El blog de la Mutualidad de la Abogacía

3 abril 2018

Mercados de renta fija y variable más tranquilos en esta semana

Por Pedro del Pozo Vallejo
Departamento de Inversiones
Más sobre
Comentario financiero: 03/04/2018

Periodo vacacional de Pascua que los mercados se han tomado con niveles de contratación más asimilables al mes de agosto que a un breve receso primaveral. Probablemente, ello da una idea de los elevados niveles de incertidumbre actuales y la necesidad de “resetear” estrategias, habida cuenta los últimos datos publicados.

Y es que este primer trimestre del año solo ha cumplido en parte las expectativas que el mercado, en general, tenía de él. El aspecto positivo es que la economía global no sólo sigue mostrando números tranquilizadores sino que, de hecho, mantiene revisiones al alza en prácticamente todas las áreas geográficas. Como ejemplo ilustrativo, España, que comenzó 2018 con previsiones apenas superiores al 2%, se mueve ya en niveles cercanos al 2.7% de consenso. Y empieza a ser probable que este 2018 sea un nuevo año con crecimientos en el entorno o superior al 3%.

No obstante estas buenas noticias macroeconómicas no están siendo reflejadas por los mercados en igual medida. En cierto sentido, el temor de que pueda aparecer una ola inflacionista, especialmente en los salarios (con su consiguiente impacto negativo en beneficios empresariales), atenaza a la renta variable, de manera muy significativa en Norteamérica.

Paradójicamente, y a pesar de la espada de Damocles que un ciclo inflacionista tendría sobre los tipos de interés y, aún más sorpresivamente, asumiendo que los Bancos Centrales en general y la Reserva Federal en particular han comenzado claramente la normalización monetaria (incluso con subida de tipos en EEUU en la pasada reunión de la FED), los agentes económicos parecen no compartir este argumento y, de hecho, durante estas semanas hemos asistido a movimientos de bajada de rentabilidad en prácticamente todos los países desarrollados y todos los tramos de la curva de deuda. No deja de ser un fenómeno sorprendente que ejemplifica la clara aversión al riesgo de los mercados actuales. Y pone a la renta fija, de nuevo, antes unas perspectivas futuras manifiestamente complicadas.

Conviene comentar no obstante que, en estos días, hemos asistido a la segunda subida de rating de España por parte de una de las tres grandes agencias de crédito, en concreto Standard & Poors. Tanto para esta agencia como para Ficht, España es ya rating “A”. Para los que hemos vivido la dura crisis macroeconómica de los últimos años, este cambio no deja de ser un logro manifiestamente relevante. Y, lo que es mejor para las cuentas nacionales, debe ir acompañado (y de hecho ya está sucediendo) de una mejora de las condiciones de financiación del país.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…