27 abril 2021

Las inversiones de Mutualidad de la Abogacía alcanzan una rentabilidad media del 3,7%

< volver sala de prensa
Más sobre

Memoria Anual e Informe sobre la Situación Financiera y de Solvencia 2020

  • La entidad supera los objetivos de rentabilidad del 3,25% que estableció a principio del ejercicio y sitúa su ratio de solvencia en 207%
  • El volumen de ahorro gestionado por Mutualidad de la Abogacía aumenta un 6,4% en 2020 hasta los 8.464 millones de euros
  • Se eleva el número de mutualistas desde los 205.109 del ejercicio anterior hasta llegar a 208.790 a 31 de diciembre de 2020
  • El resultado del ejercicio después de impuestos alcanza casi 12 millones de euros a cierre de 2020
  • Las inversiones socialmente responsables representaron casi la mitad de las inversiones netas en 2020

 

Madrid, 27 de abril de 2021. Mutualidad de la Abogacía, entidad sin ánimo de lucro que ofrece a los profesionales del mundo del Derecho y a sus familias soluciones para cubrir todas sus necesidades de previsión y ahorro, ha presentado su Memoria Anual y el Informe sobre la Situación Financiera y de Solvencia, donde se detalla el balance de resultados de la entidad en 2020.

Así, y a pesar de la situación de crisis provocada por la Covid 19, el volumen de ahorro gestionado se elevó un 6,4% en 2020 hasta los 8.464 millones de euros, frente a los 7.951 millones de euros alcanzados en 2019. En este sentido, las inversiones realizadas por la entidad en 2020 registraron una rentabilidad media del 3,7%. Mutualidad de la Abogacía cuenta con un Plan de Contingencia ante situaciones de volatilidad de los mercados que ha permitido que hayamos podido superar nuestros objetivos más optimistas, alcanzando una ratio de solvencia del 207% y retribuyendo a los mutualistas una rentabilidad a cuenta del 3,32%”, afirma Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de Mutualidad de la Abogacía.

En paralelo, el censo de mutualistas a cierre de 2020 registró un incremento hasta los 208.790, lo que supuso un 1,8% más que en 2019 cuando se contabilizaron 205.109 mutualistas. Del total de mutualistas en 2020, 186.960 son mutualistas activos y 21.830 pensionistas.

En cuanto a los gastos de gestión sobre el ahorro, la ratio se situó en el 0,20%, muy por debajo de otros instrumentos de previsión del sector. Esto se debe, entre otros factores, al hecho de trabajar directamente con los mutualistas y a una gestión marcada por un estricto criterio de austeridad. Con estas magnitudes, Mutualidad de la Abogacía presenta un resultado del ejercicio después de impuestos que asciende, aproximadamente, a 12 millones de euros a cierre de 2020.

Por otro lado, se ha registrado un descenso del 13% en las primas de los mutualistas en el ejercicio 2020, alcanzando un importe de 588 millones de euros, en comparación con los 677 millones de euros de 2019. Este retroceso queda explicado por la disminución de la contratación de nuevas rentas vitalicias y por la bajada en las aportaciones al Plan Universal, derivada de la pandemia provocada por la Covid-19. De las primas aportadas en 2020, el 95,7% corresponden al Ramo de Vida y el 4,3%, a Ramos de No Vida.

 

Impacto de la operación con Mutualidad de la Ingeniería

Con fecha 3 de octubre de 2020, la Asamblea General de la Mutualidad General de la Abogacía aprobó la operación de fusión por absorción de Mutualidad de la Ingeniería por la Mutualidad de la Abogacía. Esta operación cuenta con las autorizaciones del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que resultan aplicables y, con fecha 30 de diciembre de 2020, la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital autorizó mediante orden ministerial la creación de la entidad Avanza Previsión, Compañía de Seguros.

Como consecuencia de dicho acuerdo, el negocio de los mutualistas alternativos procedente de Mutualidad de la Ingeniería ha sido absorbido por la Mutualidad de la Abogacía. Así, del volumen de ahorro total gestionado por la Mutualidad, casi 10 millones de euros provienen del negocio de Mutualidad de la Ingeniería que se ha integrado en la Mutualidad, y del total de mutualistas de la entidad, 1.202 provienen de dicha operación, siendo 909 mutualistas activos y 293 pensionistas.

 

Las inversiones socialmente responsables se duplican en 2020

Al 31 de diciembre de 2020, las inversiones de la Mutualidad alcanzaron los 10.425 millones de euros en el balance contable, una subida de casi un 9% respecto a 2019. Las inversiones netas ascendieron a 993,8 millones de euros, de los cuales casi la mitad, un 48,7% (más de 484 millones de euros) se destinó a activos sostenibles, socialmente responsables, energías limpias y temas de interés social, como el envejecimiento poblacional o la robótica, frente al 22% (146 millones de euros) de 2019.

En Mutualidad de la Abogacía entendemos la inversión como palanca de cambio para generar valor, así como para impactar de forma positiva en la sociedad. Por esta razón, apostamos por las inversiones socialmente responsables y actuamos como inversor responsable con una política de inversiones estable e independiente para contribuir al crecimiento sostenible de la economía y a lograr una sociedad más próspera”, comenta Rafael Navas, director general de Mutualidad de la Abogacía.

En cuanto a las clases de activos, un 87,51% corresponde a inversiones financieras (9.123 millones de euros); el 6,43% lo componen inversiones inmobiliarias (670 millones de euros) y el 6,06% restante representan los depósitos y tesorería (632 millones de euros).

La cartera de inversiones financieras de la Mutualidad está compuesta en un 78,53% por inversiones de renta fija que, a cierre de 2020, alcanzaban 8.194 millones de euros, mientras que las de renta variable suponen un 8,91% de la cartera, con un total de 929 millones de euros.

Por su parte, el patrimonio inmobiliario de la Mutualidad se compone por 47 inmuebles, mayoritariamente de activos terciarios, principalmente oficinas, en ubicaciones de calidad, con arrendatarios solventes, y basado en contratos de arrendamiento garantizados.

 

Mutualidad de la Abogacía ante la crisis del coronavirus

El año 2020 se vio completamente condicionado por el impacto de la Covid-19, que está poniendo a prueba la fortaleza de la Mutualidad no solo a nivel organizativo como empresa, sino también en la parte financiera ante la volatilidad de los mercados financieros.

Para hacer frente a ello, la entidad cuenta con un Plan de Contingencia y continuidad de negocio con el que ha mantenido activados los protocolos definidos en su política y ha realizado una monitorización permanente de los riesgos y la solvencia de la Mutualidad. Gracias a ello, y a pesar de la volatilidad de los mercados financieros e inmobiliarios, la entidad ha podido mantener el volumen de negocio.

En cuanto al impacto de la Covid-19 a nivel financiero, Rafael Navas asegura que “la baja exposición en 2020 de nuestra cartera a renta variable protege a los mutualistas de la entidad ante la elevada volatilidad que han vivido los mercados en este año. Además, la Mutualidad, debido a los ramos y productos comercializados, no se ha visto tan expuesta a la crisis como otras entidades que comercializan productos relacionados con salud o protección de pagos”.

Por último, los fondos propios de la entidad a efectos de Solvencia a cierre de 2020 ascienden a más de 1.785 millones de euros, lo que suponen una garantía adicional de la fortaleza de la Mutualidad, incluso ante situaciones de estrés financiero sobrevenidas. Con ellos, deberá hacer frente a unos requisitos de capital que se sitúan ligeramente por encima de 862 millones, lo que explica el alto ratio de solvencia, superior a 200%.