco general sigue siendo positivo. Pero las incertidumbres son muchas y variadas. Y, en breve, no lo olvidemos, tenemos elecciones a la presidencia en Francia. Por lo tanto, cautela.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…