El blog de la Mutualidad de la Abogacía

5 junio 2018

Continúan las convulsiones en los mercados, particularmente de tipo político.

Más sobre
Comentario financiero: 5/6/2018

Si la semana pasada los mercados estaban pendientes del posible adelanto electoral en Italia, fruto de la incapacidad de formar gobierno, una vez «vetado» por el presidente Mattarrella la designación de un ministro de economía de claro corte antieuropeísta, ejemplificado en la figura de Savona, esta semana el foco de incertidumbre se ve acrecentado por el cambio en buena medida inesperado de gobierno en España.

No obstante lo anterior, la diferente situación macroeconómica de ambos países y la falta de capacidad de maniobra del nuevo ejecutivo español de tomar decisiones que rompan con el rumbo económico trazado por el gobierno precedente, y en ello incluimos el presupuesto, supone una clara diferencia con el momento que se vive en Italia, mucho más convulso y donde el fantasma de unas nuevas elecciones, con resultado aún más incierto, aún no se ha despejado del todo, a pesar de que, finalmente, la Liga Norte y Cinco Estrellas parecen haber llegado a un acuerdo para formar gobierno. De hecho, buena parte del contagio del incremento de prima de riesgo española tiene su origen en el movimiento de los bonos italianos y, más concretamente, de los futuros utilizados como cobertura, dada la falta de liquidez en ese sentido de sus equivalentes españoles.

Debemos decir no obstante que la posibilidad de una salida del euro por parte de Italia es un riesgo de cola extraordinariamente bajo: Tanto desde el punto de vista de los lazos económicos y financieros creados dentro del euro, con no poca importancia en este sentido del colchón que supone el BCE como comprador de deuda de último recurso, como por la propia dinámica política italiana, que exigiría un improbable cambio constitucional para convocar un referéndum al afecto, nos hace pensar que estos movimientos tienen un marcado carácter de repunte puntual, dentro de un contexto de prima de riesgo elevada que, en el caso periférico en general e italiano en particular, podemos denominar como crónico.

Adicionalmente debemos decir que estos movimientos están teniendo lugar en un marco macroeconómico estable, lo que confiere un marco de seguridad más potente. En ese sentido, con una moneda fuerte, sustentada por el BCE y con unas economías globales, singularmente EEUU, en crecimiento sostenido, los acontecimientos italianos y, caso de contagio, también españoles, dos países absolutamente sistémicos, si bien pueden prolongarse y deteriorarse en el tiempo, pueden constituir una oportunidad de inversión en absoluto desdeñable.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…