El blog de la Mutualidad de la Abogacía

26 diciembre 2019

Mercados en normalización y bolsas en máximos para la fase final del año

Más sobre

Las buenas noticias publicadas en relación con el conflicto arancelario han impulsado a la renta variable global a zonas de máxima valoración, en algunos casos, incluso de máxima valoración histórica.

Finalmente, será principios de enero (si algún twitter no lo tuerce) la fecha de la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, país que, no obstante, ha comenzado a comprar por importe de 40.000 millones de dólares distintos productos agrícolas norteamericanos. Asimismo China retirará aranceles a casi un millar de productos estadounidenses, incluyendo tecnología, a partir del 1 de enero.

A estas noticias positivas hay que añadir los datos macroeconómicos publicados que, sin ser boyantes, parecen descartar la posibilidad de recesión a corto plazo. En realidad, más bien al contrario, sugieren algo de aceleración, tímida en todo caso para 2020. De manera especial, el sector industrial, tanto en EE.UU. como en Alemania da muestras de haber tocado suelo y empezar a recuperar. Todo ello contribuye a liberar ciertas tensiones en este cierre de ejercicio que, no obstante, sigue registrando volúmenes de contratación significativamente bajos, aun para las fechas festivas en las que ya hemos entrado de lleno. Dato, éste de los volúmenes, no por normal menos inquietante, aunque en línea con las caídas de actividad inversora y sobre todo bursátil que hemos visto a lo largo de todo el año.

Si bien algunas incógnitas siguen candentes, con previsible solución a muy corto plazo (como es el caso de la fecha definitiva para el Brexit), la imagen general que se nos presenta en este fin de 2019 y, en breve, comienzo de 2020 es el del inicio de una tímida normalización de tipos de interés, con impacto muy moderado de subidas de rentabilidad en las curvas de deuda, y algo más de alegría en renta variable, fruto del mejor contexto económico. De hecho, las bolsas, como comentábamos anteriormente, se encuentran de manera generalizada en máximos de año, algo que no concuerda con la evolución de los beneficios empresariales, pero sí con un mejor multiplicador, fruto en esencia del mejor tono general de la economía y, sobre todo, de las mejores expectativas del conflicto comercial.

 

Por lo demás, expectación y casi diríamos deseo de que el ejercicio concluya sin mayores noticias ni incidentes. Tras el negativo 2018, 2019 viene a restañar heridas del mercado, aunque en un camino recorrido tan arduo que deja cierta sensación agridulce, especialmente por lo que se refiere a la macro y a la normalización de tipos. En todo caso, un año complicado, como todos, pero no malo, como muchos.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…