El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Euros
14 septiembre 2016

Semana de corrección en los mercados de renta fija y variable (14/9/2016)

Semana de corrección en los mercados de renta fija y variable. Comienza el curso lectivo, después de vacaciones, con las dos principales asignaturas pendientes que habíamos dejado para septiembre: Las actuaciones de los bancos centrales y la inestabilidad política. En el primero de estos casos, cada vez son más las voces que piden avanzar en la normalización de tipos de interés en los Estados Unidos: con una economía creciendo en niveles cercanos al 2%, datos de paro parecidos al pleno empleo e inflación subyacente aún baja, pero en recuperación, parece natural que la Reserva Federal siga dando pasos por el camino de las subidas de tipos. De hecho, las variables macro actuales, en términos históricos, justificarían niveles de tipos del 1,5%-1,75% frente al 0,5%-0,75% presente.

La razón para no subir estos tipos tiene que ver con un deseo del organismo monetario estadounidense de no entorpecer la aún frágil recuperación, tanto en Norteamérica como en sus socios comerciales habituales. No obstante, demorar en exceso estas subidas podría producir recalentamientos no deseados de la economía y, sobre todo, una posible burbuja en el precio de algunos activos, singularmente los bonos públicos y la renta variable norteamericana.

Hay que tener en cuenta que los mercados se han habituado a los tipos de interés muy bajos en todo el mundo. La frase «los tipos bajos han venido para quedarse» parece un leitmotiv del mundo financiero. En ese sentido, cualquier alteración a este pensamiento distorsiona las decisiones de inversión.

Esta semana hemos visto claramente este caso, ejemplarizado en la fuerte caída de la bolsa estadounidense del viernes pasado, tras conocerse la intención de la Fed de subir tipos este año, puede que incluso este mes. Ello después de la decepción por la no adopción del Banco Central Europeo de medidas adicionales de expansión monetaria, en su reunión del día 8. En conjunto, razones de peso que hacen pensar en un mundo macroeconómico en recuperación…pero que requieren un «reseteo» de las variables básicas que afectan a las inversiones globales, derivado de los nuevos niveles de los tipos de interés.

Y, como decíamos al principio, a todo esto hay que sumar la incertidumbre política: Al «no gobierno» y tal vez, posibles terceras elecciones en España en un año, hay que sumar las dudas acerca de la implementación (o no) del Brexit y sus consecuencias, así como las elecciones a la presidencia estadounidense de noviembre; algo que se antoja trascendental teniendo en cuenta las diferencias de los dos candidatos. Por lo tanto, incertidumbre y, desde luego, prudencia, en un entorno nebuloso regado de mucha liquidez con mucha presión para invertir.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…