El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Gráficos 3D
8 noviembre 2016

Semana de impasse en los mercados (08/11/2016)

Semana de impasse en los mercados. Todo el mercado sin excepción pendiente de las elecciones en EE.UU. Después de un año ciertamente complicado de mercados, en el que casi nada ha salido como inicialmente estaba previsto (la renta variable no estadounidense apenas ha aportado valor, la renta fija por el contrario ha seguido reduciendo rentabilidades, etc.) resulta particularmente «duro» comprobar que el resultado final del ejercicio queda en manos de un «cara o cruz», difícil de ponderar.

En ese contexto, no sorprende que los movimientos en la semana hayan tenido un carácter muy tímido, tanto en volumen de ejecución como en riesgos asumidos por los inversores. Apenas han tenido incidencia los datos macroeconómicos publicados ni tampoco los resultados de las compañías, en general mucho más positivos que negativos. La impresión general es que los agentes económicos contienen el aliento hasta saber el resultado de los comicios estadounidenses.

Qué duda cabe, sin entrar en debate político, que el mercado vería con mucho mejores ojos una victoria del «continuismo», es decir, Clinton, frente a la «incertidumbre», es decir, Trump. Por ello no debemos descartar que tras hacerse público el resultado de las elecciones, asistamos a cierto tiempo de «volatilidad», que irá corrigiéndose, es decir, «tomando tendencia», a lo largo de los próximos días o semanas.

Dicho todo ello, y aún pendientes de otros posibles «shocks» exógenos, el más visible de los cuáles es probablemente el «brexit», la realidad es que le economía global sigue discurriendo por el camino de la normalización, es decir, el crecimiento moderado y desde hace algunas semanas, la vuelta de la inflación (de momento igualmente moderada). Todo ello en un mundo menos regulado por los bancos centrales, debería conducir a paulatinas subidas de tipos, como probablemente realice la Reserva Federal estadounidense en diciembre…si no hay causas mayores que lo impidan.

Por todo ello, cautela. En el momento de escribir estas líneas faltan pocas horas para conocer el desenlace de la cita electoral americana. Caso de que el resultado sea el que parecen inferir las encuestas, y en ausencia de otras variables negativas, el cierre de este difícil año 2016 no tiene por qué ser tan negativo como en algún momento del ejercicio, ha podido parecer.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…