El blog de la Mutualidad de la Abogacía

15 octubre 2019

Semana de normalización en los mercados de activos, al hilo de un más que posible acuerdo comercial entre China y EE.UU.

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
Comentario financiero:15/10/2019

Si bien el escepticismo debe estar presente en casi cualquier paso que Trump y Xi Jimping avancen en el arduo camino de un acuerdo global, lo ocurrido la semana pasada parece indicar un principio de acuerdo para, en tres fases, despejar el camino de la guerra comercial.

De momento ha trascendido que EE.UU. no elevará inmediatamente determinados aranceles a nuevos productos, al tiempo que China se compromete a comprar grandes cantidades de productos agrícolas estadounidenses y a tomar ciertas medidas en el ámbito, sensible, de la propiedad intelectual.

Es muy difícil determinar si ésta es la buena ronda de negociación. Parece claro que, si el presidente norteamericano quiere insuflar nuevo aire a la economía y a los mercados y llegar en situación de fortaleza a las elecciones de noviembre 2020, los pasos, por lo que se refiere al correcto funcionamiento comercial, deben empezar ya. En ese sentido, el mercado ha reaccionado con optimismo a las noticias que llegan en este tema, con subidas de bolsas y caídas en la rentabilidad de los bonos, algo natural si se asume que, con un impulso económico nuevo, la posibilidad de recesión decae aún más.

En ese sentido, llama la atención el giro brusco de algunas deudas, como la estadounidense, que ha tenido una subida de 17 puntos básicos en cinco días. El bono a 10 años americano renta el 1,73%, en el momento de escribir estas líneas, frente al 1,56% de la semana anterior. Obviamente sigue en niveles muy bajos y la incertidumbre es una constante, pero esto parece indicar que vivimos momentos de especial tensión por temas geopolíticos, cuya correcta solución tendría un efecto claramente normalizador sobre las curvas de deuda. Cosa que, por cierto, no deja de tener su peligro…especialmente para quien haya comprado bonos “en negativo”.

Porque si bien está muy claro que los tipos van a seguir muy bajos en los próximos meses y aún años, como resultados de las políticas expansivas de los Bancos Centrales y sus tipos negativos, conviene decir que tampoco resulta lógico los niveles de “burbuja” de cotización de la renta fija, singularmente la deuda pública. Se impone la máxima prudencia para evitar situaciones similares a las vividas a finales del año pasado en los mercados, donde una corrección del precio de los bonos, derivada de la posibilidad de que la reserva Federal subiera tipos, originó una auténtica oleada de pánico.

Por lo demás, con el Brexit en su particular viaje hacia alguna (o ninguna) parte, seguimos expectantes de la actualidad geopolítica, de la macro y, en breve de la campaña de presentación de resultados empresariales. Mucha atención al fin de año.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…