El blog de la Mutualidad de la Abogacía

17 septiembre 2019

Los mercados siguen manteniendo un tono de cierta normalización, a pesar de las dificultades de la coyuntura.

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
comentario financiero 17/09/2019

Esta semana hemos tenido importantes referencias de distintos ángulos que han dominado las mentes de los inversores. En primer lugar, la esperada reunión del BCE resultó bastante en línea con lo esperado, con un incremento de la penalización a los bancos por mantener saldos en el BCE (del 0,45 al 0,5%) y la puesta en marcha de un nuevo programa de compra de activos (por 20,000 millones de euros).

No obstante, si bien estas medidas nos siguen hablando de una política monetaria expansiva, el incremento de eximentes para cobrar a los bancos por sus saldos, y, en buena medida, la apelación directa del presidente del BCE, Sr. Draghi a los países del Euro para implicarse en la recuperación y búsqueda de inflación, a través de nuevas medidas fiscales, ha tenido un cierto efecto contemporizador en este continuo derivar hacia las inundaciones de liquidez. En ese contexto, el sector financiero ha podido recuperar algo de terreno en estos días, alentado por posibles mejores tiempos a medio plazo. Adicionalmente, la esperada sentencia sobre el IRPH ha resultado razonablemente ambigua y en todo caso menos demoledora de lo que se podría suponer, lo que también ha dado aire al mundo bancario.

Si bien las dudas sobre el crecimiento siguen estando patentes (el BCE volvió a recortar las expectativas generales de crecimiento) y seguimos pendientes de los clásicos (y casi crónicos) conflictos de la guerra comercial y del Brexit (cada vez más insondable), en estos días un nuevo conflicto, en este caso con perfiles bélicos, ha añadido tensión a los mercados, de la mano de la fuerte subida del crudo. Nos referimos a los ataques llevados a cabo por drones contra un conjunto de refinerías en Arabia Saudí que, de hecho, han paralizado la mitad de la capacidad de producción en este país, lo que representa en torno al 6% del total mundial. La fuerte subida del petróleo constituye una traba evidente a la recuperación económica de los países que dependen de importar esta energía, España sin ir más lejos. Es por ello un importante escollo, uno más en el camino, para evitar la recesión global si la situación de inestabilidad perdura. Por otra parte, esta subida beneficia obviamente al sector del petróleo e industria auxiliar e irónicamente, a la aparición de ciertas tensiones inflacionistas, la gran ausente en toda la recuperación económica de los últimos años, si bien es cierto que esta inflación, como el llamado «colesterol malo» no obedece a factores de crecimiento de salarios sino a factores exógenos no derivados del ciclo.

En el momento de escribir estas líneas, la tensión en la zona del Estrecho de Ormuz es máxima, con EE.UU. acusando a Irán de haber realizado estos ataques. Irán por su parte culpa a los rebeldes yemeníes que, en todo caso, están sustentados por el país persa. Con todo ello, no debe extrañarnos que los mercados reaccionen con prudencia, ante el posible ruido de sables en Oriente Medio, de consecuencias, a día de hoy, muy difíciles de evaluar, especialmente si tenemos en cuenta la capacidad misilística y, tal vez, nuclear, de Irán.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…