El blog de la Mutualidad de la Abogacía

5 junio 2018

Día Mundial del Medio Ambiente 2018, el año en que el fin de los plásticos se hizo lema

Más sobre

Bolsas de plástico, pajitas y platos reutilizables, cubiertos para el picnic y bastoncillos para los oídos: todo este plástico tiene los días contados. El 1 de julio será el último día que los comercios podrán dar bolsas de plástico gratis en España.

Son necesarias medidas contundentes para frenar el consumo de plásticos, que no solo contaminan sino que también penetran en nuestros cuerpos en forma de microplásticos.

¿Por qué en esta fecha? Porque era una fecha para celebrar: el 5 de junio de 1972 se celebró en la capital de Suecia la primera gran conferencia sobre cuestiones relativas al medio ambiente, auspiciada bajo el paraguas de las Naciones Unidas y conocida como la Conferencia sobre el Medio Humano, cuyo objetivo era forjar una visión común sobre los aspectos básicos de la protección y la mejora del medio humano.

Debemos recordar las muchas fotos que se han publicado en los últimos años de multitud de animales enganchados a bolsas o jugando con artículos de plástico. Los datos recogidos por la ONU no son nada alentadores:

 

  • Cada año se vierten a los océanos 13 millones de toneladas de plásticos, lo que amenaza a la vida marina y humana y destruye los ecosistemas naturales.
  • En total, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico.
  • Cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico.

 

Además, más de 100.000 animales marinos mueren al año a causa del plástico, que necesita hasta un siglo para degradarse en el medio ambiente. El objetivo del Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 es el de inspirar soluciones que lleven a un cambio sostenible en las actividades iniciales de la cadena de suministro.

 

Bolsas de rafia y botellas de cristal

 

Entre muchas otras iniciativas que se pueden llevar a cabo para conseguir este objetivo, ONU Medio Ambiente propone un cambio de hábitos en el día a día que pueden ayudar a reducir «la pesada carga de la contaminación de los plásticos en la naturaleza, en la vida silvestre y sobre la propia salud». Desde el organismo sostienen que el ser humano depende «demasiado» del plástico de un solo uso o desechable, y que esto tiene «graves consecuencias medioambientales».

 

¿Es el fin de las pajitas, los bastoncillos y los cubiertos de plástico?

 

¿Cómo se puede hacer? Rechazando todo lo que no se puede volver a utilizar: los vasos y botellas de plástico, que se pueden cambiar por botellas de cristal o tazas; los envases de un solo uso —como los yogures— o las bolsas no reutilizables. Ante la inminencia de la prohibición del uso de bolsas de plástico en los comercios, se han propuesto como alternativas las grandes bolsas de rafia—una fibra sintética de usos múltiples— o las bolsas de papel.

 

¿En qué consiste el Objetivo de Desarrollo Sostenible 13?

 

El ODS 13 pretende introducir el cambio climático como cuestión primordial en las políticas, estrategias y planes de países, empresas y sociedad civil, mejorando la respuesta.

El cambio climático es un fenómeno que afecta a todos los países y personas del mundo. El calentamiento global continúa aumentando, las emisiones de gases de efecto invernadero son actualmente un 50% superiores a los niveles que teníamos en 1990 y se calcula que aumentarán en un 45% más hasta 2030. Las consecuencias sobre el planeta son directas, provocando el calentamiento de los océanos, el aumento del nivel del mar, la descongelación de los polos y fenómenos meteorológicos extremos, tales como olas de calor prolongadas e incendios, desertificación de terrenos y sequias, terremotos, inundaciones y tsunamis.

Estos fenómenos impactan además sobre la población, especialmente sobre los grupos más vulnerables, desplazándolos de sus hogares y comunidades, destruyendo cultivos y alimentos, dificultando el acceso al agua, provocando enfermedades e impidiendo un verdadero progreso social y económico.

Las consecuencias del cambio climático pueden ser irreversibles si no se toman medidas urgentes. Tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países y empresas puedan tener una actividad económica más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. 195 países firmaron en la reunión del clima COP21, un acuerdo para gestionar la transición hacia una economía baja en carbono y lograr que el aumento de las temperaturas se mantenga por debajo de los dos grados centígrados, punto que sería crítico para el planeta.

El Objetivo 13 pretende introducir el cambio climático como cuestión primordial en las políticas, estrategias y planes de países, empresas y sociedad civil, mejorando la respuesta a los problemas que genera, tales como los desastres naturales e impulsando la educación y sensibilización de toda la población en relación al fenómeno. Además, se insta a los estados a contribuir económicamente para lograr los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y a cooperar con los países en desarrollo y pequeños estados insulares para mejorar su capacidad de gestión del cambio climático, prestando especial atención a los problemas que genera en mujeres, jóvenes y comunidades marginadas.

El sector privado juega un papel protagonista en este sentido, debiendo establecer estrategias para reducir sus emisiones de co2 a la atmosfera, impulsando las energías renovables en detrimento de las fósiles en sus actividades, invirtiendo en i+D+i para desarrollar innovaciones medioambientales y tecnologías ecológicas y trabajando coordinadamente con la comunidad internacional en alcanzar los compromisos mundiales en materia de cambio climático.

 

 

¿Cómo pueden las empresas contribuir al Objetivo 13?

 

Las empresas pueden contribuir de diferentes maneras al Objetivo 13. Hay determinadas empresas cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este objetivo, como las del sector energético o las del sector industrial. No obstante, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir a este ODS.

 

A nivel interno de la empresa:

 

  • Elaborando estrategias y planes de actuación contra el cambio climático, midiendo la huella de carbono en todas las actividades de la empresa y estableciendo metas en relación a la reducción de emisiones de co2 a corto y largo plazo, a través de plazos e indicadores específicos.
  • Implantando sistemas de gestión ambiental certificados conforme a las normas ISO.
  • Disminuyendo gradualmente el uso de combustibles fósiles en las operaciones de la empresa en toda su cadena de valor, y sustituir su uso por el de fuentes de energía renovable, para alcanzar la neutralidad de carbono en sus operaciones a largo plazo.
  • Invirtiendo en tecnologías más sostenibles y menos intensivas en la emisión de carbono e introducirlas progresivamente en las actividades e instalaciones de la empresa.
  • Formando a empleados, proveedores y grupos de interés en la lucha contra el cambio climático, para capacitarlos en sus puestos y concienciarlos entorno al fenómeno.
  • Integrando la cultura de lucha contra el cambio climático en la cadena de suministro, exigiendo a proveedores certificaciones y políticas ambientales y calculando las emisiones de carbono de los proveedores.
  • Divulgando las actuaciones y resultados de la empresa en materia de cambio climático, a través de la memoria de sostenibilidad y otros medios.
  • Fomentando la movilidad sostenible de empleados, proveedores y en relación a la distribución de productos y servicios, para reducir emisiones provocadas por el transporte terrestre, aéreo y marítimo.
  • Establecer criterios de eficiencia energética, uso de energías renovables, reducción de emisiones y resiliencia a los desastres climáticos en los edificios e instalaciones de la empresa.
  • Introduciendo la eco-eficiencia en las actividades de la empresa, utilizando los recursos naturales y materias primas de manera eficiente, empleando materiales reciclados y reutilizados y reduciendo los residuos y desechos en las actividades de la empresa.
  • Respetando los ecosistemas y la biodiversidad en las operaciones de la empresa, llevando a cabo procesos para evitar impactos negativos en las áreas donde la empresa opere.
  • Estableciendo medidas de eficiencia energética e invirtiendo en tecnologías de alta eficiencia a lo largo de la cadena de suministro, para ayudar a reducir el coste energético de todas las actividades de la empresa.
  • Diseñando e implementando planes de mitigación de riesgos, preparación, respuesta y recuperación en relación a los desastres naturales a través de la cadena de valor, especialmente en zonas de alto riesgo.

 

A nivel externo de la empresa:

 

  • Utilizando los productos y servicios de la empresa para encontrar soluciones al cambio climático, por ejemplo, una empresa del sector energético, utilizando fuentes de energía renovable incipiente como la biomasa o la geotérmica en detrimento de las fósiles o una empresa del sector de transportes, invirtiendo y utilizando vehículos limpios y no contaminantes.
  • Creando herramientas que favorezcan el cálculo de la huella de carbono y el ahorro energético en las organizaciones y fomente la creación de alianzas entre diferentes actores.
  • Creando campañas de publicad y marketing para concienciar a la población sobre los impactos negativos del cambio climático.
  • Promoviendo enfoques sectoriales en relación al cambio climático, para identificar soluciones y prácticas específicas para cada tipo de industria.
  • Ofreciendo orientación a las autoridades públicas y otras empresas y compartiendo herramientas para que sus prácticas sean más respetuosas con el medio ambiente.
  • Apoyando la participación del sector privado en las negociaciones internacionales en materia de cambio climático.
  • Invirtiendo en I+d+i para encontrar nuevas soluciones al cambio climático.
  • Difundiendo buenas prácticas en workshops y jornadas en materia de lucha contra el cambio climático en la organización.
  • Apoyando la iniciativa «Caring for Climate» del Pacto Mundial de Naciones Unidas, destinada a guiar a las empresas en la lucha contra el cambio climático.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo destinados a mitigar los efectos en las comunidades consecuencia del cambio climático, especialmente en relación a los grupos vulnerables.
  • Creando alianzas público-privadas con ONG, universidades, sector público y otras empresas para realizar proyectos que contribuyan a la lucha contra el cambio climático.

 

Dossier de buenas prácticas

 

Haz click en el botón para descargar el dossier de buenas prácticas que ha publicado el Pacto Mundial.

Post relacionados

Medio ambiente
Medio ambiente

Abogados ambientalistas, ¿una profesión en alza?

Es un campo del Derecho amplio y complejo. El próximo viernes finaliza la Cumbre Mundial contra el Cambio Climático en…

Día Mundial Sin Coches
Día Mundial Sin Coches

¿Por qué se celebra hoy el Día Mundial Sin Coches?

Desde hace 17 años, en Europa el 22 de septiembre es el día en que la ciudadanía demuestra que una…