El blog de la Mutualidad de la Abogacía

27 septiembre 2018

Deep Web: La cara oculta de Internet

Por Alvaro Faiña
Marketing Digital en la Mutualidad de la Abogacía
Más sobre

Quizá hayas escuchado alguna vez que existe un Internet paralelo al que todos conocemos en el que se almacenan documentos secretos y archivos clasificados…O quizá hayas escuchado hablar alguna vez de una “red oscura” por la que se mueven todo tipo de criminales con total libertad e impunidad… o, tal vez, hayas escuchado hablar sin más de la Deep Web, ese lugar desconocido y misterioso sobre el que existen tantas ¿leyendas? urbanas.

La Deep Web existe, es real, y en este artículo voy a intentar explicarte qué es exactamente.

¿Qué es la Deep Web?

Para entender que es la Deep Web, es necesario tener claros otros 3 términos más: Clearnet, Dark Web y Darknet. Vamos por pasos.

Clearnet (también conocida como Surface Web o Internet superficial) es el Internet que todos conocemos, las páginas a las que podemos acceder desde nuestro navegador o que podemos localizar buscando en Google o cualquier otro buscador, como por ejemplo, este blog o la parte pública de la web de la Mutualidad. La Clearnet, supone aproximadamente un 4% de todos los contenidos que hay en la red. Si pensabas que Google era sinónimo de Internet y que nada escapaba a su control, estabas equivocado…

La Deep Web, son todas aquellas páginas y contenidos que los buscadores no pueden indexar (rastrear y mostrar en los resultados de búsqueda). Ahora bien, dentro de todo lo que los buscadores no pueden indexar existen diferentes tipos de contenidos. Todo este contenido al que no puedes acceder normalmente, representa un 96% de lo que hay en la red, para que te vayas haciendo una idea de la magnitud de todo esto.

Ahora bien, es importante matizar, que dentro de ese 96%, se incluyen contenidos como por ejemplo, los emails que recibes en tu buzón de correo, las páginas a las que sólo puedes acceder con contraseña como tu perfil de Facebook o el Área Personal de la Mutualidad, los archivos que guardas en DropBox o Google Drive, y en general, todos los contenidos privados a los que solo puedes acceder tú, con tu contraseña, y que no son públicos. Dentro de ese 96% también está toda la documentación que empresas, gobiernos e instituciones digitalizan y suben a la red de un modo u otro. ¿Qué significa esto? Pues significa que de ese 96%, no todo son contenidos ilegales, drogas y asesinos a sueldo como probablemente hayas podido leer si has investigado un poco, de hecho, tan solo una pequeña parte de ese 96% es, digamos, “oscuro y misterioso”.

Dentro de la Deep Web, nos encontramos con lo que se suele denominar la Dark Web. La Dark Web, es una parte de la Deep Web que ha sido ocultada intencionadamente con direcciones IP enmascaradas y accesibles solo a través de un programa específico (la parte “oscura y misteriosa” a la que hacía referencia antes). La Dark Web representaría aproximadamente un 3-4% de la Deep Web.

La Dark Web se compone a su vez de las Darknet. Las Darknet son una parte de la red a la que solo puedes acceder utilizando un protocolo específico y por tanto, un software específico que además te proporciona el anonimato necesario e imprescindible para navegar por la Dark Web. Existen varias Darknet, pero la más conocida es la red TOR (The Onion Router).

Ahora bien, dentro de las Darknet, no todo (aunque si una parte importante) son drogas, contenidos ilegales y  hackers. Estas redes, por ejemplo, también son utilizadas por activistas en países en los que la libertad de expresión brilla por su ausencia, lo que les permite saltarse la censura para acceder a información que de otro modo sería inaccesible.

¿Cuál es el problema de la ingente cantidad de datos y documentación que componen la Deep Web y más concretamente en la Dark Web?

Podríamos decir que es un territorio sin ley, no está regulado por ningún gobierno, se dice que son las propias leyes matemáticas las que rigen y por tanto, la comunicación e intercambio de información es libre entre usuarios.

Los niveles de la Deep Web

Se dice que la Deep Web se compone de 7 niveles, en función del tipo de contenidos y dificultad de acceso a los mismos. Antes de que sigáis leyendo, os aviso de que esto tiene una parte de leyenda urbana, pero la realidad es que, si esto realmente es así, el que consiga avanzar hasta los últimos niveles no lo contaría (por su propia seguridad).

  • Nivel 1: se dice que el nivel 1 es la Clearnet, el Internet que todos conocemos.
  • Nivel 2: se podría decir que es la parte final de la Clearnet, dominios web poco conocidos, contenidos para adultos, buscadores independientes, etc. Si navegamos de forma convencional, este sería nuestro tope, no podríamos profundizar más.
  • Nivel 3: este nivel es el primero de la Deep Web, su parte superficial por así decirlo y el nivel en el que nos quedamos los dummies. Para acceder aquí ya necesitas utilizar un software especializado que además de permitirte entrar a la Deep Web te garantice un mínimo de privacidad y anonimato. Estás adentrándote en un mundo muy diferente al que conocías hasta ahora y no te interesa que sepan quién eres. Para acceder a la red TOR necesitas un software específico del que te hablo más adelante. En este nivel podrás empezar a encontrar contenidos que probablemente hieran tu sensibilidad, pequeños mercados de drogas, manuales para hacer/crear cosas que mejor no detallar en este medio, foros en los que se traten temas perturbadores, etc.
  • Nivel 4: para acceder a este nivel es necesario, además de TOR, utilizar un proxy. Lo que vas a encontrar en este nivel no va a gustarte, no voy a entrar en detalles, pero te anticipo que si consigues alcanzar este nivel lo mínimo que vas a encontrar son hackers profesionales y malware intentando obtener tu IP con finalidades, además de las primeras páginas de sicarios a sueldo. En este nivel ya no es que no te interese, sino que es peligroso que tu identidad se rebele.
  • Nivel 5: secretos militares y de estado. Se dice que, la entidad que realmente gobierna el mundo, intercambia información entre sus miembros a este nivel.
  • Nivel 6 “La Database”: se dice que en el nivel 6, es donde toda la información almacenada en la red, pasa de ser binaria (0 y 1), a cobrar sentido. Se dice que, desde este nivel, se puede manipular cualquier dato de internet, desde el texto de cualquier página web, hasta cuentas bancarias en cualquier parte del mundo. También se dice que para acceder a este nivel, es necesario descifrar una clave/URL que si escribiésemos en un papel, tendría una longitud de un kilómetro y medio. Para colmo, esta clave se dice que cambian varias veces a lo largo del día.
  • Nivel 7 “Zion”: Es el nivel más profundo de la Deep Web, el corazón de Internet. Se dice que para acceder a este nivel haría falta una computadora cuántica, además de ser un experto en programación y hacking cuántico. Se dice que las mentes más brillantes del planeta tratan de acceder al mismo, pero también se dice, incluso dentro de la propia leyenda urbana, que se trata de un mito. La realidad es que nunca lo sabremos con certeza.

Cómo se navega por la Dark Web

Como imagino que ya supondrás, en la Dark Web no puedes navegar de un modo convencional, las URLs no son como las que conoces, son  direcciones encriptadas, números y letras sin un sentido aparente que van cambiando regularmente, la dirección que tienes hoy puede no funcionar mañana, bien porque la cambien, bien porque “apaguen” el servidor una temporada. Conseguir los enlaces de según qué páginas no es fácil, la Dark Web funciona por el boca a boca.

Esto es un ejemplo de URL del nivel 3, el nivel al que cualquier dummie puede acceder: asd67asdt124byasdfyieerbhi34y8.onion

En la red TOR las terminaciones son .onion.

¿Cómo se accede a la Dark Web?

Lo sé, es inevitable…no puedes leer todo esto y quedarte al margen, entrar a echar un vistazo a todo este “mundo desconocido” es muy tentador, y no está de más darse un paseo para ser consciente de lo que la Deep Web supone.

Si tienes curiosidad por acceder a la Deep Web, puedes descargar desde aquí el navegador, pero antes de hacer nada,  es realmente importante que leas el punto en el que te hablo de recomendaciones para navegar por la Deep Web.

Como te comentaba antes, para acceder a la red TOR y comenzar a navegar por la Deep Web, necesitas un software específico. Para acceder al primer nivel de la Deep Web (el nivel 3) basta con que te descargues TOR Browser desde aquí (https://www.torproject.org/) y accedas a la página de entrada de la Deep Web, The Hidden Wiki, de la que te hablo más adelante.

Una vez dentro de la red TOR, lo primero que vas a pensar es “vaya, he retrocedido en el tiempo!”. Veras que las webs tienen un aspecto completamente rústico y que la navegación es muy lenta. Esto se debe, por una parte a que, en este entorno el diseño y los colores no importan, importa la información y servicios a los que tienes acceso (Flash, JavasScript y demás tecnologías están deshabilitadas, más adelante te hablo de esto), y por otra parte, al tipo de tecnología que usa TOR para mantener tu privacidad mientras navega, se trata de un enrutado tipo cebolla que nos lleva de un nodo al siguiente aleatoriamente hasta llegar donde queremos, lo que hace que los datos viajen más lento de lo normal.

Lo que hace la red TOR es que tu conexión sea anónima de modo que nadie sepa de dónde vienes, pero claro, tu anonimato no solo es una cuestión técnica, sino una cuestión de sentido común, por ejemplo, si me conecto de modo anónimo a través de la red TOR, pero me logo en mi correo electrónico, o me registro en alguna página dando mis datos…el anonimato desaparece.

Para evitar esto, la Dark Web ofrece métodos alternativos para comunicarte, servicios creados exclusivamente para la Dark web: correo electrónico, hosting, almacenamiento, etc. Todo sin necesidad de dejar más datos que un nombre de usuario y una contraseña, sin nombres, sin email, sin teléfono, nada que pueda hacer que perdamos el anonimato.

Aun así, hay que tener cuidado, hay formas menos obvias de perder el anonimato, las páginas que te sirven contenido mediante Flash, JavaScript, etc. podrían acceder a la información de tu ordenador, por eso TOR Browser viene con la mayoría de estos complementos desactivados (salvo JavaScript, que puedes desactivar manualmente).

¿Qué puedo encontrar en la Dark Web?¿Por dónde empiezo?

La puerta de entrada más conocida a la Darknet de TOR es The Hidden Wiki, un directorio que actualizan los propios usuarios de la red y que sirve para acceder a determinados servicios “oscuros” dentro de la red TOR como foros con información clasificada, servicios de falsificaciones, venta de drogas y hasta sicarios a sueldo. Como te comentaba antes, la propia URL de la Hidden Wiki cambia periódicamente, pero es fácil encontrar por la Clearnet su dirección actual.

Además de esta página, existen algunos buscadores dentro de la propia Darknet que muestran algunas páginas, los más conocidos son Torch, un buscador generalista y Grams especializado en drogas y artículos ilegales (Gram es una especie de parodia de Google en la Darknet, tiene hasta su propio sistema de anuncios pagados).

Estafas en la Dark Web

Las estafas (o Scam) en la Deep Web están a la orden del día. El scam podría definirse como “navegando por la Dark Web encuentro algo que quiero comprar, hago el pago online y…sorpresa! nunca llega”.

El anonimato es lo que tiene… en la vida real detectar una práctica de scam es bastante fácil (si te llega un mail diciéndote que eres el heredero de un príncipe congoleño, normalmente desconfías y no “picas”). En la Dark Web, el anonimato hace que las prácticas de scam sean bastante menos evidentes y mucho más convincentes que en la Clearnet.

Por ejemplo, es una práctica habitual que tiendas con una buena reputación y buenos comentarios en la Dark Web (generalmente artículos ilegales), de repente decidan que van a cerrar, pero en vez de avisar, lo que hacen es seguir recibiendo pedidos, pedidos que nunca enviarán claro…quedándose con el dinero de los clientes, y claro, si has comprado algo ilegal en internet, a quien vas a reclamar?…esta práctica se llama “Exit Scam”.

La otra cara de la moneda son las páginas que venden artículos/servicios ilegales y que están controladas por alguna agencia gubernamental como el FBI, o la policía. Estas páginas actúan como cebo para captar a delincuentes a través de la Dark Web.

Sabiendo todo lo que sabes hasta ahora te preguntarás…

¿Cómo es posible que pueda existir y funcionar un mercado negro en la Dark Web? ¿Cómo es posible que alguien se atreva a comprar o vender algo a través de esta red?

El mercado negro de la Dark Web se sostiene sobre tres pilares:

1 – PGP (Pretty Good Privacy): se trata de un sistema de encriptado de comunicaciones y archivos, uno de los mejores del mundo y que es básico para realizar transacciones con seguridad y evitar estafas en la Dark Web.

2 – Bitcoins: se trata de la moneda “oficial” en la Dark Web con la que puedes operar sin intermediarios (léase bancos) con total seguridad, no obstante, aun operando con Bitcoins, es importante tomar una serie de medidas para que no puedan rastrearte. Las transacciones con Bitcoins son públicas, y para evitar esto, también existen servicios en la Dark Web de blanqueo y mezcladores de Bitcoins, que lo que hacen es básicamente y en plan bruto, mezclar tus Bitcoins con los de otras personas antes de que estos se envíen, de modo que la transacción no sea rastreable.

3 – Escrow: se trata de una práctica que se utiliza también en la Clearnet y que consiste básicamente en que un intermediario se queda con el dinero de la transacción, hasta que el vendedor envía el producto al comprador, de modo que no cabe la posibilidad de que pagues y no recibas nada.

Ahora bien, una vez que sabes que la transacción es segura…

¿Me lo envían a casa por favor?

Si has comprado algo en la Dark Web seguramente no quieras que llegue a tu nombre y a tu casa o tu oficina. Normalmente se suelen utilizar buzones de correo anónimo y que estos a su vez te lo reenvíen, pero también existen otros métodos denominados de “discreción”, que consisten en camuflar el envío en una caja de otro proveedor como Amazon y compañía, u otros métodos más “sofisticados” como poner que el remitente es “el propietario del billete de 10 euros con el número de serie XXXX”, así cuando esta persona recoja el paquete, presentará su billete con el número de serie para recogerlo.

¿Todo es ilegal?

Llegados a este punto quizá también te preguntes si es posible entrar en la Dark Web y no ver nada ilegal. Sí, es posible, aunque es cierto que lo que más abunda suele ser ilegal. Si investigas un poco puedes dar con foros que hablan sobre teorías conspiratorias, libros desclasificados, etc.

Recomendaciones antes de adentrarte en la Dark Web

  • No dar tus datos personales bajo ningún concepto.
  • No registrarte en ninguna página
  • No logarte en ninguna página de la Clearnet a través de la red TOR (redes sociales, mail, etc.)
  • No abrir ningún documento tipo .DOC o .PDF descargado a través de la red TOR cuando tu ordenador esté conectado a Internet, salvo que abras el documento desde el propio navegador. Si haces esto, el documento podría llevar adjunto un malware que revele tu IP real, lo que haría que dejases de ser anónimo.
  • La mejor forma de evitar las estafas (scam) a través de al Dark Web es no realizar ninguna transacción…no obstante ya te he hablado hace unos párrafos del Scrow para evitar las estafas.

Como verás, existe todo un inframundo, casi una realidad paralela en la Deep Web, un mundo tan “desconocido” y peligroso como apasionante y atractivo al mismo tiempo (entendedme, apasionante y atractivo por todo lo que supone, no por lo que contiene la red).

¿Y tú? ¿Conocías la Deep Web? ¿Tienes alguna experiencia que quieras contarnos? Si es así, puedes escribirnos a redessociales@mutualidadabogacia.com.

Post relacionados

Portátil muestra métricas en pantalla
Portátil muestra métricas en pantalla

Métricas: conocer para influir

Medir —o lo que es lo mismo, el seguimiento de las métricas— es algo imprescindible en marketing aplicado al sector legal. Una escucha activa aumenta nuestra probabilidad de éxito. Las métricas nos permiten…

Hombre sentado frente a un portátil
Hombre sentado frente a un portátil

La reputación online, clave para los despachos de abogados

Todos los bufetes se enfrentan a la amenaza de sufrir una crisis de reputación. La comunicación digital…