El blog de la Mutualidad de la Abogacía

30 enero 2018

Días de cierto respiro en los mercados

Más sobre
Comentario de mercados: 30/01/2018

Días de cierto respiro en los mercados, tras un comienzo poco menos que fulgurante, en términos de expectativas macroeconómicas y bursátiles.

Todo parece indicar que se va a mantener para 2018 un escenario general de buen tono, a nivel de datos macroeconómicos, a escala global. Aunque lejos de los potenciales históricos de crecimiento, las dos orillas del Atlántico presentan buenas expectativas de evolución. Todo ello en un contexto de tipos de interés, probablemente en trance de normalización, pero aún bajos, nos enmarca un cuadro poco menos que óptimo, en términos financieros.

Otra cosa es la inferencia que puedan hacer los mercados. Es razonable pensar, y así ha sucedido en los primeros compases de año, que la combinación de crecimiento razonable con inflación contenida, en un entorno de tipos bajos, es claramente favorable para la bolsa. Habrá que seguir los resultados empresariales (nos encontramos inmersos en plena campaña de presentación del cuarto trimestre de 2017) para ver si esa visión positiva se confirma.

No obstante, parece también claro que, aunque los tipos de interés van a seguir bajos en media histórica, durante bastante tiempo (quién sabe si realmente los tipos bajos serán un nuevo paradigma inversor), la tendencia de fondo, incluso a corto plazo, es al alza. En un mundo que crece, la inflación no puede sino aparecer. Es cierto que un planeta globalizado y tecnológicamente interconectado incluye movimientos muy deflacionistas de fondo: movimientos de población, deslocalización productora, envejecimiento en las áreas desarrolladas, costes reducidos en los intercambios de bienes, etc. Pero no es menos cierto que los tipos tan bajos actuales tienen tanto que ver con esa tendencia de fondo como con unas políticas monetarias extraordinariamente laxas de los bancos centrales, que no tienen sino que ir normalizándose. Ese fenómeno lo vemos claramente en EE.UU. Y, probablemente, lo veremos de manera más acuciada en Europa, a medida que avance el año.

En ese sentido, las palabras de Mario Draghi en su última comparecencia dejan un sabor de cierto cambio de tendencia, bien es verdad que tremendamente contenido y, como debe de ser para no asustar al mercado, perfectamente telegrafiado. Sería un auténtico problema una subida rápida de tipos, algo de momento no contemplado. Ese escenario solo sería plausible con una inflación desbocada, algo que, a todas luces, parece poco probable, con los datos publicados. No obstante será decisivo seguir la evolución de los precios, a escala global, así como el crecimiento de los salarios. Lo primero puede impactar de manera notable en la renta fija. Lo segundo, en los beneficios empresariales, es decir, en la Bolsa. Por todo ello, optimismo de comienzo. Pero siempre, precaución.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…