El blog de la Mutualidad de la Abogacía

25 febrero 2020

Las bolsas mundiales borran en una sesión las ganancias del año

Por Pedro del Pozo Vallejo
Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía
Más sobre
Comentario financiero: 25/02/2020

Sería muy fácil achacar el desplome bursátil al coronavirus y, sin duda, la noticia de la propagación de esta enfermedad por el mundo, singularmente en Italia, ha sido la chispa que ha detonado el castillo de naipes.

Pero no es menos cierto que el último rally bursátil se había llevado a cabo sobre bases no especialmente solidas: ni la macro ha cambiado en esencia (sigue positiva, aunque modesta…y pendiente del impacto, evidentemente negativo que China va a aportar en el año al crecimiento mundial), ni los resultados empresariales, aunque con cierta sorpresa positiva, aventuran un año récord, ni la inflación ni las materias primas parecen aventurar una rápida expansión. Al final del día, las últimas subidas las hemos realizado al calor del principal motor de los últimos años: las expansiones de liquidez  de los bancos centrales, con los tipos ultrabajos que llevan a asumir mayores riesgos y, también, con una cierta sensación de menor tensión geopolítica: si algo positivo ha tenido el coronavirus ha sido quitarle las portadas a la guerra comercial.

Con estos mimbres la situación a cierre de mercado de la semana pasada eran unos índices con niveles de sobrecompra realmente llamativos: unas bolsas realmente recalentadas y, además, cotizando a niveles de precio ciertamente elevados. Precios sin duda mantenibles en el entorno de tipos bajos…Pero con una especie de hinchazón que, al igual que un globo, basta un pinchazo para corregir de golpe. Eso es exactamente lo que ha pasado en la sesión del lunes 24 de febrero.

Por supuesto, la espantada de las bolsas ha venido acompañada del clásico recurso de compra de “activos refugio”, especialmente bonos del tesoro estadounidense y alemán, que vuelven, como si de un espejo de la renta variable se tratara, a zonas de mínimos de rentabilidad. Es decir, a zonas peligrosas de entrada.

Porque que hayan caído las bolsas con fuerza no quita que, en un escenario razonable, no debamos ver finalmente un razonable año de renta variable y de cierta normalización de tipos. En ese sentido, lo que ha pasado estos días sería una cura de reposo, tras una fuerte indigestión. Un toque de atención en todo caso para advertir que las bolsas no son una opción para todos los perfiles de riesgo y, desde luego y con estas valoraciones, no son un “tirar a balón parado”, en términos de rentabilidad.

Por todo ello, prudencia. Sin duda los mercados darán oportunidades de entrada, especialmente en un año electoral en EE.UU. Pero moderación y cautela. Y, sobre todo, evitar las entradas en los momentos de máximo optimismo, regla muy fácil de enunciar y habitualmente, no tan fácil de cumplir.

Post relacionados

¿Vuelve el business as usual?

Comentario financiero: 25/05/2020 A ritmo de desescalada, los mercados financieros paracen estar entrando poco a poco en una nueva fase, que si bien está aun lejos de poder calificarse como normal y mucho…

Los mercados, en modo ciclotímico

Comentario financiero: 18/05/2020 Sigue en plena efervescencia la lucha enconada entre los datos sobre evolución del coronavirus, a nivel global, y la progresiva y disimilar reapertura de casi todas las economías, especialmente las…