El blog de la Mutualidad de la Abogacía

6 febrero 2018

Fuerte retroceso en las principales bolsas mundiales, especialmente en EE.UU.

Más sobre
Comentario de mercados: 06/02/2018

La subida continua de los mercados estadounidenses ha tenido en prácticamente dos días un corte en su trayectoria, verdaderamente espectacular, que incluye una de las mayores caídas históricas en el día del índice Dow Jones. Este brusco movimiento se ha contagiado, como es natural, a las principales bolsas mundiales, en particular a las asiáticas. Las razones de fondo para esta corrección hay que buscarlas en varios frentes:

En primer lugar, la continuada subida de la rentabilidad de los bonos estadounidenses, en especial la referencia a diez años, no estaba siendo tenida en cuenta por el mercado. El incremento de volatilidad con este bono en los últimos días, fruto de las mayores expectativas de inflación, se han trasladado de manera sorpresivamente instantánea al mercado, tras los últimos datos de empleo. De pronto ha parecido como si los agentes económicos estadounidenses dieran verosimilitud a la posibilidad, más que anunciada, de tres subidas de tipos en EEUU, por parte de la Reserva Federal.

Esta percepción se ha convertido en un incremento notable y rápido de la volatilidad. El índice VIX, conocido habitualmente como el “indicador de pánico”, ha pasado de niveles  de 10 (bajísimo) a 40 (medio/alto)  en apenas dos sesiones. Ello ha provocado órdenes de venta que, dados los automatismos actuales en los procesos de ejecución, han tenido como consecuencia unas caídas con aspecto, por momentos, de cierto pánico.

Merece la pena reflexionar sobre estos “automatismos” en los procesos de compra y venta: La extensión de los mercados actuales y el hecho de que buena parte de los compradores finales sean Hedge Funds y fondos indiciados (los famosos ETF´s) provocan que las decisiones finales de compra y venta sean tomadas no por personas, sino por algoritmos, en buena parte de las operaciones. Ello infiere un proceso que puede retroalimentarse por pura “rotura técnica” de determinados niveles, o superación de “stop loss”. En ese sentido, hay que mantener la calma en la medida en la que los correctores naturales, los fundamentales, de momento, no se han movido.

Por todo ello, el presente retroceso puede constituir una oportunidad de compra, mientras no veamos cambios profundos en los mercados de bonos. En el caso de que la rentabilidad del 10 años americano experimente una fuerte subida, fruto de mayores expectativas de inflación que la esperadas, entonces, habrá que tener la máxima prudencia con la evolución de la renta variable que, en ese caso, podría registrar serios retrocesos, plenamente justificados.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…