El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Gráfico de mercados
10 abril 2018

Mercados algo más estables durante la última semana

Por Pedro del Pozo Vallejo
Departamento de Inversiones
Más sobre
Comentario financiero: 10/04/2018

Tras el incremento de incertidumbre derivado de la apertura de una posible guerra arancelaria entre los EE.UU. por una parte y Europa y, sobre todo, China por otra, que provocó caídas relevantes en las bolsas mundiales y un nuevo apetito por los activos refugio (singularmente por las deudas públicas de países centrales), parece que la tensión se ha relajado algo en estos días, en buena parte gracias a las palabras más conciliadoras que vienen del gigante asiático.

Da la sensación que los mercados de activos debemos acostumbrarnos al tipo de política que emana de la administración estadounidense, basada en buena medida en llevar las palabras al límite, de cara a facilitar una supuesta posición de fuerza en la negociación. Esta ausencia de certidumbres genera evidentemente una tensión negativa que provoca que, aún en un entorno muy favorable de tipos y crecimiento, y con una clara normalización monetaria por delante, la renta variable se encuentre en un entorno difuso, al tiempo que la renta fija no termina de incrementar rentabilidades.

Esta dinámica puede cambiar en breve de la mano de los próximos datos macroeconómicos que se van a publicar, especialmente el dato de inflación estadounidense. Como hemos referido en multitud de ocasiones, una subida de precios y, en especial, de costes salariales en EE.UU. por encima de lo esperado podría actuar de manera clara hacia una más intensa normalización de las curvas de deuda (subida de rentabilidades), al tiempo que podría tener un efecto negativo sobre la bolsa, de la mano de unas peores expectativas de beneficios empresariales. Todo ello en un entorno económico favorable.

Nuestro escenario principal difiere no obstante de este supuesto y sigue consistiendo, para 2018, en una normalización progresiva de tipos, que suba las curvas de renta fija de manera moderada y, casi diríamos, telegrafiada. Ello, unido a una inflación contenida, debería ser un marco razonablemente positivo para la renta variable, aunque con mucha prudencia. En todo caso, este supuesto debe ser muy monitorizado, no solo por lo que respecta a la inflación, sino también por otras variables exógenas que pueden tener mucha relevancia, especialmente en el ámbito geopolítico.

Post relacionados

Turbulencias
Turbulencias

Turbulencias tras la crisis

Sería muy aventurado decir, cuando se cumplen diez años del comienzo oficial de la crisis, que la economía ha abandonado definitivamente la zona de turbulencias. Conviene no olvidar que trances con la profundidad y duración…