El blog de la Mutualidad de la Abogacía

20 junio 2017

Semana de impasse en los mercados, tras las reuniones de los bancos centrales (20/06/2017)

Más sobre

Semana de impasse en los mercados, tras las reuniones de los bancos centrales. Guión más o menos previsto tanto en la actuación del BCE como de la Reserva Federal, por lo que se refiere a la política monetaria a ambos lados del Atlántico. En el caso europeo, las condiciones macroeconómicas están sorprendiendo al alza, pero aún estamos en una fase demasiado incipiente de recuperación y, sobre todo, aún son demasiado elevados los desequilibrios macroeconómicos como para que el Banco Central Europeo se plantee si quiera un movimiento de tipos. Más probable parece que después del verano, veamos algún anuncio de reducción del programa de compra de bonos o, incluso, de alguna relajación de las facilidades de crédito a los bancos.

En el caso estadounidense, mucho más adelantado en el ciclo que Europa, la Reserva Federal volvió a incrementar tipos, por segunda vez en el año, dejando la referencia en el 1.25%. A pesar de que los últimos datos macroeconómicos, especialmente inflación, han resultado algo por debajo de lo previsto, los niveles de práctico pleno empleo y el crecimiento moderado pero sostenido de la economía americana, han cristalizado en un afianzamiento de la política de normalización económica que viene desarrollando la FED. En ese sentido, sería de esperar por un lado una nueva subida de tipos este año y, por otro, un incremento en las rentabilidades de la curva estadounidense, especialmente los tramos más largos.

Queda claro no obstante que la evolución de los mercados en lo que resta de ejercicio va a estar muy vinculada a la evolución de los datos macroeconómicos que se vayan publicando. En ese sentido, conviene decir que, por lo que respecta a España, las revisiones al alza en los ratios de crecimiento no dejan de cesar, lo que infiere ya un incremento esperado de la actividad económica para 2017 superior al 3% (frente al 2.2% inicialmente previsto). Ello tendría como consecuencia directa una progresiva reducción de los niveles de desempleo y bajada del déficit, por la vía de un mayor ingreso. Adicionalmente, puede tener como consecuencia indirecta la subida del rating de España a “A” por alguna o tal vez dos de las principales agencias de rating. Con esta subida, la capacidad de buscar financiación de España en los mercados internacionales debería mejorar sensiblemente.

En conjunto y por lo tanto, prudencia. Si bien las posibilidades de descarrilamiento son bajas, los riesgos de género monetario y no lo olvidemos, político, son cuando menos razonables. Máxima atención a los datos macroeconómicos y a la respuesta ante los mismos de los bancos centrales.

Post relacionados

Reapertura económica, estímulos financieros y avances farmacéuticos

Comentario financiero: 06/07/2020 A lo largo de todo el periodo…

Compás de espera en los mercados

Comentario financiero: 22/06/2020 Tras un comienzo de mes, realmente fulgurante, y una pequeña dosis de realidad, en forma de rebrote de coronavirus y de cierta contemporización por parte de la Reserva Federal en…