El blog de la Mutualidad de la Abogacía

11 marzo 2019

Vuelve el sentimiento de aversión al riesgo en los mercados de renta fija y variable.

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
Comentario financiero 11/03/2019

Casi toda la atención en estos días ha estado centrada en la reunión del Banco Central Europeo y sus expectativas, tanto para la economía de la Eurozona como de posibles movimientos de la actual política monetaria.

Tal y como en buena medida empezaba a descontar el mercado, Mario Draghi ha dibujado un escenario bastante más complicado de lo que hace unos meses se podía prever, en términos macroeconómicos: El crecimiento europeo está reflejando a nivel agregado pautas muy laxas, con algunos países como Italia en recesión y otros, como Alemania, con riesgo de entrar en ella. Esto está motivando que los niveles de inflación no solo no suban, sino que, de hecho, hayan bajado sensiblemente. En ese contexto, resulta muy difícil avanzar con el proceso de normalización de tipos que, a efectos prácticos, se pospone ya hasta 2020…y eso dependiendo de cómo evolucione la actividad económica.

Para evitar un problema mayor por el lado bancario, habida cuenta que los tipos bajos suponen un torpedo en la línea de flotación de sus cuentas, el BCE vuelve a sacar su artillería en forma de liquidez para el sector financiero, a través de sus famosos TLTRO´s. En otras palabras, volvemos a los analgésicos monetarios, toda vez que el enfermo, según parece, dista mucho de estar recuperado.

La reacción del mercado, en primera instancia, no ha sido particularmente positiva. Como decíamos, buena parte de esta actuación estaba ya descontada y, si bien un escenario de tipos bajos sine die no es negativo para los activos de riesgo, no es menos cierto que el futuro macroeconómico no se presenta particularmente boyante. A medio plazo esto podría suponer problemas para la generación de beneficios empresariales. De ahí que, lo que hayamos observado en estos días es una vuelta a la compra de activos de deuda pública, tanto de países core como periféricos, singularmente Italia. A la espera de nuevos datos macroeconómicos más positivos, no solo europeos sino también en EEUU y China, o de una mejora del sentimiento global, que podría venir dada por unos prontos acuerdos chino-estadounidenses sobre comercio, parece que, de nuevo, la prudencia y la liquidez siguen siendo la pauta más recomendable.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…