El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Mercados
13 abril 2020

Mercados en sensible normalización

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
Comentario financiero: 13/04/2020

Puede resultar curioso calificar como “sensible” la subida más importante, en una semana, del S&P500 desde 1974. En realidad, si tomáramos los datos de manera aislada, hablaríamos de cinco días realmente espectaculares para buena parte de los activos cotizados. Sin ninguna duda, hay razones para ver algo de luz al final del túnel, por lo que se refiere a los mercados financieros.

Ante todo y por encima de todo, el mercado de deuda privada sigue su proceso vuelta a la normalidad: poco a poco los diferenciales de crédito comienzan a relajarse, al tiempo que se reduce el spread entre demanda y oferta de bonos: en suma, el mercado se hace más líquido y las empresas pueden financiarse más eficazmente. Aunque aún queda mucho por mejorar en este ámbito, obviamente…

La mejora de los diferenciales de crédito ha empujado de manera notable a las bolsas, espoleadas a su vez por la subida del precio del crudo, a la luz de un posible acuerdo de reducción de oferta entre Rusia y Arabia Saudí, patrocinado por EE.UU. y al que se ha adherido México. Otro paso más hacia el mundo económico pre-coronavirus.

Por supuesto, siguen siendo los planes de rescate, tanto fiscales como monetarios, los que lideran el pensamiento mercantil. El último aprobado en EE.UU., de 2,3 billones de dólares, ha tenido un efecto realmente positivo en la valoración bursátil. Debemos recordar que los planes fiscales expansivos están presionando las rentabilidades de la deuda pública global al alza: El mercado descuenta más déficit. En ese sentido, la labor compradora de los bancos centrales se antoja más que importante, vital. No parece que haya muchas dudas de que todos ellos actuarán como compradores de último recurso de las elevadas deudas nacionales, lo que limita el alcance de estas subidas de rentabilidades y de las primas de riesgo (en este caso, siempre que se cumpla con las obligaciones…).

Dicho todo esto, que nos recuerda la existencia de que hubo un mundo mejor hace apenas unos meses, debemos decir que la prudencia debe seguir imperando: La volatilidad se ha reducido mucho, es cierto, pero sigue siendo elevada. En ese sentido, solo avanzar en la mejora de los datos de contagio del coronavirus puede dar auténtico soporte a la actual remontada.

Pero además, en los próximos días y semanas vamos a contemplar la publicación de datos (atrasados), no ya negativos, sino probablemente deprimentes: Nos referimos a crecimiento, empleo o beneficios empresariales. Por consiguiente, conviene estar preparados. Más importancia tendrá, sin duda, las posibles inferencias de recuperación económica, aunque habrá que esperar algo más para que los datos adelantados nos den una imagen de consistencia, en esta vuelta a la normalidad.

Resumiendo, siguen los tiempos difíciles, que no parece que se vayan a evaporar rápidamente. En todo caso, la velocidad de la mejora, que empieza a intuirse, dependerá del éxito de las políticas que empiezan a implementarse, con el permiso de los datos mundiales de evolución del COVID-19. Por todo ello, prudencia, sí…aunque esperanza.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…