El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Estudiantes
16 septiembre 2019

Cómo prepararme el Examen de Acceso a la Abogacía

Elegir textos de fuentes de confianza y actualizados, así como un lugar cómodo y adecuado de estudio, y ser constante en el tiempo que le dedicamos. Estas son las claves para conseguir el “apto” para ejercer la Abogacía.

Como sabéis, el Examen de Acceso a la Abogacía consta de una prueba teórica tipo test de 75 preguntas, 50 sobre las materias comunes al ejercicio de la profesión de abogado (temas de deontología profesional, normativa colegial y otras cuestiones generales —teóricas y prácticas— de la profesión) y 25 sobre una especialidad jurídica a elegir entre cuatro; tiene una duración de 4 horas.

Para considerarnos aptos para ejercer la Abogacía, la nota de este examen supone el 70 % de la nota final y el 30 % restante corresponde a la nota del máster. Se alcanza la condición de “apto” con el 50 % de la suma de ambas notas, de ahí que la nota que saquemos en este examen sea tan importante.

 

Material de estudio

Ten en cuenta siempre dos premisas a la hora de elegir el material de estudio que vas a utilizar para preparar la prueba: acude a editoriales de confianza y asegúrate de que los textos legales están actualizados.

Entre los materiales más utilizados encontramos los manuales de referencia Memento de Acceso de la Abogacía, de la editorial Francis Lefebvre, y Practicum Ejercicio de la Abogacía, de Lex Nova, así como libros con ejercicios tipo test, entre otras publicaciones.

Además, consigue los exámenes de años anteriores, que suelen publicarse en internet, para familiarizarte con ellos y ver “por dónde van los tiros”. Podrás comprobar que se trata de preguntas muy prácticas, por lo que el estudio deberá contemplar esta asociación de los contenidos con casos prácticos.

 

Estudio: lugar y tiempo

Como siempre que preparamos un examen, es fundamental elegir un lugar silencioso y adecuado de estudio. Muchos prefieren un escritorio en el hogar, mientras que otros se concentran mejor fuera, como en una biblioteca.

En cuanto al tiempo de estudio, la clave está en ser constante y estricto. Tienes que fijar un horario y cumplirlo cada día, por ejemplo ocho horas diarias (cinco por la mañana y tres por la tarde). Además, es importante que hagas pausas durante el estudio, unos 5 minutos cada hora, ya que te ayudará a mantener la concentración.

Por último, durante el tiempo de estudio evitaremos cualquier contacto con el móvil o aparatos electrónicos que puedan distraernos.

 

Forma de estudio

Como comentábamos antes, tenemos que ser capaces de dominar tanto la teoría como el procedimiento correspondiente y resolver las cuestiones prácticas que surjan; es decir, primero estudiaremos la parte general y después los procedimientos concretos. Además, a medida que vamos avanzando en la materia, general y particular, es recomendable estudiar casos prácticos asociados.

Post relacionados

Los mercados mejoran ligeramente su tono vital

Aunque el escenario macro central para el presente ejercicio sigue siendo muy negativo, los datos correspondientes al mes de mayo, tanto en…

Portátil muestra métricas en pantalla
Portátil muestra métricas en pantalla

Métricas: conocer para influir

Medir —o lo que es lo mismo, el seguimiento de las métricas— es algo imprescindible en marketing aplicado al sector legal. Una escucha activa aumenta nuestra probabilidad de éxito. Las métricas nos permiten…