El blog de la Mutualidad de la Abogacía

7 marzo 2017

Semana positiva en los mercados de renta variable y negativa en los de renta fija (07/03/2017)

Se mantiene la tónica de los últimos días, con un cierto movimiento de menor aversión al riesgo, lo que lleva a los inversores a incrementar su participación en renta variable y reducir la deuda pública. En suma un movimiento natural en unos mercados que se mueven en un entorno económico favorable, caracterizado por crecimientos de la actividad entre razonables y buenos, e inflaciones claramente al alza, aunque aún en niveles moderados.

En buena medida, este escenario es el que durante meses hemos denominado “normalización”. Después de una de las crisis más severas de la historia reciente, la salida está siendo lenta y no exenta de problemas (algunos estrictamente financieros y otros colaterales, como el auge de los populismos). Pero la salida de la crisis, a falta de múltiples ajustes, es hoy una realidad en buena medida, de carácter global.

Naturalmente, la combinación de crecimiento e inflación debe dar lugar a subidas progresivas en los tipos de interés. En el caso de EE.UU. la Reserva Federal ha dado indicios de que podrían elevar los tipos de referencia este mismo mes de marzo. Sin duda será un proceso progresivo, en función de las variables macroeconómicas que se vayan publicando. En el caso Europeo, claramente más atrás en el ciclo, antes de subir tipos (algo que no ocurrirá hasta, como mínimo, el año que viene) el Banco Central deberá ir disminuyendo, al igual que ocurrió en Norteamérica, su programa de expansión monetaria. Este mes de marzo se van a reducir las compras de activos por parte del BCE en 20 mil millones de euros. Es el primer paso hacia la “normalización monetaria” europea. No cabe sino avanzar en ello.
Buena parte de los problemas en las próximas semanas y aún los próximos meses van a venir dados por la incertidumbre política. En este mismo marzo, vamos a tener elecciones en Holanda y, previsiblemente, invocación del artículo 50 por parte del Reino Unido, para comenzar el proceso de “Brexit”. Antes de verano, elecciones, ciertamente complicadas, en Francia. A la vuelta del periodo estival, elecciones en Alemania. Y todo ello, rodeado de la volatilidad asociada a la nueva administración estadounidense y su política económica, en principio, también programáticamente favorecedora de la actividad y la inflación. Por lo tanto, escenario incierto en materia política, pero en un contexto macroeconómico significativamente más favorable a los vividos en los últimos años, a nivel mundial.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…