El blog de la Mutualidad de la Abogacía

Joven Abogada
30 enero 2019

‘Coworking’ para abogados

La Abogacía está cambiando y las formas de abordar el ejercicio profesional también. Esta tendencia innovadora de la economía colaborativa puede ser una buena opción para quienes se enfrenten al dilema de tener oficina propia.

Quiero abrir mi despacho sin mucho presupuesto y con una imagen profesional. ¿Es posible? El coworking es una fórmula a través de la cual profesionales independientes comparten un mismo espacio de trabajo, a un coste muy razonable y flexible, y dotado con las mejores herramientas y los servicios para su profesión. El sector legal, poco a poco, se va sumando.

Tener una oficina en Paseo de la Castellana de Madrid, muy cerca de los juzgados de Plaza de Castilla, es una opción reservada a unos pocos privilegiados… o no. “Hace unos cinco años comenzamos este proyecto de coworking para profesionales del Derecho y la experiencia está siendo muy buena. Somos una comunidad de abogados donde, además de compartir espacio, intercambiamos conocimientos, inquietudes, nos apoyamos para encontrar el planteamiento de un asunto o nos ayudamos, por ejemplo, para asistir a un juicio cuando nos coincide con otro o cuando estamos de viaje; eso es lo que más se valora”, nos cuenta Álvaro García del Álamo, socio director de Sial Abogados y organizador de coworkingabogados.es.

Además, el coste del coworking es sin duda su principal atractivo. “Tenemos seis planes diferentes que se adaptan a las posibilidades y necesidades de cada abogado; algunos trabajan desde casa y reciben a sus clientes aquí, pero a muchos se les cae la casa encima y prefieren venir a diario o algunos días a la semana porque se sienten arropados”, explica García del Álamo. 

Respecto al perfil de los abogados de coworkingabogados.es, sorprende lo que cuenta: “Tenemos abogados de todas las edades, desde jóvenes que están empezando hasta mayores de 60 años y, entre todos, se aportan muchísimo”.

 

Sinergias y buen ambiente

Si el conocimiento compartido en un espacio de coworking solo para abogados es una realidad, no lo son menos las sinergias y oportunidades donde trabajan profesionales de muy distintos ámbitos. Lola Giralt Cáceres nos habla desde la terraza de Attico. Ella es CEO de Hisparos Translations, traductores jurados especializados en la traducción jurídica, financiera y comercial de lenguas europeas y asiáticas.

“Creo que las dos principales ventajas del coworking son las relaciones con otros profesionales y la calidad de las prestaciones. Así, a través de las sinergias con otros compañeros hemos conseguido contactos y visibilidad para impulsar nuestro negocio, por ejemplo, a través de una agencia de comunicación, diseñadores gráficos y expertos en campañas de Google. A la vez, conseguimos clientes de manera orgánica a través de las relaciones que establecemos aquí dentro”, nos cuenta.

“Otra ventaja es que nos permite tener oficinas con unas prestaciones en calidad muy superiores a las que nos podríamos permitir, y podemos recibir a un cliente en un gran entorno. En nuestro caso, estamos en Barcelona, Sevilla, Málaga y Badajoz; sin coworking no nos lo podríamos permitir”.

Post relacionados

Ilustración de un centro de salud
Ilustración de un centro de salud

Invertir en envejecimiento

Tratar de demorar la senectud ha sido una constante a lo largo de la historia humana en general y de la medicina en particular. Hoy, este proceso natural puede mirarse bajo otras perspectivas, que incluyen…

Salud
Salud

¿Puedo desgravar el pago de las primas del seguro de salud?

Si eres autónomo o trabajador por cuenta ajena y tu empresa paga el seguro de…