9 octubre 2020

Fundación Mutualidad Abogacía desarrolla el primer recomendador de ahorro a largo plazo con variables del comportamiento

< volver sala de prensa

Con motivo del Día de la Educación Financiera, el Observatorio del Ahorro Familiar de la Fundación Mutualidad Abogacía y la Fundación Instituto de Empresa organizaron un panel virtual con expertos del Banco de España, UNESPA, Universidad de Valencia, el Instituto de Empresa y Mutualidad de la Abogacía en el que se reflexionaron, desde distintas perspectivas, acerca de la importancia y los desafíos de la educación financiera y se llegó a la conclusión de que, en España, la educación financiera sigue siendo una asignatura pendiente.

 

La investigación de la educación financiera en España

Durante el evento tuvo lugar la presentación del estudio sobre el ahorro en el sector de la abogacía, liderado por UMMICS y Universitat de Valencia y validado en el laboratorio LINEEX, “Recomendador de ahorro a largo plazo basado en variables del comportamiento”, desarrollado por la Escuela de Pensamiento Fundación Mutualidad Abogacía y coordinado por José Miguel Rodríguez-Pardo, presidente de la Escuela. El recomendador de ahorro a largo plazo es un modelo actuarial donde las variables de referencia vienen definidas por las preferencias sobre riesgo, incertidumbre y oportunidad del inversor.

Según afirmó Penélope Hernández, catedrática de la Universidad de Valencia y directora del LINEEX, “Queríamos conocer el comportamiento real de los participantes, por eso nuestras conclusiones se basan en dos tipos de encuesta: una clásica basada en decisiones hipotéticas no vinculantes, y otra experimental basada en decisiones reales con respuestas vinculantes”. En el estudio se toma una muestra de 2640 trabajadores vinculados con el sector de la abogacía y repartidos por todo el territorio nacional. Se identifican sus características sociodemográficas, socioeconómicas y se compara su conocimiento financiero frente a la población general y universitaria, testando su formación en esta materia.

El estudio concluye que las variables de comportamiento  (intolerancia a la ambigüedad, preferencias temporales y aversión al riesgo) deben incorporarse en los sistemas de recomendación financiero-actuarial para mejor satisfacer las preferencias de estos inversores. Hernández remarcó que, “Según los datos obtenidos, los abogados participantes de la muestra tenían un amplio conocimiento sobre finanzas, conocían todas las variables que se les planteaban y sus decisiones hipotéticas eran óptimas”.

Al hilo de estos resultados, Laura Núñez, directora del Observatorio del ahorro familiar destacó que, “En España, aproximadamente el 50% de la población no tiene conocimientos financieros para la toma de decisiones eficientes y, pese a que hoy hay más información que nunca, los jóvenes tienen un menor conocimiento financiero que los que conforman la generación del ‘Baby boom”. Por este motivo, Núñez, destacó la importancia de iniciativas como el Observatorio del Ahorro Familar, que nace con el propósito de investigar los comportamientos frente al ahorro de todo tipo de hogares, para así obtener las herramientas necesarias para sensibilizar a la sociedad española sobre la necesidad de mejorar su cultura de ahorro y planificación financiera.

Sobre el porqué del desconocimiento que hay por parte de la población en lo referente a la amplia gama de productos específicos de planificación financiera, Mirenchu del Valle, secretaria general de UNESPA explicó que, aunque no existen dos ahorradores iguales, todos se preocupan por tres temas relativos a estos productos: la seguridad, la liquidez y los incentivos fiscales que ofrecen, y su preocupación aumenta cuando el ahorro está relacionado a la jubilación. “España es un país ahorrador, pero estamos de espaldas al mundo financiero. En otros países hay una mayor concienciación del ahorro y una mejor educación financiera. Creo que una forma de aumentar el interés financiero en la ciudadanía es incidir en que somos un país longevo y que, por ello, debemos saber más y ser más responsables sobre el ahorro”.

 

En esta misma línea, Marco Trombetta, investigador del Observatorio del Ahorro Familiar, compartió los datos obtenidos en otro estudio realizado sobre pequeños y medianos emprendedores de Reino Unido, Italia y España. Según sus conclusiones la educación financiera general entre los emprendedores era escasa en los tres países, si bien en España e Italia se encontraban niveles formativos algo superiores a los del Reino Unido. “Además, el estudio revela que en estos dos países los pequeños y medianos emprendedores tienen una actitud conservadora, muy centrada en la caja y la gestión a corto plazo. Esta forma de gestión asegura la supervivencia del negocio, pero es enemiga del éxito del mismo”, afirmó Trombetta.

 

Retos y oportunidades para sensibilizar a la sociedad

La falta de conocimientos financieros es una cuestión que afecta a toda la sociedad y que nos acompaña a lo largo de todas las etapas de la vida. De hecho, según los datos de la encuesta de competencias financieras realizada conjuntamente por el Banco de España y la CNMV en el año 2016, la mayor parte de los españoles no sabía contestar a las preguntas planteadas y destaca que los jóvenes tienen aún menos conocimientos financieros que sus padres.

Los expertos coincidieron, por tanto, que la clave estaba en abordar esta formación desde una edad mucho más temprana y utilizar la tecnología como herramienta para el acceso a la información y la adquisición de competencias financieras. “La digitalización abre puertas, pero también conlleva riesgos, como puede ser el exceso de confianza en las plataformas que pueden hacer perder el foco en lo realmente importante: las decisiones que se están tomando cuando se hace uso de esta tecnología”, subrayó Fernando Tejada, director del Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España.

De esta forma, uno de los principales retos es conseguir que la nueva tecnología asociada a la educación financiera sea asequible para todos, independientemente de su edad o condición social, ya que un acceso temprano a este conocimiento puede suponer una mejora significativa en la calidad de vida de la sociedad. Laura Duque, subdirectora general del Área de Cumplimiento y Legal de Mutualidad de la Abogacía, destacó la utilidad de este tipo de herramientas especialmente en la población más joven, sin dejar de lado a los perfiles senior a los que este tipo de acercamiento pueda suscitar recelo e inseguridad.

Durante los últimos compases del evento, Laura Núñez señaló que, “Según el Estudio General de Medios de este año, más del 80% de los hogares  españoles cuenta con acceso a internet, pero sin embargo solo el 60% tiene acceso a un ordenador”.  Todos los expertos coincidieron que el móvil es hoy en día la herramienta más accesible y capaz de transmitir formación para la mayor parte de la población de nuestro país y que, por tanto, las iniciativas que surjan para la difusión de conocimientos financieros deberán tener esta plataforma como referente.

 

Puede acceder al video del evento en el siguiente enlace.