24 enero 2019

La Mutualidad de la Abogacía consigue un 4,30% de rentabilidad en el difícil 2018

< volver sala de prensa

En un año donde la media de planes de pensiones ha entregado el -4,49%, la Mutualidad vuelve a conseguir una rentabilidad final muy positiva.

El ejercicio económico 2018 será recordado en los mercados financieros como unos de los más difíciles de la serie histórica. En términos generales, tan solo 2008, el año de la crisis de Lehman Brothers, ha resultado aún más negativo desde el comienzo del presente siglo.

Los temores a una ralentización económica más fuerte de la esperada inicialmente, las discusiones comerciales entre EE.UU. y China, que pueden derivar en un mundo con mayores restricciones al comercio, la aún no resuelta cuestión del Brexit, o la inestabilidad política en países del área euro, como Francia e Italia, han sido factores que han llevado a los mercados de activos, tanto de renta fija como de variable, salvo excepciones muy contadas, a comportarse en el periodo ya finalizado de manera marcadamente desfavorable.

En un contexto general de tipos de interés muy bajos como el que vivimos desde hace años y que, a pesar de que estamos en proceso de normalización, se espera que se prolongue durante algún tiempo adicional, resulta muy complicado invertir de manera rentable y segura. Especialmente complejo resulta el hecho de que las valoraciones de los bonos, en teoría los activos con menos riesgo, se ven afectadas por este proceso lento de subida de rentabilidades, al tiempo que su rendimiento de partida se mantiene en baremos muy reducidos.

Por ello, no es de extrañar que todas las categorías de fondos de pensiones, según datos de Inverco, hayan cerrado en negativo el pasado ejercicio 2018. Incluso la renta fija a corto plazo, la más conservadora de las categorías, ha marcado un -1.79% de rentabilidad media. Por supuesto, los fondos de renta  variable han resultado los menos rentables, consiguiendo de manera agregada un -10.10% de valoración. La media de los planes individuales, que incluye todas las categorías de inversión, se queda finalmente en -4.49% de rentabilidad.

Frente a ello, la Mutualidad de la Abogacía retribuirá a sus mutualistas, a través del Plan Universal, Plan Junior y Plan Ahorro 5 con el 4.30% de rentabilidad, lo que supone un incremento de tres décimas frente al rendimiento del 4% que se ha entregado a cuenta trimestralmente, a lo largo del pasado ejercicio.

Esta rentabilidad es fruto esencialmente de los rendimientos estables conseguidos por una cartera financiera de elevada calidad, compuesta en más de un 74% por renta fija adquirida esencialmente a lo largo de la última década, por lo que el tipo medio al que está invertida está muy por encima de lo que actualmente se puede obtener del mercado, con esta clase de activos. A ello hay que sumar un relevante componente de inmuebles y renta variable, que aportan una base complementaria de rentas y dividendos a los rendimientos de los bonos mencionados.

De cara al futuro, las previsiones de tipos aún bajos nos hacen ser comedidos en lo que rentabilidad se refiere. En todo caso, la política de prudencia en las inversiones seguirá siendo la base de nuestra gestión, especialmente en entornos complicados como el actual donde, como hemos visto y en términos comparados, los resultados finales para nuestros mutualistas se mantienen positivos y muy por encima de otras alternativas de ahorro.