El blog de la Mutualidad de la Abogacía

mercados
7 septiembre 2016

Verano tranquilo y de recuperación (7/9/2016)

Verano tranquilo con mercados de renta fija y variable en recuperación. La nota característica del pasado periodo vacacional, en contraposición con lo que hemos visto en años precedentes, ha sido la calma y la ausencia absoluta de convulsiones o de noticias relevantes en el ámbito económico. Nada que ver por tanto con la debacle de 2015, con el foco puesto en China y las materias primas, o de años anteriores, con Grecia, la deuda o los datos macroeconómicos negativos publicados en su momento.

Por el contrario, agosto de 2016 ha sido un mes «tipo» de verano: Niveles de contratación muy bajos y pocas referencias sobre las que poder tomar decisiones de inversión. La buena noticia subyacente en ello es que, en ausencia de datos, los mercados de renta fija y variable se han comportado de manera positiva. Ello da un respiro de cara a afrontar el último tramo del año, tradicionalmente el más movido y, también tradicionalmente por lo que se refiere a renta variable, el momento en el que se produce (o no, que diría el clásico), el «rally» anual.

De fondo se mantienen los mismos riesgos y ventajas de los que venimos hablando a lo largo de todo el año: Las políticas expansivas de los bancos centrales y los tipos de interés ultrabajos siguen siendo la piedra de toque de los mercados. Dada la evolución macroeconómica, caracterizada por los crecimientos muy moderados a ambos lados del Atlántico y las inflaciones reducidas o incluso negativas, parece poco probable que asistamos a un ciclo pronunciado de subidas de tipos en EE.UU., más allá de alguna «normalización» (en función sobre todo de los datos de empleo que se publiquen). En Europa por su parte ninguna posibilidad de ver algo semejante a un repunte de tipos oficiales, sino más bien todo lo contrario, es decir, mayores facilidades monetarias y tipos de interés muy deprimidos para facilitar la insuficiente recuperación.

En la parte más optimista, comentar que los riesgos sobre los mercados de materias primas, que fueron tan relevantes en el comienzo de año, parecen haberse disipado de la mano de la recuperación de los precios de estos activos, particularmente en el caso del petróleo. Ello genera una mínima tensión sobre la inflación, no por pequeña, menos positiva. Asimismo la macro general, aunque débil, descarta a corto plazo nada que pueda parecerse a recesión de las principales economías, singularmente la americana.

Menos positivo, el escenario político va a estar dominado en los próximos meses por la sombra de las elecciones americanas, el proceso del «brexit» y la formación de gobierno en España…o la nueva convocatoria electoral. En ese sentido, no es descartable la aparición de «ruidos» sobre el devenir de mercado. Por ello, prudencia, en un contexto muy difícil de búsqueda de rentabilidad.

Post relacionados

Los mercados liberan tensión

Desde comienzos de año, incluso desde antes de que la pandemia en forma de coronavirus inundara nuestra vida social y económica, ya preveíamos la importancia decisiva que las elecciones estadounidenses iban a tener en el…

Elecciones en tiempos de pandemia

Concluye una semana negativa para los mercados que da paso a otra realmente trascendental para la economía mundial de los próximos años. En el momento de escribir estas líneas nos encontramos a unas…