El blog de la Mutualidad de la Abogacía

18 abril 2017

Escasísimas referencias macroeconómicas de importancia en estos días (17/4/2017)

Escasísimas referencias macroeconómicas de importancia en estos días lo que, unido a las festividades de Semana Santa, han tenido como efecto un aletargamiento de las acciones del mercado por parte de los principales inversores.

En realidad, la actualidad económica ha estado mucho más marcada por la inestabilidad geopolítica que por noticias de corte económico. En estas semanas hemos asistido a un enfriamiento de las relaciones EEUU-Rusia, a cuenta de Siria, hemos presenciado nuevos ataques en Afganistán por parte de Norteamérica (utilizando las bombas no nucleares más poderosas de su arsenal) y estamos viviendo, en tiempo real, un incremento de la tensión con Corea del Norte, que incluye el despliegue de un portaaviones estadounidense cerca de las costas de este país.

Todo ello, como no puede extrañarnos, conduce a un sentimiento de aversión al riesgo por parte de los agentes económicos, que se ha traducido en un mercado de renta variable mucho más contenido, y un mercado de renta fija, especialmente deuda pública de calidad, que ha mejorado en valoración con respecto a días pasados. La ausencia de pautas relevantes, especialmente desde el punto de vista monetario, coloca a los mercados en un modo “esperar y ver”, cosa nada extraña después del buen comienzo de año que hemos presenciado en la mayoría de índices y referencias.

En clave más local, buena parte de las dudas de los inversores proceden del mundo bancario y, para ser más exactos, de las noticias que emanan de Banco Popular. Parece claro que, más pronto que tarde, la entidad tendrá que realizar una ampliación de capital para permitirle seguir operando con solvencia. Buena parte de los analistas opinan que éste sería el primer paso hacia una venta (o fusión) a (o con) algún otro grupo financiero. En todo caso, de momento, la seguridad del banco no se pone en duda, lo que, como mínimo, concede cierto margen temporal.

No está de más recordar que, en breve, comenzará el proceso electoral en Francia, tan importante para dirimir la senda europea en los próximos años. En resumen, comienza la segunda mitad de abril con incertidumbres de todo tipo, en un marco general macroeconómico, no lo olvidemos, significativamente mejor que el vivido estos años de atrás, lo que otorga una base, si no optimista, sí al menos razonablemente positiva para los mercados.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…